PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

martes, 15 de octubre de 2019

 Blog de Vicente Molina Foix

Nocilla: sí y no

En el suplemento El Cultural de la semana pasada se publicó un amplio reportaje sobre el fenómeno de la llamada "novela fragmentaria" o "nocillesca" para el que días antes fui consultado por Nuria Azancot, que tomó por teléfono mis opiniones y luego tuvo la amabilidad de enviarme su trascripción, muy exacta, como era de esperar. Pese a la extensión del reportaje (cuatro páginas del suplemento), no todo lo que quedó trascrito en mi caso salió finalmente publicado, algo que nunca ha de sorprender a quien conoce las limitaciones y recortes que un texto periodístico puede sufrir en el proceso de edición. Pero como lo que falta en mis declaraciones es algo que para mí era especialmente significativo, quiero ahora rescatarlo y comentarlo brevemente.

Tras recabar las opiniones de unos y otros, "nocilleros" y "clásicos" (las comillas son aquí particularmente necesarias), Nuria Azancot preguntaba al final por la insurgencia literaria que esos nuevos movimientos pudieran significar. Y el reportaje se cerraba con las respuestas de algunos de mis compañeros del bloque que llamaremos clasicista, y también, en el opuesto, de Agustín Fernández Mallo, con quien -aparte de leerle con interés- sostuve en cierta ocasión conversaciones de lo más estimulante. Esto fue, literalmente, lo que yo respondí y Nuria Azancot trascribió, pero no salió:  

-¿Insurgencia? En su momento yo fui un insurgente, cuando aparecí entre los Nueve Novísimos de Castellet, con una gran polémica. Ahora lo que llamamos insurgencia, o ismos, o nocilleros, o cracks mexicanos, demuestra que vivimos un momento de creación interesante en ambas orillas del castellano, aunque en ocasiones pueda más lo mediático que la literatura. Es posible que muchos de los Nocilla no existan dentro de unos años, pero siento comprensión y algo más que simpatía por ellos...

 Sería un ejercicio de cinismo por mi parte, con mi turbulento pasado, y después de haber expresado en las declaraciones lo que siento (en resumen: una defensa de las permanentes categorías estéticas, o la creencia de que no es lo mismo un brillante anuncio publicitario que las ‘Elegías de Duino' de Rilke), no reconocer el derecho, y hasta la conveniencia, de la salida en tromba literaria algo chillona de un nuevo y joven grupo compacto. (¿Lo son los Nocilla? Ésa es otra. Por lo visto ya se han producido, como en los mejores ‘ismos', disensiones entre ellos, y a mí me sorprendió encontrar agrupados en sus filas a dos autores que admiro y no tenía por tales, Kirmen Uribe y Juan Francisco Ferré).

Corolario: los libros, incluso cuando tienen forma de manifiesto, hay que leerlos, y nunca derivar conclusiones ni condenas de aquello que en ocasiones no pasa de ser mera farfolla mediática a la que los propios causantes del guirigay podrían estar ajenos.

[Publicado el 18/3/2010 a las 10:45]

Compartir:

Comentarios (4)

  • Ay, inocente Martín. El autor de este blog defendió brillantemente el canon en uno de sus artículos...

    Comentado por: Ay el 21/3/2010 a las 17:03

  • Gracias a ti por tu comprensión, Vicente. Saludos de otro historiador del arte!

    Comentado por: Javier el 21/3/2010 a las 03:26

  • Gracias, Javier, y por tu comentario me entero de esa polémica de Thays; no suelo leer su blog, y no conozco sus novelas. Saludos cordiales, VMF

    Comentado por: Vicente Molina Foix el 20/3/2010 a las 17:11

  • COMENTARIO CENSURADO por IVAN THAYS en "Moleskine Literario":

    "Iván, no he tenido hasta ahora el honor de leer ninguna de tus novelas, pero veo que eres muy poco elegante en tus críticas a Javier Marías, y sobre todo que son infundadas, más bien la pataleta de un niño malo que quiere llamar la atención de los mayores metiendo la cara en la tarta de cumpleaños.
    Lo de que tiene "pensamientos imperialistas y nobiliarios sobre el idioma" es un disparate del quince, además de una injuria que no creo que te atrevas a insinuar, por ejemplo, en una mesa redonda con escritores o simplemente con ciudadanos que tengan más de dos dedos de frente (porque sencillamente se reirán de ti, basta con acudir a los artículos de Marías en EPS para sacarte los colores cosiéndote a citas).
    Sobre el Reino de Redonda, en fin, qué decir, si no entiendes que es un simple juego literario como tantos que se han dado en la historia de la literatura... allá tú con tus problemas de autoestima y tu amargura, pero si todos fuésemos como tú lo que no existiría sería la poesía. (Por cierto, de "auto coronado" nada, el reino ya existía antes que él, lo ha "heredado").
    Y ya que vas de libertador, a ver si das ejemplo y no me censuras el comentario, como ya has hecho anteriormente.

    Javier Ruiz Parada
    DNI 70519525 V

    (Insólito que haya que poner nombre, apellidos y DNI para que dejes deslizar alguna crítica en internet)."

    Te pido perdón por esta intromisión, Vicente, pero no hay manera de que tu compañero de web publique un comentario crítico con alguno de sus post, y ya me he cansado de tanta censura. En ningún momento se le insulta, simplemente se le dicen las verdades cuando él vomita sobre otros injustificadamente. Échale un vistazo a sus dos post sobre Marías y entenderás la calaña del personaje.

    Lo siento de verdad, ¡un saludo!

    Comentado por: Javier el 20/3/2010 a las 09:58

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

 

Nació en Elche y estudió Filosofía en Madrid. Residió ocho años en Inglaterra, donde se graduó en Historia del Arte por la Universidad de Londres y fue tres años profesor de literatura española en la de Oxford. Autor dramático, crítico y director de cine (su primera película Sagitario se estrenó en 2001, la segunda, El dios de madera, en el verano de 2010), su labor literaria se ha desarrollado principalmente -desde su inclusión en la histórica antología de Castellet Nueve novísimos poetas españoles- en el campo de la novela. Sus principales publicaciones narrativas son: Museo provincial de los horrores, Busto (Premio Barral 1973), La comunión de los atletas, Los padres viudos (Premio Azorín 1983), La Quincena Soviética (Premio Herralde 1988), La misa de Baroja, La mujer sin cabeza, El vampiro de la calle Méjico (Premio Alfonso García Ramos 2002) y El abrecartas (Premio Salambó y Premio Nacional de Literatura [Narrativa], 2007);. en  2009 publica una colección de relatos, Con tal de no morir (Anagrama), El hombre que vendió su propia cama (Anagrama, 2011) y en 2014, junto a Luis Cremades, El invitado amargo (Anagrama), Enemigos de los real (Galaxia Gutenberg, 2016), El joven sin alma. Novela romántica (Anagrama, 2017). Su más reciente libro es Kubrick en casa (Angrama, 2019).

 

La Fundación José Manuel Lara ha publicado en 2013 su obra poética completa, que va desde 1967 a 2012, La musa furtiva.

 

Cabe también destacar muy especialmente sus espléndidas traducciones de las piezas de Shakespeare Hamlet, El rey Lear y El mercader de Venecia; sus dos volúmenes memorialísticos El novio del cine y El cine de las sábanas húmedas, sus reseñas de películas reunidas en El cine estilográfico y su ensayo-antología Tintoretto y los escritores (Círculo de Lectores/Galaxia Gutenberg).

 

Foto: Asís G. Ayerbe

Bibliografía

 

 

 

 

 

 

 

 

Enlaces

Información sobre la película El dios de madera

Audios asociados

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres