PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

lunes, 26 de agosto de 2019

 Blog de Vicente Molina Foix

La promesa cumplida

Escribo este texto con el ánimo de disculparme ante una serie de personas cuyo número desconozco: aquellas que, habiéndose sentido molestas e incluso agredidas por mi artículo de la revista Tiempo ‘Dibujos animados', replicaron con cortesía y mesura, no por ello dejando de ser contundentes en sus opiniones contrarias a la mía. Quiero citar por su nombre en primer lugar a Álvaro Pons, que se dio con razón por aludido, si bien mi alusión no ponía en entredicho sus trabajos como crítico y comentarista del cómic en El País, que suelo leer; una de las motivaciones del artículo era lo que yo veía (y veo) como desmedida importancia reciente dada al cómic en detrimento de otras actividades y facetas artísticas. Mi arremetida iba principalmente dirigida contra esa descompensación, no contra las personas que gustan de las historietas, las siguen y las crean. Asimismo, de ningún modo se podía traslucir de mis palabras de Tiempo que yo pidiera la desaparición o el silenciamiento de las publicaciones, revistas, profesionales y editoriales que se ocupan del cómic, cosa, por cierto, que sí es lo que han pedido hasta la saciedad la mayoría de quienes me han insultado en nombre del cómic, reclamando ‘autos da fe' y boicots públicos, profiriendo comentarios homófobos de la peor calaña, mentiras de índole personal y otras injurias graves, que habrían sido indudable causa de denuncia y persecución legal de no haberse escondido sus perpetradores en el cobarde anonimato del seudónimo o el nombre suplantado (otro perseguible delito).

 

    Especial consternación me produjo, en ese apartado, la carta del señor Antonio Altarriba, catedrático de literatura francesa de la Universidad del País Vasco (la misma en que yo fui profesor de Filosofía del Arte durante casi diez años), por su tono vindicativo y su exigencia de un ‘mea culpa'; ni siquiera como broma pesada son aceptables este tipo de actitudes próximas a la ‘fatwa', y mucho menos  -debería saberlo el señor catedrático- en el contexto vasco. Citaba Don Antonio Altarriba con interés una novela mía, cosa que le agradezco sinceramente (es una de mis preferidas), pero también me llamaba caduco, apoyándose en la autoridad de Umberto Eco. Pues bien, le citaré al señor Altarriba un texto reciente de mi no menos admirado Eco en el que, escribiendo sobre su trabajo de columnista periodístico, se refería a quienes a menudo le han preguntado si él trasvasaba a esas breves piezas reflexiones más desarrolladas en sus libros mayores. Todo lo contrario, era su respuesta; lo que quiere plasmar en esas columnas es "la reacción irritada, el impulso que lleva a la sátira, la estocada crítica escrita al hilo de la actualidad".

       Imposible expresar mejor que Eco la forma y el similar propósito de ‘Dibujos animados', esté yo equivocado en mis opiniones o acertado (y hay más gente refractaria al cómic de la que lo hace saber públicamente, créanme). Tengo, como cualquier otro ser humano, derecho a mis fobias, y de ellas se nutre, para bien o para mal, el mundo del columnismo, muy distinto al del editorial o el reportaje periodístico, que exigen ecuanimidad y comedimiento. Yo no me mostré ecuánime, lo acepto, ni comedido en la expresión de ese rechazo, y por ello he apreciado aún más la contribución escrita al debate de quienes  -como Beatriz Olivenza, ‘Lepetomane' o el dibujante de historietas que firmaba Oliveira-  siendo opuestos a mis criterios han tratado de entenderlos y permitirme la libertad de opinar.

    Dos apostillas finales en esta polémica que doy por mi parte cerrada con el presente artículo. Es muy preocupante para la salud mental de los miles de sinceros aficionados al cómic que algunos de sus, digámoslo así, cabezas responsables, exhiban la ignorancia del señor Pau Martínez, Bibliotecario de la Red de Bibliotecas Populares de Barcelona y miembro del Grupo de Trabajo de Biblioteca y Cómic del Colegio Oficial de Bibliotecarios de Cataluña, como firmaba en la carta dirigida al director de la revista Tiempo . Don Pau me llama a lo largo de su muy extensa misiva "el director", tal vez desconociendo que soy únicamente un cineasta ocasional (una película y media hasta la fecha, y ya he cumplido los sesenta) pero autor de más de veinte libros, y, si se me permite la aclaración puntillosa, ganador con mis novelas, publicadas en sus mayoría en conocidas editoriales catalanas como Anagrama, Seix Barral o Plaza & Janés, de premios como el Herralde, Azorín, Barral, Salambó o Nacional de Literatura. Quiero confiar en que los lectores de la red de bibliotecas que dirige el señor Martínez tengan más acceso que él mismo a alguno de mis libros. Tampoco era tranquilizadora la carta al director del señor Alejandro Casasola, Director del Salón Internacional del Cómic de Granada; estaba plagada de faltas de ortografía.

   Más triste para mí, por lo que revela, ha sido comprobar el odio que -con sus conocidos ribetes fascistoides- surge a la menor ocasión, y aun sin venir a cuento, en torno al cine español, del que antes que nada me considero espectador, no más defraudado por sus producciones que por las de otras cinematografías comparables. Es llamativo que esos improperios maximalistas los expresen quienes han querido lincharme a mí por expresar no una descalificación de raíz del cómic sino una falta de sintonía personal.  

   No quise herir con ‘Dibujos animados', sino polemizar, y por eso pido perdón, no por tener las ideas que tengo en este particular sino por haberlas formulado de manera que el artículo pudiese parecer, más que una protesta, un afrenta.

[Publicado el 02/11/2009 a las 09:45]

Compartir:

Comentarios (21)

  • Sr. Molina:

    Lamento mucho que no le guste este bello noveno arte que es el cómic. No sabe usted lo que se ha perdido. Así que lo menos que puedo hacer es explicarle lo que yo he ganado.

    He ganado conocimientos. Mucho del vocabulario que puedo saber de ingles viene de haber leído cómics. El haber podido aprender a leer antes o mas fácilmente que otros niños, precisamente porque leía tebeos desde una temprana edad. Referencias, lugares, mitos y leyendas que esos cómics, en todas sus formas, me han mostrado. Con ellos he viajado a lejanos mundos, a épocas pasadas y futuras. He conocido poderosos héroes con los que he compartido sus aventuras. Me han hecho y me hacen pasar muy buenos ratos. Pero también me han hecho pensar y reflexionar en muchas cosas. El amor, el odio, la amistad, el perdón, el compañerismo, la muerte y la vida.

    Porque, Vengador una vez, Vengador siempre...

    Comentado por: Jesús Martín el 07/3/2010 a las 16:46

  • Yo también escribo desde el País Vasco, Sr. Molina y me da verguenza que usded, se sienta en peligro por la carta que le dirigió Antonio Altarriba. Los que hemos sido amenazados por ETA ha sido por tener dos cojones o dos ovarios bien puestos. No se preocupe,duerma tranquilo, usted no corre peligro.

    Comentado por: Carlos el 28/11/2009 a las 16:01

  • En lugar de una disculpa, usted no hace más que justificar los improperios lanzados contra el cómic (historieta, si usted prefiere) y arremete contra aquellos que fueron críticos con usted.
    Sigue tratando con un desdén elitista y propio del más rancio fascismo, a todos aquellos aficionados a una forma de expresión artística y de entretenimiento, que hace más por la iniciación a la lectura y la afición a la misma que cada uno de los bodrios infumables que usted ha escrito y le ha publicado "grandes editoriales catalanas", aunque todos sabemos que hay ciertos libros que no se publican precisamente por su calidad, ¿verdad?
    Por último, recordarle que el hecho de leer cómics no es incompatible con la lectura de novelas o ensayos, que según usted, parecen la única forma de expresión escrita digna de acercamiento.
    Me da usted pena y asco. Pena por todo lo que se pierde por culpa de sus prejuicios. Asco por la forma en la que usa esa "fama" que tiene para arremeter contra lo que no comprende como un mulah, que proclama una fatwa contra todo y todos los que atenten contra su fe.
    Por cierto, para ser una disculpa, ha descalificado a mucha gente ¿Sabe lo que es una disculpa?

    Comentado por: fanhunter4ever el 28/11/2009 a las 14:31

  • Sr. Molina Foix:
    Una vez más se equivoca y una vez más, por ignorancia.
    Le escribo desde el País Vasco. Conozco al Sr. Altarriba desde hace muchos años y la respuesta que usted le ha dedicado me parece, cuando menos, rastrera. Usted no sabe, claro está, que Antonio Altarriba escribe todas las semanas una columna en El Mundo del País Vasco, dedicada en muchas ocasiones a condenar y a argumentar contra la sinrazón de la banda terrorista ETA. Esta significación pública y constante, ha hecho que su nombre aparezca varias veces en la editorial del periódico Gara y otros de la misma calaña.
    ¿Cree usted que en estas circunstanscias el Sr. Altarriba tiene alguna influencia sobre el mundo aberchale para que se fijen en usted? ¿Movió usted un dedo en la lucha contra ETA en los 10 años que estuvo en el País Vasco?
    Sr. Molina Foix, ha tenido una vez más una buena ocasión para callarse y la ha desaprovechado.
    Me parece usted un pobre hombre hombre, o mejor, como dirían los franceses, "un pouvre con"
    Suya.
    Teresa Laskoaga

    Comentado por: Teresa el 27/11/2009 a las 11:22

  • A la mierda con este vejestorio.

    Comentado por: yop el 07/11/2009 a las 07:07

  • Este me parece el mejor texto de disculpa hasta el momento. Si hubiera retirado lo de dibujantes de monigotes y no hubiera introducido la respuesta a Antonio Altarriba a renglón seguido de su alusión a los "trolls" que insultaron y demás, casi estaría perfecto.

    Y quizá esté ciego pero no veo tantas faltas de ortografía en la carta de Casasola. Faltan algunas tíldes y hay un "porque" donde debería poner "por qué". A primera vista no he encontrado más...

    Comentado por: Roberto el 06/11/2009 a las 15:54

  • Gracias a ti por la conversación Alexander, creo que ambos tenemos razón (y razones). Ya que han renovado la entrada, podemos seguir por allí. (Por simple comodidad; no creo que molestemos si hablamos en voz baja).

    Xastriño, si no es un "fake" (y no cargo la intención sobre ti, sino sobre la propia red, tan dada al fenómeno; lo propio sería encontrar fotos del original) es todo un hallazgo.

    Comentado por: Cooooooooooooooock! el 04/11/2009 a las 12:51

  • Coooooock: entiendo lo que dices. Todavía me has convencido un poco más. De todas formas, el término "islotes" también te acerca a ti a lo que yo mantengo, ¿no? Entiendo que, como tradición propiamente dicha, no llega a cristalizar hasta más tarde. Y en todo caso, carece de protagonismo en esas etapas en el imaginario europeo (no me atrevo a meterme en otras culturas).

    Ahora, mucho de lo que dices sí que me parece convincente. E interesante, por cierto.

    MF ya ha colgado otra entrada en el blog. Debe estar hasta el moño de todo esto. Me parece normal.

    En fin, gracias por tu comentario (también a Xastriño).

    Comentado por: Alexander el 04/11/2009 a las 12:31

  • (En el anterior comentario entró parte del texto antes de tiempo)

    Alexander,

    Esas páginas de Las Cantigas (hace ocho siglos que las dejó Alfonso X o un desconocido ilustrador bajo su mandato, que caben dudas de la autoría de parte del trabajo adjudicado al monarca, quien además de sabio, debía ser listo) son de hecho, en fondo y forma, historietas. Creo que no se trata de un mero antecedente por lo rotundo y claro de su ejecución -no estamos ante una página nacida al albur de la experimentación, sino de una obra consistente, sólida, con entidad propia...- estamos de cara a lo que podríamos considerar, sin ningún esfuerzo, un oficio desconocido hasta el momento (dejo abierta la puerta a referencias a códices que puedan situar ese oficio más atrás en el tiempo; hablo de lo que conozco pero agradeceré que se me ilustre, por supuesto. También dejo aparte la cuestión multidisciplinar de Las Cantigas, trabajo de una modernidad fuera de toda medida y, acaso, terreno para un diálogo independiente).
    La secuencia de Goya es tanto más clara y sin embargo, menos sorprendente dado semejante precedente.
    La cuestión es que, desde mi punto de vista no son antecedentes sino islotes -más podríamos encontrar, no me cabe duda, en otras culturas y en la nuestra- que permanecieron a flote en espera del itsmo que los uniese al continente que acabarían generando.
    Otra cuestión es la de la autoconsciencia.
    La ausencia de una palabra que identificase tal terreno o la inexistencia de una infraestructura industrial que permitiese la divulgación masiva de una disciplina nueva no puede, según lo veo, deslegitimar la naturaleza de esa disciplina. Quiero decir que estoy convencido de que Alfonso X, (más él que Goya) sabía perfectamente -de manera tan consciente como Picasso* "encontraba sin buscar-que estaban dando un paso más allá de la tierra conocida del dibujo o la pintura en maridaje con el texto, al fundirlo en "un algo visual narrativamente consecutivo", un medio nuevo.
    Por lo dicho, lo que me parece injusto, históricamente hablando, es que la voz que identifique al medio sea el de historieta o cómic.
    Como antecedentes discutibles (y no sé si tan excesivos o traídos por los pelos, cabría hablarlo mucho) podríamos apuntar la escritura jeroglífica egipcia o las pinturas rupestres. Pero las obras reseñadas no me parecen ejemplos, sino obra. Son otra cosa. Son, bajo mi punto de vista, la cosa en sí; insisto en ello.

    *Una de las frustraciones confesas de Picasso fue su incapacidad para expresarse mediante la historieta. Parece que lo intentó en varias ocasiones sin resultado satisfactorio (según su criterio)

    Saludos

    Comentado por: Cooooooooooooooock! el 04/11/2009 a las 12:19

  • Bueno, pues de acuerdo. Lo de "arte secuencial" me parece menos arbitrario.

    Creo que lo que yo intento decir puede entenderse bien. Si llegamos a la conclusión que Goya hacía cómic, seguiría sin ser un género en el siglo XVIII, y mucho menos un género "autoconsciente". Los ejemplos de "cómic" anteriores a la segunda mitad del XIX son un poco dispersos, ¿no? No sé si dan para hablar de tradición. A partir de la segunda mitad del XIX, sí que lo veo claro.

    Pero vamos, gracias por las aclaraciones. Digamos que me habéis convencido en parte. Está bien que haya margen de discusión.

    Comentado por: Alexander el 04/11/2009 a las 12:15

  • Alexander,
    Esas páginas de Las Cantigas (hace ocho siglos que las dejó Alfonso X o un desconocido ilustrador bajo su mandato, que caben dudas de la autoría de parte del trabajo adjudicado al monarca, quien además de sabio, debía ser listo) de ello son, en fondo y forma, historietas. Creo que no se trata de un antecedente, sino q

    Comentado por: Cooooooooooooooock! el 04/11/2009 a las 11:30

  • Óscar: estoy de acuerdo. Yo intentaba explicar que la reacción tan exagerada al artículo puede llegar a dar esa impresión. Y es cierto que, visto desde fuera, la gente disfrazada en los Salones Manga también puede generar esa impresión. Supongo que lo primero se debe a que siguen siendo muchos los prejuicios contra el cómic, y quienes lo leen o practican están a la defensiva. Lo entiendo perfectamente. Lo segundo se explica por mercado: supongo yo que lo que mejor funciona es el cómic para adolescentes, y por eso existen esas fiestas... Pero yo no quería considerar sectario el mundo del cómic. Espero no haber dado esa impresión, porque yo mismo consumo cómic (digamos, una docena al año, escogidos a base de leer a varios críticos que me gustan). Y, como siempre, tengo el argumento más clásico del mundo: muchos amigos míos leen cómics (¡topicazo!). Bueno, pero es verdad. Y de sectarios no tienen nada.

    Y cuando califico el cómic de "joven", que conste que no lo considero más joven que el cine. Y no considero que esa juventud sea algo malo, o que descalifique una disciplina. Tal vez lo que ocurre es que, cuando pienso en esto, suelo preguntarme cuál debería ser la forma de construirse una forma de cultura sólida. Cómo tiene un individuo que formarse. Y no puedo evitar creer que algunas formas de lo que suelen llamarse "alta cultura" son imprescindibles. En España se lee menos a Thomas Mann (no digamos a Rabelais) que a Alan Moore, casi seguro. Y yo creo que la columna vertebral de la formación de una persona estaría bien que fuera la tradición. Porque ha pasado muchas cribas; porque nos daría una base común a los lectores de cómic, a los consumidores de cine o a los que leen literatura contemporánea, etc.; Y porque cultura no es solo ocio (ni siquiera solo ocio inteligente), sino algo más. Algo más que también nos dan el cómic, el cine o la música electrónica, pero que necesita de una formación más arraigada para dar todos sus frutos.

    Pero yo estoy de acuerdo (¡que quede claro!) en que el cómic o la animación puede dar (y da) cosas tan buenas como otras disciplinas. ¡Y me gustó UP (los primeros veinte minutos; lo otro me parece gracioso, pero convencional; manda el mercado)!

    Y que quede claro que yo no soy más listo que nadie. Lo que propongo aquí, también me lo propongo yo, que he leído a Mann pero a Rabelais no. Es un objetivo mío, no mi realidad (ya me gustaría tener en la cabeza toda la tradición literaria, filosófica...).

    Cooooock: los antecedentes que citas son, efectivamente, antecedentes. Me parecen bien, es muy estimulante conocerlos, hay una conexión clara y todo me parece perfecto. Pero considerarlos plenamente cómic... eso no lo veo. ¡Si en literaturan no se admite que haya novela moderna antes del Quijote (con la salvedad del Tirant o Lazarillo), tenemos que pensar que Goya hacía cómic! Hombre, me parece demasiado. E innecesario. Por eso utilicé el término "autoconsciente", muy pedantón pero que aclara lo que quería decir.

    Pero vamos, que son antecedentes, y me parece brillante haberlos localizado y haber apreciado la conexión (indiscutible).

    Espero no molestar a nadie. Y sigo pensando que MF estuvo torpe, pero no había para montar el escándalo de hace unas semanas.

    Comentado por: Alexander el 04/11/2009 a las 11:15

  • Alexander, el cómic no es tan sectario como lo pintas. Aunque alguien que se considere lector de comic le dedique mas tiempo a esta disciplina que a otras no signifique que sólo coma cómics. Dicen que el pan atonta y que por eso hemos de comer todo tipo de comida. Con la cultura pasa lo mismo. Habrán quienes sólo les interese el manga porque les gusta disfrazarse de los personajes y todas esas cosas, pero el mundo del cómic no se limita a esa mera frivolidad (muy respetable y divertida, sí, pero no aporta nada más que el gozo, que no es poco). Esto es como si dijese que el aficionado al cine sólo disfruta de los flashes y las explosiones que hacen en Hollywood. Es cierto, los hay que quieren películas de acción donde todo explota y sus actores salen de un molde prefabricado de maniquíes. Pero creo que a estas alturas sabemos que ni por asombro todos los cinéfilos se decantan únicamente por ese gusto, y que el cine ofrece mayor enriquecimiento que el puro espectáculo. Con el cómic pasa lo mismo. Ah, y eso de que el cómic es todavía muy joven ... pues como que están muriendo dibujantes como churros. Igual si lo comparas con la historia del arte pues sí es un recién nacido, pero el cómic no se ha hecho hace 10 años, eso ténganlo por seguro, y cada vez crece de manera más enriquecedora para llegar a cada vez más público. Eso hay que celebrarlo, ¿y qué mejor que con galardones más que merecidos, aunque MF no esté tan de acuerdo? Paz y amor para todos.

    Comentado por: Oscar el 04/11/2009 a las 07:23

  • El artículo de Molina Foix me pareció uno de esos textos precipitados que a veces escriben los profesionales que tienen que parir artículos cada día. Daba la impresión de desconocer el presente del cómic, y algunas expresiones eran excesivas.

    Pero bueno, no era para tanto.

    De hecho, la reacción de muchos seguidores del tebeo ha demostrado cuál es el principal problema de esa disciplina: que al ser muy joven, con poca historia a sus espaldas y muy vinculada a circuitos determinados, está un poco secuestrada por gente que consume productos muy concretos, compulsivamente, sin recibir otras influencias y sin entrar en una relación un poco productiva con lo que es ajeno a su circuito. Vamos, que no es extraño que luego muchos asocien el cómic al "friquismo"...

    En mi opinión, de Moore, Moebius o Sacco pasando por Max o Paco Roca, con antecedentes magníficos como Eisner o Hergé (sólo son algunos ejemplos de lo que conozco), el cómic ha ofrecido en su breve historia algunas obras muy valiosas. Y estoy seguro de que en el futuro tiene mucho más que ofrecer. Pero, de momento, para crearnos una cultua sólida necesitamos apoyarnos en la tradición de otras disciplinas, porque la memoria del cómic como medio independiente y autoconsciente ¡no alcanza siquiera los cien años!

    Y la actitud de todos estos talibanes histéricos que no pueden consentir que se intenten racionalizar las jerarquías en la cultura ya empieza a cansar. ¡Claro que el cómic, lo mismo que el cine o la música pop, tiene un peso (mejor, un "lugar", porque no hay voluntad despreciativa) distinto al de otras disciplinas! ¡Pero no porque no tengan valor, o porque quienes las practican sean tontos, o porque no vayan a poder ofrecer nada potente en el futuro! Simplemente, porque existe una cosa llamada "tradición". Y las disciplinas jóvenes no te la pueden ofrecer.

    Tal y como yo lo veo, el cómic puede ser un punto de partida o uno de llegada. De partida, porque a partir de él aprendes a leer o disfrutar del arte. Pero ojo, que para mí no solo es una lectura de/para jóvenes: también puede ser un punto de llegada, porque puedes practicar (o consumir) el arte del cómic con excelencia a partir de un conocimiento extenso en otros campos más "arraigados". No dudo que Max, por ejemplo, merece un premio nacional tanto como cualquier otro galardonado.

    Pero si sólo consumes cómic, creo que tu cultura cojeará mucho. Si solo lees literatura europea del XIX y el XX, también, pero bastante menos. Sólo son ejemplos.

    Vamos, que me gusta el cómic y sé que es muy respetable, pero también es muy joven, para bien (tiene empuje) y para mal (tiene lagunas, por decirlo así).

    Al menos esto es lo que yo creo. Me puedo equivocar.

    En cuanto a Molina Foix, este hombre no "buscaba protagonismo" con su artículo, eso es ridículo. ¡Para buscar protagonismo, hablas de cosas que interesen a todo el mundo, y no es el caso ni del cómic ni de la literatura! Sencillamente, Molina Foix desconocía que hay toda una red de gente dolida con el maltrato que, a su juicio, recibe la disciplina del cómic. Como MF no debía saber que tienen webs, foros de discusión, tiendas especializadas y muy mala leche con todo aquel que discute el axioma del cómic como "arte máximo", pues debió escribir el artículo bien tranquilo, creyendo que pasaría discretamente como otro cualquiera.

    Encarar con tan poca frialdad cualquier atisbo de polémica es muy estéril (es puro fanatismo). Por supuesto, hay gente que ha sido ejemplar. ¡Algunos han contestado muy bien a Molina Foix, con educación, argumentos, y conocimiento! Pero también ha circulado cada ente porcino que déjenlo ir (y con esta expresión homenajeo a Ibáñez)...

    Molina Foix no es exactamente un "gran" escritor, opino, pero sí uno competente, con una cultura sólida y muchos activos en su cuenta de creador y lector. No tiene sentido ser tan maleducado como ha sido gran parte de la comunidad "comiquera" por un artículo precipitado y, es verdad, propio de alguien a quien algún que otro aspecto de la cultura más reciente empieza (parece) a desbordarlo. Pero bueno, eso es humano: ¿"A la mierda con este viejo retrógrado"? Brillante, chico, brillante. Alta cultura de la buena, oye.

    Y en toda mi intervención, no me he referido a la dignidad profesional de quienes crean cómics, que creo que ha de ser la máxima. Pero bueno, ni que otros creadores como poetas o compositores de música culta lo tuvieran mucho mejor.

    Comentado por: Alexander el 03/11/2009 a las 11:04

  • A la mierda con este viejo retrograda.

    Comentado por: jebus el 03/11/2009 a las 08:50

  • Como usted muy bien ha dicho, Sr. Molina, no pretendía herir con su artículo de 'Dibujos Animados', sino POLEMIZAR. Pues efectivamente ha sido bien fuerte la polémica, que se podría haber evitado habiendo realizado el artículo con una mayor sensibilidad de la que lo dijo. Sinceramente esta disculpa ha llegado un poco tarde al cabo de un mes y medio.

    Es necesario medir las palabras antes de expresarlas, pues pueden hacer muchísimo daño y no se puede uno excusar con los ataques que reciba (desproporcionados en todo caso), porque los aficionados al cómic somos mucho más educados que aquellos otros que le insultaron gravemente, como usted sabe.

    Si quería armar polémica, ya sabe que lo ha conseguido.

    Buenos días.

    Comentado por: Raúl el 03/11/2009 a las 08:38

  • A usted lo que le pasa es que le pesa mas el bigote que los años. Y ahora va y me denuncia por injurias, ¡ja,ja! Siempre que escriba un articulo incendiario no puede mas que esperar respuestas de indignacion, eso es de cajon. Nadie le va a cortar el gaznate por su articulo porque vivimos en una sociedad con libertad de expresion, pero no espere palmaditas en la espalda ni aplausos, ni tampoco se sorprenda con que la gente se sienta ofendida con sus palabras. Yo creo que lo mas triste de todo no es que exista gente con su manera tan retrograda de pensar, sino que encima se las de de victima martir ante las reacciones de una acusada provocacion.

    Comentado por: Oscar el 03/11/2009 a las 07:26

  • Esto parece la eterna venganza que se da entre los mafiosos: yo mato a tu padre, cuando crezcas me mataras a mí, mi hijo te matará a ti, tu hijo lo matará a él. El Sr. Molina Foix se disculpa y a continuación dice "pero" y de nuevo carga con lanzas: que si no sé quién escribió al director de su publicación una carta llena de faltas de ortografía, que si se han metido con el cine español (triste manera de buscar aliados), que si se le ha atacado de modo furibundo. Quizás todo esto sobra ya. El tema se ha enfriado, enfriado, helado y secado. NO LE GUSTAN LOS TEBEOS, es así de sencillo, no le atraen, tampoco le ofrecen una posible pátina cultural ni tema de charla en ámbitos floridos. Y NO PASA NADA. A mí su literatura ha dejado de interesarme, veo en ella algo rutinario e impostado que nunca noté en anteriores obras. El libro de cuentos me ha parecido de traca. El abrecartas no me desagradó aunque la fórmula -tan apreciada por otros, luego quizás tenga yo cierta miopía- me resulto muy infantil a estas alturas y no le encontraba la chicha por ningún lado, pero acabé leyéndomelo sin mucho pesar y considerando ciertos momentos muy agradables.

    Comentado por: JOAN el 02/11/2009 a las 23:48

  • Sr. Molina:

    Está muy claro lo que dijo y lo que quiso decir. Soy aficionado a los comics desde mi más tierna infancia y en ningún momento me he sentido ofendido (si acaso me ofendió más esta absurda polémica que el artículo). Pero, por lo que ya se puede leer, hay a quien no le entra, y oye… ¡que no le entra! Qué le vamos a hacer.

    ¡Animo y adelante!

    Comentado por: Un internauta aburrido el 02/11/2009 a las 20:08

  • En definitiva, usted se disculpa diciendo que sólo exponía su opinión... No creo que eso le dé derecho a decir lo que dijo en su artículo (así como lo que, al parecer, dijo de la arquitectura). Siguiendo la misma lógica, aquellos que le soltaron improperios e insultos tienen todo el derecho a hacerlo, porque expresan su opinión simplemente...

    Comentado por: Kiüs el 02/11/2009 a las 16:26

  • Otra vez usted vuelve a ofrecer una réplica o supuesta disculpa pero sin pedir perdón publicamente por el tildar a los dibujantes de historieta "dibujantes de monigotes" entre otras lindezas contra el mundo del cómic y los dibujos animados.

    Aunque al menos se agradece una réplica por su parte, llega un poco demasiado tarde.

    Dice usted -me han insultado en nombre del cómic, reclamando ‘autos da fe' y boicots públicos, profiriendo comentarios homófobos de la peor calaña, mentiras de índole personal y otras injurias graves, -
    No señor Foix, usted insultó primero, no se haga la victima, los insultos son rechazables vengan de quien vengan.


    Y dice el pedante -una de las motivaciones del artículo era lo que yo veía (y veo) como desmedida importancia reciente dada al cómic en detrimento de otras actividades y facetas artísticas. Mi arremetida iba principalmente dirigida contra esa descompensación, no contra las personas que gustan de las historietas, las siguen y las crean. -

    No se le da mas atención mediática al mundo del cómic que a la literatura o al cine, supongo que se refiere a esas artes a las que usted se dedica y cree que no le prestan suficiente atención. Por otro lado, la historieta es un medio que con mucho esfuerzo a logrado hasta ahce poco un reconocimiento oficial, quizas a usted le irritan que los tiempos cambien, despues de todo, el cine como arte tambien era considerado una arte menor, y no faltaban los sujetos que lo tildaba nde arte menor...al igual que a proclamado usted con ese mismo artículo que a generado la polémica.

    Usted dice -"No quise herir con ‘Dibujos animados', sino polemizar"-


    Quizas usted en realidad lo que buscaba protagonismo... el mismo protagonismo que usted no conseguía en su respectiva profesión y todo ello en un artículo repelente e insultante para todo un colectivo profesional.

    Y le pediría que no se escude en la sacrosanta "libertad de expresión" como excusa para poder soltar sus idioteces. el que una imbecilidad se exprese libremente no quita que siga siendo una imbecilidad.

    Comentado por: Danko el 02/11/2009 a las 13:57

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

 

Nació en Elche y estudió Filosofía en Madrid. Residió ocho años en Inglaterra, donde se graduó en Historia del Arte por la Universidad de Londres y fue tres años profesor de literatura española en la de Oxford. Autor dramático, crítico y director de cine (su primera película Sagitario se estrenó en 2001, la segunda, El dios de madera, en el verano de 2010), su labor literaria se ha desarrollado principalmente -desde su inclusión en la histórica antología de Castellet Nueve novísimos poetas españoles- en el campo de la novela. Sus principales publicaciones narrativas son: Museo provincial de los horrores, Busto (Premio Barral 1973), La comunión de los atletas, Los padres viudos (Premio Azorín 1983), La Quincena Soviética (Premio Herralde 1988), La misa de Baroja, La mujer sin cabeza, El vampiro de la calle Méjico (Premio Alfonso García Ramos 2002) y El abrecartas (Premio Salambó y Premio Nacional de Literatura [Narrativa], 2007);. en  2009 publica una colección de relatos, Con tal de no morir (Anagrama), El hombre que vendió su propia cama (Anagrama, 2011) y en 2014, junto a Luis Cremades, El invitado amargo (Anagrama), Enemigos de los real (Galaxia Gutenberg, 2016). Su más reciente libro es El joven sin alma. Novela romántica (Anagrama, 2017).

 

La Fundación José Manuel Lara ha publicado en 2013 su obra poética completa, que va desde 1967 a 2012, La musa furtiva.

 

Cabe también destacar muy especialmente sus espléndidas traducciones de las piezas de Shakespeare Hamlet, El rey Lear y El mercader de Venecia; sus dos volúmenes memorialísticos El novio del cine y El cine de las sábanas húmedas, sus reseñas de películas reunidas en El cine estilográfico y su ensayo-antología Tintoretto y los escritores (Círculo de Lectores/Galaxia Gutenberg).

 

Foto: Asís G. Ayerbe

Bibliografía

 

 

 

 

 

 

 

 

Enlaces

Información sobre la película El dios de madera

Audios asociados

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres