PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

sábado, 30 de mayo de 2020

 Vicente Molina Foix

Criticar como Wittgenstein

Wittgenstein desconfiaba de los adjetivos, y en una conferencia privada que dictó en Cambridge llegó a sostener delante de sus alumnos que, si fuera buen dibujante, preferiría trazar rostros con expresiones de disgusto, placer, tristeza, entusiasmo, y juzgar así una obra literaria o musical (los trazó, someramente, y están reproducidos en el tomo correspondiente de sus conferencias y conversaciones). Los adjetivos, decía el filósofo, rara vez desempeñan un papel en la operación del juicio, ya que juzgar estéticamente, según la anotación literal hecha por su discípulo más aventajado, Rhush Rees, es "un gesto que acompaña una vasta estructura de acciones imposibles de ser expresadas por un solo juicio".

Voy a proponer aquí una variante menos radical pero tal vez insólita del juicio literario, en este caso sobre la novela de Manuel de Lope ‘Otras islas' (RBA), pues sólo voy a recoger a continuación breves fragmentos extraídos de sus páginas. Al no ser yo tampoco dibujante, ni bueno ni malo, me abstengo de acumular adjetivos sobre la novela, aunque, desafiando el aviso ‘wittgensteniano' acerca de los peligros de convertir la crítica en una dependencia de la psicología, confieso la pasión que me ha inspirado su lectura y el placer de encontrar muy a menudo una prosa de tanto calibre.

 

"La humillación de toda una carrera se reflejaba en la pupila del dueño del hotel. Era una esfera negra y diminuta donde el ingeniero veía reflejado su propio fracaso hasta unos límites que aquel hombre no podía adivinar. (Página 29)

"Admiraba las sombras de su blusa un día de calor. Era una blusa de grandes flores estampadas de color malva con pequeñas salpicaduras oscuras de color sangre, como una pérdida de virginidad". (Página 41)

"El comedor se llenaba con la euforia primitiva de la especie humana cuando empieza a comer". (Página 82)

"Se comprendía que ciertas mujeres tuvieran un gusto especial por los hombre fornidos, por los héroes de gimnasio y los boxeadores. Era una especie de sinceridad de la carne. Era la misma sinceridad que hace que a las mujeres les gusten los caballos." (Página 176)

"La relación entre el dinero y el sexo era excitante. Una erección le llenó los bolsillos." (Página 214)

"Sintió una ligera erección, una turgencia perezosa y ciega, como un caracol que se despierta en el interior de la concha". (Página 218)

"Otra docena de niños esperaban su turno envueltos en sus toallas [...] Se diría que todos ellos habían sido púberes al mismo tiempo, como las flores de un mismo parterre que germinan a la vez." (Página 239)

"En pocos días el invierno se echaría encima con su mano muerta en un guante de hielo." (Página 277)

[Publicado el 29/4/2009 a las 14:45]

Compartir:

Comentarios (0)

No hay comentarios

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

 

Vicente Molina Foix nació en Elche y estudió Filosofía en Madrid. Residió ocho años en Inglaterra, donde se graduó en Historia del Arte por la Universidad de Londres y fue tres años profesor de literatura española en la de Oxford. Autor dramático, crítico y director de cine (su primera película Sagitario se estrenó en 2001, la segunda, El dios de madera, en el verano de 2010), su labor literaria se ha desarrollado principalmente -desde su inclusión en la histórica antología de Castellet Nueve novísimos poetas españoles- en el campo de la novela. Sus principales publicaciones narrativas son: Museo provincial de los horrores, Busto (Premio Barral 1973), La comunión de los atletas, Los padres viudos (Premio Azorín 1983), La Quincena Soviética (Premio Herralde 1988), La misa de Baroja, La mujer sin cabeza, El vampiro de la calle Méjico (Premio Alfonso García Ramos 2002) y El abrecartas (Premio Salambó y Premio Nacional de Literatura [Narrativa], 2007);. en  2009 publica una colección de relatos, Con tal de no morir (Anagrama), El hombre que vendió su propia cama (Anagrama, 2011) y en 2014, junto a Luis Cremades, El invitado amargo (Anagrama), Enemigos de los real (Galaxia Gutenberg, 2016), El joven sin alma. Novela romántica (Anagrama, 2017). Su más reciente libro es Kubrick en casa (Angrama, 2019).

 

La Fundación José Manuel Lara ha publicado en 2013 su obra poética completa, que va desde 1967 a 2012, La musa furtiva.

 

Cabe también destacar muy especialmente sus espléndidas traducciones de las piezas de Shakespeare Hamlet, El rey Lear y El mercader de Venecia; sus dos volúmenes memorialísticos El novio del cine y El cine de las sábanas húmedas, sus reseñas de películas reunidas en El cine estilográfico y su ensayo-antología Tintoretto y los escritores (Círculo de Lectores/Galaxia Gutenberg).

 

Foto: Asís G. Ayerbe

Bibliografía

 

 

 

 

 

 

 

 

Enlaces

Información sobre la película El dios de madera

Audios asociados

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres