PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

martes, 15 de octubre de 2019

 Blog de Juan Pablo Meneses

Equipaje de mano

"Usted tiene algo que no puede llevar en el equipaje de mano", me dijo el tipo de los rayos X, en el aeropuerto de París. Faltaban pocos minutos para el despegue y dentro de mi mochila -estaba seguro- no llevaba ni cuchillos, ni pistolas, ni tijeras, ni un disparador de gas pimienta. Pero ahí estaba el tipo, mirándome con cara de reparo, mientras ponía mis monedas en una bandeja antes de cruzar el detector de metales.

En nombre de la seguridad, cada día aumenta el número y el tipo de objetos con los que no podemos subir a bordo de un avión. He visto mujeres pedir de rodillas por la salvación de sus cremas, y tipos despedirse de la cortaplumas de su abuelo con sincera nostalgia.

‘Usted lleva una botella de vino', me dijo el tipo, y le dije que sí, que claro, que obvio, si dicen que el vino francés es tan bueno. Entonces, serio, me dijo: "Ya no se pueden pasar vinos".

La situación era disparatada. A dos metros de ahí, cruzando el detector de metales, podía ver cientos de botellas de vino a la venta en el duty free parisino. Y no sólo eso, dentro del propio avión ofrecen vino en botella de vidrio junto a la comida. Pero no había argumento posible. Esa es la nueva orden, el dictamen. Y las alternativas para solucionarlo, pocas: regalarle el vino al tipo de los rayos X, tomármelo a un costado, o devolverme y despacharlo.

Siempre he sido un defensor del equipaje de mano. En su nombre bauticé mi primer libro y me sigo emocionando -a veces más, otras menos- cada vez que se escucha por los parlantes del avión a la azafata o el piloto diciendo, "por favor, guarden bien su equipaje de mano". Sin embargo, sería ingenuo no reconocer que el concepto está viviendo una crisis.

¿Será necesario explicar todo el tiempo que con bloqueador solar no se puede hacer una bomba? ¿Es posible que te requisen el encendedor, en aeropuertos que adentro tienen sala de fumadores? ¿Habrá llegado la hora de quejarse en serio?

Salí del aeropuerto Charles de Gaulle a toda prisa, como si salvar la botella de vino fuera un acto heroico. Y, en cierta manera, lo era. Claro que no era cosa de llegar y despacharla: ahora sólo se puede despechar una botella si tiene una caja súper especial, que vende la compañía. Compré la caja, casi tan costosa como el vino, me despedí de la botella y sin un segundo que perder volví disparado a embarcar.

‘Ahora sí', dijo el tipo de los rayos X, mientras veía pasar por la pantalla un equipaje de mano casi vacío.

[Publicado el 10/4/2015 a las 21:48]

Compartir:

Comentarios (11)

  • Creo que la seguridad en los aeropuertos es materia principal para salvaguardar la vida de los usuarios y trabajadores y entiendo desde donde viene el ser estrictos, pero muchas veces la especificaciones que dan para saber lo que se puede pasar o no en el equipaje de mano no son las mejores.

    Comentado por: Luis Antonio Gallegos Nuñez el 21/5/2015 a las 15:39

  • Sin duda la seguridad en los aeropuertos debe ser muy estricta por el bien de todos, pero también deberían atender las constantes quejas de los usuarios ya que en muchas ocasiones la atención y el trato hacia los pasajeros dejan mucho que desear. Y eso nos afecta a todos desde la perspectiva turística.

    Comentado por: Lilia Ramos Ramírez el 18/5/2015 a las 01:26

  • pues me justo de lo que habla yo no sabia lo se guire consultando y recomendando

    Comentado por: Moises Hernandez Diaz el 15/5/2015 a las 21:02

  • es muy buena la seguridad que hay en los aeropuertos, pero en ocasiones sus medidas de seguridad son un tanto exageradas, cuan en los mismos venden los producto que están prohibidos.

    Comentado por: rodolfo garrido lopez el 10/5/2015 a las 18:07

  • Aunque parece vano, el mensaje es realmente importante, nos hace ver como ya no ponemos atención a las personas y sus necesidades o sentimientos, esto habla del gran valor que es el respeto, solo nos interesa terminar el dia y nadamas. pongamos un poquito de corazon en nuestro trabajo

    Comentado por: citlalli hernandez el 07/5/2015 a las 00:01

  • En verdad te hace reflexionar sobre una era de supuesto terror que estamos viviendo. Ya no se limita a paises con alto índice de inseguridad, sino al mundo en general. Todos protegiéndose de todos y a uno no le queda más que adaptarse. Lo realmente serio seria que nos acostumbráramos a vivir así, con miedo.

    Comentado por: Alejandra Fuentes el 04/5/2015 a las 17:54

  • Pues en principio una mal rato pero al final una buena experiencia porque de las experiencias se aprende y quiza como lo dicen en estos tiempos de terrorismo y guerras lo mejor de todo es prevenir cualquier peligro, pero también las aerolineas deberian ser congruentes ante sus exigencias porque si no admiten una botella de vino es por evitar alguna tragedia entonces ellos tampoco deberian llevarlas.Mi pregunta seria ¿Cuál es la protección si ellos mismos llevan lo prohibido?

    Comentado por: Jessica Soto Flores el 02/5/2015 a las 07:29

  • En efecto cada vez son más estrictas las normas en cuanto al tipo de objetos que pueden ser consideradas como equipaje de mano, pero al fin y al cabo es por nuestra propia seguridad.

    Comentado por: Gabriela Romero el 29/4/2015 a las 04:29

  • Es muy cierto que están muy restringidos los objetos en el equipaje de mano, pero siempre es por la seguridad de todos y bueno una botella de vino no tiene mucha lógica de llevarla contigo si no te la vas a tomar.

    Comentado por: Jose Francisco Contreras Avendaño el 29/4/2015 a las 02:20

  • Es muy cierto lo que comentas, estamos viviendo un tiempo de control casi absoluto, donde el miedo es el protagonista principal y el respeto a la intimidad ya no se conoce, y viéndolo por el otro lado, ha surgido una paranoia generalizada, donde sale a relucir el otro protagonista, que es el odio, alimentado por guerras, productos de intereses económicos y diferencias religiosas y raciales. Sí, estamos viviendo en un mundo polarizado que no nos da otra opción más que el de la duda de lo real.
    Saludos.

    Comentado por: Maria Hernandez el 17/4/2015 a las 21:15

  • muy bueno!!!

    Comentado por: santiago o´donnell el 15/4/2015 a las 18:27

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

(Santiago de Chile, 1969). Escritor, cronista y periodismo portátil. Es autor de los libros Equipaje de mano (Planeta 2003); Sexo y poder (Planeta 2004); La vida de una vaca (Planeta/Seix Barral 2008, finalista Premio Crónicas Seix Barral); Crónicas Argentinas (Norma 2009) y Hotel España (Norma 2009  / Iberoamericana / Vervuert 2010), distinguida por el Consorcio Camino del Cid como uno de los ocho mejores libros de literatura de viajes publicados en España el 2010. Sus crónicas se han publicado en 25 países y traducido a cinco idiomas. Ha sido columnista y bloguero en medios como Clarín (Argentina), SoHo (Colombia), El Mercurio (Chile), Etiqueta Negra (Perú), Glamour (México) y Clubcultura (España). Estudió periodismo en la Universidad Diego Portales y en la Universitat Autónoma de Barcelona, y fue relator del taller de Tomás Eloy Martínez en la Fundación Nuevo Periodismo que preside Gabriel García Márquez. El 2006, la Asociación de Prensa de Aragón publicó un libro que transcribe su taller de periodismo portátil. Ha sido cronista invitado en universidades de América Latina y España, entre ellas la UNAM de México, la Complutense de Madrid y la Universidad de Chile. Fundó la Escuela de Periodismo Portátil, con alumnos conectados desde más de 20 países y que organiza, junto a la Universidad de Guadalajara, el "Premio Las Nuevas Plumas" de crónicas inéditas y en español.

Bibliografía

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres