PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

lunes, 22 de julio de 2019

 Blog de Juan Pablo Meneses

Los perros de Valparaíso

Un perro de Valparaíso mordió a una amiga y no fue noticia. Ya sabemos que no es noticia que un perro muerda a una persona, pero lo que contó mi amiga merecería algo más de atención.

Mi amiga es alemana, estaba de paso por Sudamérica y fue a recorrer su ciudad favorita en Chile: Valparaíso. En eso, mientras subía y bajaba cerros, se metió por la calle equivocada y ahí aparecieron: media docena de perros bravos que comenzaron a ladrarle hasta que uno se le tiró encima y otro le mordió un muslo.

Que haya perros callejeros en Valparaíso tampoco es noticia. Que muchos de estos perros anden en pandillas (verdaderas jaurías que, cuando pasan al lado tuyo, es mejor ni estar cerca) tampoco es noticioso. Tan común es todo esto que, después del incidente, mi amiga fue al hospital, le pusieron una inyección y siguió recorriendo sin problemas.

El vecino que la ayudó a salir de la jauría le dijo: "Ya estamos acostumbrados". La enfermera que le puso la inyección le dijo: "No se puede hacer nada con los perros; todo termina en escándalo". La dueña del hostal donde se quedaba a dormir le dijo: "Los perros son intocables: ganaron la guerra".

La invasión canina en los cerros porteños tampoco es noticia. Mi amiga dice que se sintió en una ciudad dominada por perros callejeros y esa imagen me quedó dando vueltas. Una ciudad puerto dominada absolutamente por perros: con pandillas de perros, y guardias de perros, y bares de perros, y hoteles de perros. Una dictadura perruna, donde los porteños terminan siendo las mascotas y los mejores amigo del perro.

Entonces, la pregunta parece simple: ¿Ganaron los perros de Valparaíso?

Publicado en la revista Domingo, de El Mercurio de Chile.

twitter: @menesesportatil 

[Publicado el 30/3/2012 a las 16:38]

Compartir:

Comentarios (3)

  • ¿Y que pasa con el deplorable aspecto que toman la base de las farolas, papeleras, postes de electricidad y telefonia, señales de tráfico, semáforos, esquinas y paredes de los edificios de la ciudad donde la comunidad perruna representa un porcentaje ya importante?
    ¿Porqué hemos de admitir y soportar los ciudadanos el triste y asqueroso aspecto que dejan a su paso los canes después del supuesto paseo, que no es otra cosa que salir a cagar y a mear? Porqué si bien la primera acción ya está regulada, las manchas de orines que se perpetuan en aceras y paredes resultaasqueroso, insalubre y tercermundista.

    Comentado por: Albert S.C. - Tarragona - Catalunya el 19/8/2012 a las 09:59

  • El tema no son los perros, ellos no planifican andar en pandillas, el tema es la tenencia irresponsable, si se nota en la foto son perros de raza y en buen estado de salud, no se ven como perros en situación de calle, sino EN LA CALLE. Mucha gente los abandona a su suerte o simplemente los deja que se rebusquen su comida. Así cualquiera, el problema es el ser humano y la cría de animales de raza, estos perros fueron comprados y no son atendidos. Un perro atado o de dentro de una casa también se puede escapar tras una perra en celo o simplemente salir y morder, siempre la responsabilidad es del dueño, saber educarlo. No hay una delicuencia perruna, a mí me mordió un perro una vez que salía de una casa tras una moto y luego se prendió de mi pie. En otro caso unos cuantos perros se reunieron amenazantes y supe manejarlos hasta que alguien me socorrió y estos casos se dieron en Canelones y en Montevideo, Uruguay en donde he vivido.

    Comentado por: Patrizia el 27/4/2012 a las 05:30

  • Un gran texto y un sesudo comentario de seguros...

    Comentado por: Rolando Denver el 01/4/2012 a las 15:53

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

(Santiago de Chile, 1969). Escritor, cronista y periodismo portátil. Es autor de los libros Equipaje de mano (Planeta 2003); Sexo y poder (Planeta 2004); La vida de una vaca (Planeta/Seix Barral 2008, finalista Premio Crónicas Seix Barral); Crónicas Argentinas (Norma 2009) y Hotel España (Norma 2009  / Iberoamericana / Vervuert 2010), distinguida por el Consorcio Camino del Cid como uno de los ocho mejores libros de literatura de viajes publicados en España el 2010. Sus crónicas se han publicado en 25 países y traducido a cinco idiomas. Ha sido columnista y bloguero en medios como Clarín (Argentina), SoHo (Colombia), El Mercurio (Chile), Etiqueta Negra (Perú), Glamour (México) y Clubcultura (España). Estudió periodismo en la Universidad Diego Portales y en la Universitat Autónoma de Barcelona, y fue relator del taller de Tomás Eloy Martínez en la Fundación Nuevo Periodismo que preside Gabriel García Márquez. El 2006, la Asociación de Prensa de Aragón publicó un libro que transcribe su taller de periodismo portátil. Ha sido cronista invitado en universidades de América Latina y España, entre ellas la UNAM de México, la Complutense de Madrid y la Universidad de Chile. Fundó la Escuela de Periodismo Portátil, con alumnos conectados desde más de 20 países y que organiza, junto a la Universidad de Guadalajara, el "Premio Las Nuevas Plumas" de crónicas inéditas y en español.

Bibliografía

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres