PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

jueves, 13 de agosto de 2020

 Joana Bonet

El sacrificio

Una argumentación moral articula el consejo del comité de expertos que insta al Gobierno a bajar las pensiones: “el sacrificio”. Se trata de un hallazgo, unas notas de música humana, casi animal, en mitad de un informe elaborado por tecnócratas. “El sacrificio es más fácil de aceptar en tiempos comprometidos que en medio de la bonanza”, razonan. Y te preguntas por qué han introducido una palabra propia de predicador entre cálculos, porcentajes y factores de equidad intergeneracional. Acaso una lección de psicología de masas. Como si no hubiera sido suficiente con el adiestramiento en la austeridad, tan vinculado al puritanismo. Desde tan elevado pedestal, doce expertos admiten el supuesto de que no hay ira que prevalezca por encima de las estrecheces cotidianas. Y coinciden en que no existen condiciones tan propicias como las actuales para que los ciudadanos encajen la necesidad de sacrificio, como si aún no se hubieran abonado a él. Tras años de estrecheces, la responsabilidad colectiva va ampliando su espiral de negritud. El mandato político y económico sostiene que la renuncia es obligación, una condena implícita. Nada que ver con aquella noción del sacrificio alentada para conseguir un propósito o los favores del destino. O para probarse a uno mismo y medir la voluntad y el coraje. Este sacrificio no es prueba ni meta, sino factor de sostenibilidad, afirman; y ahí sobrevuela la convicción de que el estoicismo deviene irreversible, por ello una sociedad cada vez más empobrecida se replegará al nuevo manual sin chistar. La imagen de una población sacrificada adquiere tintes heroicos, incluso un brillo conmovedor, un ruido de fondo ahogado en una especie de silencio íntimo. Aunque todo lo enumerado es pura palabrería. La realidad viene conformada por un amplio repertorio de voces de alarma que instan a actuar contra las auténticas hemorragias, como la desnutrición. Y contra la peor de las pobrezas: la infantil, funesto símbolo de un sistema fallido. Porque el mismo que celebra estrellas Michelin, comida emocional y sinfonía de panes, también cierra comedores escolares reubicando el hambre en el guión del mundo occidental. La dignidad sacrificada podría parecer doblemente digna mientras las sombras urbanas revuelven en la basura, y los profesores observan que, a falta de táper, los chavales comen pan con pan. Los comedores sociales ya no entienden de rango, y se multiplican las familias que recogen bolsas de alimentos. Al tiempo, diversos estudios aseguran que en época de crisis se consumen alimentos más ricos en calorías como una reacción del subconsciente de aquellos que deben estar preparados contra la adversidad. No podría hallar mejor resumen de sacrificio moderno que el hambre calórica. La búsqueda de la grasa como efecto saciante pero sobre todo como paliativo. (La Vanguardia)

[Publicado el 10/6/2013 a las 08:54]

Compartir:

Comentarios (0)

No hay comentarios

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Periodista y filóloga, escribe en prensa desde los 18 años sobre literatura, moda, tendencias sociales, feminismo, política y paradojas contemporáneas. Especializada en la creación de nuevas cabeceras y formatos editoriales, ha impulsado a lo largo de su carrera diversos proyectos editoriales.

En 2016, crea el suplemento mensual Fashion&Arts Magazine (La Vanguardia y Prensa Ibérica), que también dirige. Dos años antes diseñó el lanzamiento de la revista Icon para El País. Entre 1996 y 2012 dirigió la revista Marie Claire, y antes, en 1992, creó y dirigió la revista Woman (Grupo Z), que refrescó y actualizó el género de las revistas femeninas. Durante este tiempo ha colaborado también con medios escritos, radiofónicos y televisivos (de El País o Vogue París a Hoy por Hoy de la cadena Ser y Julia en la onda de Onda Cero a El Club de TV3 o Humanos y Divinos de TVE) y publicado diversos ensayos, entre los que destacan "Hombres, material sensible", "Las metrosesenta", "Generación paréntesis" y "Fabulosas y rebeldes". Desde 2006 ejerce de columnista de opinión en La Vanguardia.

Obras asociadas

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres