PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

viernes, 5 de junio de 2020

 Vicente Molina Foix

Mi pelotazo inmobiliario (Sueño relatado 2)

Recibo una carta perfumada que lleva el membrete de la Comunidad de Madrid. La huelo y la abro. Va firmada por Esperanza Aguirre. La presidenta, escribiéndome en nombre de su gobierno, me propone la cesión gratuita de una vivienda cómoda y amplia donde por fin, pienso, podré dar cabida a toda mi biblioteca. El inconveniente del ofrecimiento es que el piso forma parte de las dependencias de la sede oficial del gobierno, aunque está situado en una parte retirada de las mismas. Vuelvo a oler la carta. La oferta me parece, en principio, limpia, ajena a cualquier tufo de corrupción; tal vez las autoridades estén dando casas gratis a los escritores de la comunidad (como se hace, o se hacía antes de la crisis, en Islandia. Pero en Islandia son pocos. ¿Cuántos escritores vivimos en Madrid, oriundos y nativos, estables o de paso, publicados e inéditos?).

     Reúno en el apartamento prestado donde vivo ahogadamente a un grupo de amigos y, antes de mostrarles la carta oficial, les explico su contenido. Ninguno quiere olerla, ninguno la lee. Sólo dos me animan a aceptar la proposición de Esperanza Aguirre; el resto se escandaliza, vaticinando que en cuanto se sepa la noticia de mi aceptación todo el mundo irá contra mí, acusándome, dice Luis, de "haberme vendido al enemigo". ¿Podré seguir escribiendo en El País? Los amigos más adversos a la idea me rodean, como policías estrechando el cerco de un delincuente. Dudo, cae la carta al suelo, se desprende de ella su aroma a nada. El nuevo piso sería el lugar soñado para mis libros, más que para mí mismo. Me despierto.

[Publicado el 08/4/2009 a las 07:30]

Compartir:

Comentarios (5)

  • Un lugar para los libros y luego tú despiertas. La responsabilidad y los sueños. Un afectuoso saludo.

    Comentado por: omar blanco el 20/4/2009 a las 16:10

  • El tema de escribir los sueños es realmente muy interesante como idea creativa.Esa especie de logorrea interior que en realidad empieza unos momentos antes de dormirse y termina poco después de despertarse es una inconmensurable fuente de inspiración y reflexión. Lamento no poseer personalmente el arte de transformar todo eso en algo legible e interesante para otros...

    Comentado por: amalia el 14/4/2009 a las 07:12

  • Sólo hasta cierto punto, o sea en parte, a todos nos asiste alguna razón que vendría a justificar cualquier equívoco en nuestro proceder. Pero si esto fuera insuperable, inamovible, ¿valdría la pena leer o escribir?

    Ser partidistas, hacer piña como dicen ahora, a mí me parece menguar, ser menos y no más.

    Gracias por compartir sus ensoñaciones.

    Salud

    Comentado por: francesca el 10/4/2009 a las 11:25

  • Esto está muy bien.Mezclar suenios con pensamientos.
    Es lo más prístino que puede imaginarse.
    Nadie puede estar en contra de un suenio!
    Ni corregirlo, ni criticarlo.
    Los pensamientos que se pueden "colar" en la vigilia están protegidos por la indiscutibilidad onírica!

    Comentado por: amalia el 10/4/2009 a las 00:40

  • Nada te hace ser menos. Todo te hace ser más. De tal manera que está muy bien que uno se limite y se centre en ser lo que es: menos que en la otra casa y más de lo que podrá nunca descubrir en la que le cae encima.

    Saludos cordiales.

    Comentado por: lectura real / lectura estimada (sin escrituras) el 08/4/2009 a las 17:49

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

 

Vicente Molina Foix nació en Elche y estudió Filosofía en Madrid. Residió ocho años en Inglaterra, donde se graduó en Historia del Arte por la Universidad de Londres y fue tres años profesor de literatura española en la de Oxford. Autor dramático, crítico y director de cine (su primera película Sagitario se estrenó en 2001, la segunda, El dios de madera, en el verano de 2010), su labor literaria se ha desarrollado principalmente -desde su inclusión en la histórica antología de Castellet Nueve novísimos poetas españoles- en el campo de la novela. Sus principales publicaciones narrativas son: Museo provincial de los horrores, Busto (Premio Barral 1973), La comunión de los atletas, Los padres viudos (Premio Azorín 1983), La Quincena Soviética (Premio Herralde 1988), La misa de Baroja, La mujer sin cabeza, El vampiro de la calle Méjico (Premio Alfonso García Ramos 2002) y El abrecartas (Premio Salambó y Premio Nacional de Literatura [Narrativa], 2007);. en  2009 publica una colección de relatos, Con tal de no morir (Anagrama), El hombre que vendió su propia cama (Anagrama, 2011) y en 2014, junto a Luis Cremades, El invitado amargo (Anagrama), Enemigos de los real (Galaxia Gutenberg, 2016), El joven sin alma. Novela romántica (Anagrama, 2017). Su más reciente libro es Kubrick en casa (Angrama, 2019).

 

La Fundación José Manuel Lara ha publicado en 2013 su obra poética completa, que va desde 1967 a 2012, La musa furtiva.

 

Cabe también destacar muy especialmente sus espléndidas traducciones de las piezas de Shakespeare Hamlet, El rey Lear y El mercader de Venecia; sus dos volúmenes memorialísticos El novio del cine y El cine de las sábanas húmedas, sus reseñas de películas reunidas en El cine estilográfico y su ensayo-antología Tintoretto y los escritores (Círculo de Lectores/Galaxia Gutenberg).

 

Foto: Asís G. Ayerbe

Bibliografía

 

 

 

 

 

 

 

 

Enlaces

Información sobre la película El dios de madera

Audios asociados

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres