PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

lunes, 26 de agosto de 2019

 Blog de Vicente Molina Foix

Contra el flamenco

No alcanzo a ser tan demoledoramente mordaz como Forges, que en uno de sus más memorables viñetas humorísticas representaba los últimos momentos de un condenado a muerte del siguiente modo: el hombre era acompañado hasta el patíbulo por el sacerdote, el médico y el alcaide de la prisión, pero lo que veíamos esperándole no era la horca ni el garrote vil ni la silla eléctrica, sino el estrado de un ‘tablao' flamenco en el que la función del verdugo la iban a desempeñar un cantaor y una ‘bailaora' ataviados, él con pantalón ceñido, chaleco y sombrero cordobés, y ella en un apogeo de peinetas y faralaes. Tampoco a mí me gusta lo más mínimo el flamenco ni la copla andaluza, aun sabiendo que a muchos grandes artistas de este país, de García Lorca a Vázquez Montalbán, por citar sólo dos ejemplos indiscutibles, les ha inspirado y fascinado.

    Esta impermeabilidad mía a esas músicas tan españolas me impide, sin duda, disfrutar de cantos y bailes que para otros, incluidos buenos amigos míos, constituyen obras de arte emocionante. Los defensores del flamenco, por lo demás, disponen asimismo de argumentos de peso; él último tiene que ver con María Pagés, una revolucionaria de lo suyo, a quien dos recalcitrantes me arrastraron a ver en sus recientes actuaciones del Teatro Español. Interesantísimo, en efecto, su vuelco del baile tradicional. Incapacitado total, yo, para apreciar en ella algo substancioso. Sólo cuando se interpreta la copla -por decirlo así- desacoplada, entro en el juego: por ejemplo, en los discos de Martirio y en una estupenda versión de ‘La bien pagá' que hizo Javier Alvarez.

    Y sin embargo -ya que estamos en un texto escrito a tumba abierta- confieso que me seduce mucho la zarzuela, gusto que irrita y desconcierta a aquellos de mis íntimos que son flamenquistas o flamencólogos (pues ambas especies se dan). Mientras que los atuendos pintureros o ‘macarras' que se prodigan en el flamenco y la copla los veo infaliblemente grotescos (o cuando menos ‘berlanguianos'; ¿hay que recordar la parodia de ‘Bienvenido Mr. Marshall'?), el mundo ‘demodé' y levemente ‘kitsch' de la zarzuela, sea ésta rústica, marina o eslava, lo encuentro delicioso (último ejemplo: el revival de la ‘Katiuska' de Sorozábal presentado unos pocos días en Madrid con motivo de las fiestas de San Isidro).

    La diferencia está, creo yo, en la españolada. La zarzuela pertenece a un espíritu supranacional, puesto que es una forma de la opereta similar a la que se dio en Francia, en Gran Bretaña, en Alemania y Austria, por los mismos tiempos, a menudo, como en nuestro país, con gran altura musical. Mientras que  -así lo veo yo, al menos-  el flamenco y sus derivados remiten siempre a una esencia andaluza machacona y de repertorio francamente limitado.

   Naturalmente, hay otra Andalucía, reñida con las batas de cola y el clavel reventón. Una Andalucía que yo admiro profundamente y ha dado, fuera de estereotipos, nombres de una trascendencia artística universal. En la pintura (con Velázquez, Murillo, Picasso o Gordillo). En la poesía (con Góngora, Bécquer, Juan Ramón, Aleixandre y Cernuda, por no hablar de Federico otra vez). En la música (Manuel de Falla y los dos ‘franciscos guerreros', el renacentista y el contemporáneo). En esos y otros campos creativos (la arquitectura, el cine, el teatro), Andalucía ha sido uno de los principales nutrientes del mejor arte español. Y sin castañuelas. 

[Publicado el 01/7/2009 a las 10:01]

Compartir:

Comentarios (12)

  • Este tipo escribe pavadas, que haces en no morirte de una vez?

    Comentado por: Yuki el 16/2/2010 a las 06:40

  • Caracteristico caracteristico sería mas la Jota,otra singularidad que en sus diferentes versiones está mas extendida,vamos,la baila Vicente aún que le vea la gente la Nit d´albaes.
    Los estereotipos,un amigo sevillano me decia : " No entiendo lo de la fama de la gracia sevillana,para mala folla en Sevilla ". Sin duda el folklorismo franquista,el sr. Fraga y sus secuaces en esto tambien tienen algo de culpa.

    Comentado por: maleas el 05/7/2009 a las 02:46

  • En algo estoy de acuerdo con un comentario anterior: en el imperialismo cultural andaluz, que pretende identificar sus aficiones como las españolas por antonomasia. Los que no soportamos la gracia andaluza, ni sus bailes ni sus cantes, ni la feria de abril, ni los faralaes, estamos realmente ahítos de andalucismo. Basta ya de moranquismo: nos ahogaremos.

    Comentado por: marzo el 04/7/2009 a las 17:50

  • Maleas, perdona que discrepe, el baile flamenco sí tiene raíces hindúes. Pero tienes razón, olvidé mencionar la componente judía, casi tan importante como la mora. La componente "paya" es innegable, toda vez que hace siglos que habita por estas tierras, pero creo que es lo menos "característico".

    Comentado por: provoqueen el 04/7/2009 a las 11:37

  • Penoso.
    El flamenco,ni viene de la India ni es cosa exclusiva de gitanos.En cierta ocasión hube de explicarselo a un caló:Gitanos hay en medio mundo pero el flamenco es algo propio de aquí y no se da en ninguna otra parte,es una sintesis feliz de aires moros,judios,gitanos y payos.Tal es su potencia que incluso algunos musicos de jazz clasico lo reinvidican como su ancestro,en cualquier caso son musicas hermanas.
    Castilla desprecia lo que no entiende decia el maestro Mairena.Ella y sus allegados se lo pierden.

    Comentado por: maleas el 04/7/2009 a las 10:34

  • A mí el flamenco, no me gusta nada; o por decirlo más claramente, me repugna, me revuelve las tripas. Debe ser un trauma que tengo, pero en cuanto oigo un jipío moruno de esos me entra mal cuerpo. Lo mismo me da que sea cante jondo, flamenquito, fusión o copla: no soporto nada de eso, es una imposibilidad física. Y lo curioso es que lo mismo le pasa a la mayoría de la gente con la que me trato, debe ser la latitud. Porque los andaluces se afanan en que su folclore se confunda con el de España toda, sin comprender que de Despeñaperros hacia arriba sus ritmos nos suenan a un oriente muy lejano de nuestra sensibilidad. En fin, me parece muy bien que defiendan lo suyo, pero dejen en paz al resto; por ejemplo, podrían empezar por no utilizar el concepto de copla española, o de canción española, o de baile español, a lo que son solamente manifestaciones andaluzas, exclusivamente andaluzas: es tan absurdo como hablar de sardana española, o de muñeira española.

    Comentado por: A. G. el 03/7/2009 a las 23:40

  • Me he enterado de este tema, por el comentario que puso el poeta Abelardo Martinez en el blog de la libreria Primado; entré a leer el artículo por curiosidad y la verdad se quedó corto.... Vicente Molina, un escritor de capa caída que necesite de provocaciones para estar en el candelero---Que penita Vicente.

    Comentado por: Pedro el 02/7/2009 a las 13:41

  • El arte flamenco se hunde en un ancestral pueblo nómada. Viene de la India pasando por Egipto y el Magreb, y se instala aquí sin dejar de conservar su carácter nómada y ancestral. No es exactamente una "españolada" sino una mezcla indoafricana que acaba instalándose aquí.

    No es mejor el de academia que el popular, como tampoco es mejor el palo clásico que la fusión. Pero a mi entender, lo más bonito de la copla flamenca es ese lirismo irracional, primitivo, un poco infantil y sin embargo muy profundo. Esa profundidad elemental se suele perder cuando se academiza o se pule demasiado, para mi gusto. Es difícil que Javier Alvarez consiga pueda entrar en trance como lo hacía Lola Flores.
    Pero vale, por mí, mientras no se pierda eso, todo me vale. García Lorca también lo entendía así también, creo.
    Y cuando alcanzo a comprender alguna letrilla (no desbocada por el trance casi vudú en que entra el cantaor), me encanta la sencillez de palabras y escenas expresando sentimientos hondos:

    Echame una mano prima,
    que viene mi novio a verme
    y estoy tan nerviosa que
    no sé qué vestio ponerme.

    Esta coplilla de Niña Pastori le encantaba a mi padre, quien me transmitió lo que digo arriba y me enseñó a callar cuando se arranca una garganta rota.

    ¿A qué tú me preguntas
    qué viento corre
    siendo tú la veleta
    y yo la torre?

    Sabiduría en estado puro, de autor anónimo.

    Con mirarte solamente
    comprenderás que te quiero
    y también comprenderás
    que quiero hablarte y no puedo.

    Difícilmente palabras más sencillas me harían tragar tanta saliva ¡glubs!

    Comentado por: provoqueen el 02/7/2009 a las 13:32

  • En la variedad esta el gusto, amigo anonimo, pero tachar de macarra entre otras lindezas,un traje bien masculino o femenino
    que bien sabe Vicente, se utiliza por todo el mundo en la Feria de Sevilla, en todas las romerias de España, en todas las casas de andalucia del planeta y que es un simbolo de una cultura; me parece cuanto menos un insulto y mas viniendo de alguien que conoce el sentido de las palabras y de la semantica. Lo peor es que el autor ya sabe de antemano que estas palabras le van a ocasionar problemas o cuanto menos se va a hablar de el, si no tiempo al tiempo. A mi me pueden gustar unas cosas mas que otras, pero jamas se me ocurriria destapar la tapa de los truenos en una nit de albaes en elche por ejemplo, y reirme de un angelote desenganchado de una cuerda ante el griterio y el llanto de los ilicitanos; por Dios Vicente, seamos un poco mas comedidos y respetuosos con la gente. Cada cual somos libres de pensar y opinar lo que queramos, faltaria mas; pero ciertos adjetivos y ciertas formas sobran, por que ya sabes el dicho el que escupe para arriba...

    Comentado por: Abelardo Martinez el 01/7/2009 a las 17:31

  • forges, quino, maitena, qué divina trilogía

    Comentado por: jbv a 10.710 km el 01/7/2009 a las 17:06

  • en gustos, no hay nada escrito
    mentira : ríos de tinta
    en la variedad está el gusto, etceterííísima
    lo más importante, tal vez, es que quienes cultivamos algún gusto abrumadoramente minoritario, podamos continuar haciéndolo... siempre que no se cocnviertan en especies extinguidas
    ¿como el cine, por ejemplo? (cine en salas de cine, digo, no en electrodomésticos)
    ¿como la zarzuela, por ejemplo?

    Comentado por: jbv a 10.710 km el 01/7/2009 a las 17:03

  • Como todo en esta vida Vicente, hay de todo en todas partes; en todos los sitios cuecen habas, faltaria mas (perdonar pero mi teclado ha dejado de poner acentos). Pero todavia peor que los esteorotipos de pandereta, estan las faltas de identidad de los pueblos y eso si que es triste. He vivido por mi trabajo durante años, en Elche, albatera, Cox, Orihuela, etc. Sitios que estan dentro de la Comunidad Valenciana, donde el acento es mezcla de murciano mezcla de jienense. Elche es la excepcion que habla en poquisimo grado valenciano y español en su mayoria. Toda la vega baja de Alicante, sin indentidad, sin saber si arrimarse a la Comunidad Valenciana o a Murcia y eso lo sabes mejor que yo. En Andalucia, de donde provengo y de donde me siento por vocacion y corazon, el andaluz es andaluz, sea de despeñaperros o de las marismas de Huelva. La cultura andaluza, ademas de las artes que muy bien nos has comentado, es flamenco tambien. Hay buen flamenco y mal flamenco, de charanga y pandereta y de academia, que cada cual coja el suyo o admire el que desee. Pero creo admirado Vicente, que tu articulo es cuanto menos injusto, por que el arte que nace de las raices de un pueblo se merece cuanto menos el debido respeto; aunque tienes razon cuando sabemos que ciertos estereotipos no nos gustan. En poesia, teatro o flamenco, me quedo siempre con los interpretes a menudo desconocidos y no por ello menos puros o interesantes, vayan con sombrero cordobes, faralaes o vestidos de saraguell. Los estereotipos no existen, los creamos nosotros con nuestros actos y nuestros comentarios. Un fuerte abrazo

    Comentado por: Abelardo Martinez el 01/7/2009 a las 10:31

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

 

Nació en Elche y estudió Filosofía en Madrid. Residió ocho años en Inglaterra, donde se graduó en Historia del Arte por la Universidad de Londres y fue tres años profesor de literatura española en la de Oxford. Autor dramático, crítico y director de cine (su primera película Sagitario se estrenó en 2001, la segunda, El dios de madera, en el verano de 2010), su labor literaria se ha desarrollado principalmente -desde su inclusión en la histórica antología de Castellet Nueve novísimos poetas españoles- en el campo de la novela. Sus principales publicaciones narrativas son: Museo provincial de los horrores, Busto (Premio Barral 1973), La comunión de los atletas, Los padres viudos (Premio Azorín 1983), La Quincena Soviética (Premio Herralde 1988), La misa de Baroja, La mujer sin cabeza, El vampiro de la calle Méjico (Premio Alfonso García Ramos 2002) y El abrecartas (Premio Salambó y Premio Nacional de Literatura [Narrativa], 2007);. en  2009 publica una colección de relatos, Con tal de no morir (Anagrama), El hombre que vendió su propia cama (Anagrama, 2011) y en 2014, junto a Luis Cremades, El invitado amargo (Anagrama), Enemigos de los real (Galaxia Gutenberg, 2016). Su más reciente libro es El joven sin alma. Novela romántica (Anagrama, 2017).

 

La Fundación José Manuel Lara ha publicado en 2013 su obra poética completa, que va desde 1967 a 2012, La musa furtiva.

 

Cabe también destacar muy especialmente sus espléndidas traducciones de las piezas de Shakespeare Hamlet, El rey Lear y El mercader de Venecia; sus dos volúmenes memorialísticos El novio del cine y El cine de las sábanas húmedas, sus reseñas de películas reunidas en El cine estilográfico y su ensayo-antología Tintoretto y los escritores (Círculo de Lectores/Galaxia Gutenberg).

 

Foto: Asís G. Ayerbe

Bibliografía

 

 

 

 

 

 

 

 

Enlaces

Información sobre la película El dios de madera

Audios asociados

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres