PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

jueves, 22 de agosto de 2019

 Blog de Vicente Molina Foix

Marlene Dietrich, poeta

Acostumbrados a verla de tiros largos y peligrosa, la Dietrich de la poesía, tan lacónica y hasta conceptista, desconcierta, aunque perversidad no le falta, sobre todo en los poemas a Noel Coward y Henry Fonda, éste último una burla de algún actor premiado con un ‘oscar' por una interpretación insignificante. Y no es preciso, metidos en la materia de la malicia, remontarse a sus grandes papeles de mujer destructora, en especial los de "la famosa flor blanca de China' Shangai Lily (en ‘El expreso de Shangai') y la Concha Pérez en la delirante ‘El diablo es una mujer', donde la actriz que fue indiscutible reina del velo no-islámico en el cine los lleva de todas las tramas y calados, en una rara combinación de proto-andalucismo (el rizo en la frente, el clavel reventón en el pelo) y pan-eslavismo, con esas peinetas de icono de la iglesia ortodoxa que luce. Marlene estaba ahí dirigida, por séptima y última vez, por su descubridor (y tal vez amante de baja intensidad) Josef von Sternberg, quien dejó en sus memorias una descripción memorable del peligro inherente en la joven actriz de cine y teatro encontrada una noche de 1929 en el escenario de un teatro cuando el famoso cineasta buscaba a la Lola-Lola de ‘El ángel azul'. Sternberg sólo reparó, entre todo el reparto de la función, en aquella muchacha apoyada con frío desdén contra el quicio de una puerta del decorado: "Por poco natural que fuera su porte, me trajo la certeza de que ella daría un aire clásico a la tempestad que la heroína de mi filme [el citado ‘El ángel azul'] debía desatar. No sólo tenía ante mí un modelo de Félicien Rops; estoy seguro de que si Toulouse-Lautrec la hubiera visto, habría aplaudido". Marlene, en efecto, nunca perdió en el cine el aura de una de esas pornócratas sádicas que Rops dibujaba, con liguero floreado y botas altas, arrastrando a un cerdo o a un hombre convertido en cerdo. Pero tampoco nunca le faltó la elegancia clásica, exenta de toda opulencia vulgar, a la que tan tempranamente alude von Sternberg.

El pequeño puñado de poemas que su hija María Riva encontró dentro de una maleta vieja años después de la muerte de su madre fueron escritos por la Dietrich en su mayoría en un hotel de París, después de su primer y largo retiro del cine, al que tan sólo volvería una vez más (en 1978) para actuar al lado de David Bowie en un catastrófico film llamado ‘Gigoló'. Los escribía a mano y se dice que usando, en alguna ocasión, la máquina de escribir de Noel Coward. No sé si esto último es leyenda, pero la verdad es que algo del ingenio epigramático y ‘camp' del gran artista inglés se trasluce en los mejores hallazgos de la Dietrich poética.

He traducido del inglés comprimido de Marlene tratando de ser fiel pero no dispuesto a sacrificar, en aras de lo literal, la malignidad de alguno de sus bonitos juegos verbales. Para el poema juvenil escrito en alemán, ‘Pero acércate ya', una ingenua aunque ya desatada canción de amor, he partido de una traducción literal hecha por Aurora Nolla, a quien mucho agradezco su colaboración.

 

KOMM DOCH MAL HER

ICH bitt´ Dich so sehr!
Komm doch mal her
Und spiel´ mit mir
Wenn du magst!

Ich verlang´ keinen Ernst
Keine dauernde Liebe.
Auch nicht, dass es immer so bliebe.
Und geh´ dann wenn Du´s sagst.

Sieh her die Rosen in meinem Schoß.
Sie sind so rot zum Küssen.
Und alle gebe ich davon Dir
Auch wenn Sie sterben müssen.

Komm´ doch und spiel mit mir!!!
[1 de junio de 1919]

 

PERO ACÉRCATE YA

¡Te lo ruego tanto!
¡Acércate a mí ya!
¡Y juega conmigo
Si te parece bien!

No te pido que seas formal
Ni un amor perdurable.
Tampoco que sea inalterable.
Y te puedes ir cuando quieras.

Mira aquí las rosas, en mi regazo.
Son tan rojas para besarlas.
Las cogería y todas te daría
Aun si por ello hubiera de dejarlas morir.
¡¡¡Ven y juega conmigo!!!

[1 de junio de 1919]

 

[TO RONALD REAGAN]

A tense silence
Grips me Surrounds me
Grounds me to the
Messy floor Around me

No voice No wind No rain Just silence will remain
Around me What a fate
«Too late cried the Raven, Too late»

 

[A RONALD REAGAN]

Un silencio tenso
Me oprime Me rodea
Me rinde al sucio suelo
A mi alrededor

Ninguna voz Ni lluvia Ni viento Sólo habrá silencio
A mi alrededor Qué fatal
"Es demasiado tarde" gritó el Cuervo, "demasiado tarde".

 

[TO ORSON WELLES]


EVEN when you are dead
You are not safe
Not out of reach.

 

[A ORSON WELLES]


Incluso estando muerto
No has de estar a salvo
Ni fuera de alcance

 

[TO ERNEST HEMINGWAY]

LOSING you
Feels like A fisherman feels
Who loses his catch He thought he had
So securely
Hooked
While piercing
The gills of his prey

 

[A ERNEST HEMINGWAY]

Al perderte
Me siento como un pescador se siente
Al perder la captura que él creía
Tener segura
En el anzuelo
Mientras perfora
Las branquias de su presa

 

[TO NOEL COWARD]

NO more Body
To hold on to
While you Sleep
Just the Sheet. What a cheat!

 

[A NOEL COWARD]

No queda cuerpo ya
Al que agarrarse
Mientras duermes
Sólo colcha de fleco. ¡Qué embeleco!

 

[TO HENRY FONDA]

WITH Henry Fonda
I wonda
How you got away
With this sordid
Morbid bit.


[A Henry Fonda]

En mi cabeza ronda
Lo que en la de Henry Fonda
Cómo saliste tan bien
De este sórdido
Mórbido papelito

 

[Publicado el 30/7/2009 a las 13:00]

Compartir:

Comentarios (11)

  • De todas formas, esa traducción era muy mala. Ahora se comprende mejor.

    Comentado por: sopla el 31/7/2009 a las 16:00

  • falsa idea

    Comentado por: resopla el 31/7/2009 a las 16:00

  • Tienes razón Amalia, y me entero ahora de la polémica. Si tenía esa falta idea fue precisamente porque fuí compañera de estudios de la persona que propagó ese error en su tesina.

    Comentado por: resopla el 31/7/2009 a las 15:59

  • No encuentro en ningún lado que Borges haya traducido el proceso. Sí que se le adjudicó erróneamente una traducción de la metamorfosis.

    Comentado por: amalia el 31/7/2009 a las 14:12

  • Un poema muy bello. No resulta extraño su amor por esa lengua, se ajusta de maravilla a su espíritu exacto y lógico. Y tiene una musicalidad delicada y deliciosa para quien consigue llegar a ella –tras unos inicios por lo general áridos. Pero la imposibilidad de traducir, eso se da en todos los idiomas. No sé si en unos más que en otros.

    Comentado por: sopla el 31/7/2009 a las 10:08

  • Bueno, en realidad me acordé de este poema:

    AL IDIOMA ALEMÁN

    --------------------------------------------------------------------------------

    Mi destino es la lengua castellana,
    El bronce de Francisco de Quevedo,
    Pero en la lenta noche caminada,
    Me exaltan otras músicas más íntimas.
    Alguna me fue dada por la sangre-
    Oh voz de Shakespeare y de la Escritura-,
    Otras por el azar, que es dadivoso,
    Pero a ti, dulce lengua de Alemania,
    Te he elegido y buscado, solitario.
    A través de vigilias y gramáticas,
    De la jungla de las declinaciones,
    Del diccionario, que no acierta nunca
    Con el matiz preciso, fui acercándome.
    Mis noches están llenas de Virgilio,
    Dije una vez; también pude haber dicho
    de Hölderlin y de Angelus Silesius.
    Heine me dio sus altos ruiseñores;
    Goethe, la suerte de un amor tardío,
    A la vez indulgente y mercenario;
    Keller, la rosa que una mano deja
    En la mano de un muerto que la amaba
    Y que nunca sabrá si es blanca o roja.
    Tú, lengua de Alemania, eres tu obra
    Capital: el amor entrelazado
    de las voces compuestas, las vocales
    Abiertas, los sonidos que permiten
    El estudioso hexámetro del griego
    Y tu rumor de selvas y de noches.
    Te tuve alguna vez. Hoy, en la linde
    De los años cansados, te diviso
    Lejana como el álgebra y la luna.

    Jorge Luis Borges
    en El oro de los tigres, 1972.

    Comentado por: amalia el 31/7/2009 a las 05:20

  • Juraría Amalia que eso lo dijo Borges tras traducir El proceso. Malísima traducción, por cierto.

    Comentado por: sopla el 30/7/2009 a las 21:31

  • No es demasiado tarde. Me gusta el de A Orson Wells, los demás no mucho, el de Reagan no está mal pero le quitaría el qué fatal, queda mucho mejor. Y sí, gracias, nos habíamos quedado con la curiosidad frustrada.
    Una mujer muy bella, o tal vez con una cualidad extraña, la del misterio; me parece que representa el enigma y la picardía mucho mejor que la Mona Lisa de Leonardo.

    Comentado por: Bisiesta el 30/7/2009 a las 20:07

  • el primero, disculpe, pero está muy literal, pierde la forma juguetona que tiene en alemán. Idioma que , como bien dice Borges, es intraducible.

    Comentado por: amalia el 30/7/2009 a las 18:15

  • quizá haya sido guán virus
    el otro sabía a blog interruptus

    Comentado por: jbv a 10.710 km el 30/7/2009 a las 16:22

  • Eso ya está mejor,ves tú, ahí bien visible los poemas.Gracias,Vicente.

    Comentado por: Francisco de Escaen el 30/7/2009 a las 15:56

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

 

Nació en Elche y estudió Filosofía en Madrid. Residió ocho años en Inglaterra, donde se graduó en Historia del Arte por la Universidad de Londres y fue tres años profesor de literatura española en la de Oxford. Autor dramático, crítico y director de cine (su primera película Sagitario se estrenó en 2001, la segunda, El dios de madera, en el verano de 2010), su labor literaria se ha desarrollado principalmente -desde su inclusión en la histórica antología de Castellet Nueve novísimos poetas españoles- en el campo de la novela. Sus principales publicaciones narrativas son: Museo provincial de los horrores, Busto (Premio Barral 1973), La comunión de los atletas, Los padres viudos (Premio Azorín 1983), La Quincena Soviética (Premio Herralde 1988), La misa de Baroja, La mujer sin cabeza, El vampiro de la calle Méjico (Premio Alfonso García Ramos 2002) y El abrecartas (Premio Salambó y Premio Nacional de Literatura [Narrativa], 2007);. en  2009 publica una colección de relatos, Con tal de no morir (Anagrama), El hombre que vendió su propia cama (Anagrama, 2011) y en 2014, junto a Luis Cremades, El invitado amargo (Anagrama), Enemigos de los real (Galaxia Gutenberg, 2016). Su más reciente libro es El joven sin alma. Novela romántica (Anagrama, 2017).

 

La Fundación José Manuel Lara ha publicado en 2013 su obra poética completa, que va desde 1967 a 2012, La musa furtiva.

 

Cabe también destacar muy especialmente sus espléndidas traducciones de las piezas de Shakespeare Hamlet, El rey Lear y El mercader de Venecia; sus dos volúmenes memorialísticos El novio del cine y El cine de las sábanas húmedas, sus reseñas de películas reunidas en El cine estilográfico y su ensayo-antología Tintoretto y los escritores (Círculo de Lectores/Galaxia Gutenberg).

 

Foto: Asís G. Ayerbe

Bibliografía

 

 

 

 

 

 

 

 

Enlaces

Información sobre la película El dios de madera

Audios asociados

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres