PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

lunes, 26 de agosto de 2019

 Blog de Vicente Molina Foix

Electra sin los dioses

Foto: Jero Morales

Electra es, junto a Medea, Antígona o Fedra, una de las heroínas que más ha inspirado a los dramaturgos posteriores a la tríada de grandes trágicos griegos.

Por hablar sólo del siglo XX, autores como Eugene O´Neill, Hugo von Hofmannsthal, Jean Giraudoux, Jean-Paul Sartre, Marguerite Yourcenar o Virgilio Piñera volvieron al fundamento de los trágicos helenos para reelaborar, cada uno a su modo y tomando como modelo principalmente a Sófocles y a Esquilo, el personaje de la atribulada princesa y su contexto.

     Al escribir la obra ahora estrenada en el Teatro Romano de Mérida partí con amplia libertad de concepto y forma de la variante argumental de Eurípides, desarrollando una tragedia familiar que rememora hechos de la antigüedad sin perder resonancia en nuestra conciencia contemporánea. Junto al personaje titular de la atribulada hija de reyes movida por un impulso moral superior al de la venganza, late el espíritu de la casa de los Atridas afectando a los demás protagonistas, Orestes, Clitemnestra, el Ayo o el labrador al que he llamado Alceo, que introducen un elemento cómico.

     Corifeos y dioses han desaparecido de esta Electra, en la que el ansia de justicia, la lucha del poder, las diferencias sociales, la mentira y un profundo amor a veces malsano constituyen la trama celeste de un mundo de criaturas terrenas.

 

Foto: Jero Morales

 

Foto: Jero Morales 

 

La obra teatral Electra estará en cartel en Mérida hasta el domingo 29 de julio, dirigida por José Carlos Plaza e interpretada, en los principales papeles, por Ana Belén, Julieta Serrano, Fran Perea, Carlos Alvárez-Novoa y Juan Fernández.

 

[Publicado el 26/7/2012 a las 09:30]

Compartir:

Comentarios (1)

  • RAÚL LOSAÑEZ

    El público de Mérida acudió masivamente al Teatro Romano para ver el estreno de Electra, de Eurípides, en un montaje en el que José Carlos Plaza ha vuelto a contar con Ana Belén y Fran Perea en los papeles protagonistas, aún con el vivo recuerdo del trabajo que ya hicieran para este mismo director en Fedra, también representada en este festival hace cinco años.

    Las diferencias entre aquella Fedra y esta Electra, no obstante, empiezan pronto a manifestarse en el punto de arranque literario. Si la versión de aquella, firmada por Juan Mayorga, supo con gran acierto escarbar en las pasiones humanas para presentar intacta una gran tragedia sobre la pasión, esta Electra de Vicente Molina Foix –que sí intenta también incidir en los aspectos más humanos de la obra– no logra que la acción se centre poderosamente en los sentimientos de justicia, rencor o venganza que mueven a los personajes.

    Es verdad que la obra alcanza algunos momentos de intensidad, pero para entonces el espectador ya se encuentra fuera de situación, ajeno casi al devenir de la trama. Podría decirse que el texto peca un poco de plano, de soso.
    Plaza aprovecha bien la enormidad del espacio para dar movimiento a sus actores en una sugerente escenografía que aúna austeridad y filigrana con eficacia y que concede al espectáculo un innegable atractivo sensorial, que se incrementa por el exquisito uso –para crear una atmósfera y no para reclamar la atención– del sonido y la música. El director, además, se permite alguna audacia representativa que resuelve con el dominio técnico que le otorgan sus muchos años de oficio, como es el hecho de superponer dos escenas distintas para exponer, a un tiempo, el asesinato de Egisto a manos de Orestes y ese mismo hecho narrado por el personaje de Ayo, previamente transformado y glorificado en su mente.
    Ana Belén, como la vengativa Electra, y Fran Perea, en el papel del atormentado Orestes, hacen un correcto trabajo como protagonistas. Están secundados por Julieta Serrano, muy aplaudida en su convincente composición de Clitemnestra, Juan Fernández, que lleva excesivamente a su personaje –el sencillo campesino Alceo– hasta las fronteras del gracioso del teatro áureo, y Carlos Álvarez Novoa, que está simplemente genial como el Ayo.

    ‘Electra’. Autor: Eurípides. Director: J. C. Plaza. Intérpretes: Ana Belén, Fran Perea, Julieta Serrano.

    Comentado por: Raúl Losañez el 07/8/2012 a las 12:51

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

 

Nació en Elche y estudió Filosofía en Madrid. Residió ocho años en Inglaterra, donde se graduó en Historia del Arte por la Universidad de Londres y fue tres años profesor de literatura española en la de Oxford. Autor dramático, crítico y director de cine (su primera película Sagitario se estrenó en 2001, la segunda, El dios de madera, en el verano de 2010), su labor literaria se ha desarrollado principalmente -desde su inclusión en la histórica antología de Castellet Nueve novísimos poetas españoles- en el campo de la novela. Sus principales publicaciones narrativas son: Museo provincial de los horrores, Busto (Premio Barral 1973), La comunión de los atletas, Los padres viudos (Premio Azorín 1983), La Quincena Soviética (Premio Herralde 1988), La misa de Baroja, La mujer sin cabeza, El vampiro de la calle Méjico (Premio Alfonso García Ramos 2002) y El abrecartas (Premio Salambó y Premio Nacional de Literatura [Narrativa], 2007);. en  2009 publica una colección de relatos, Con tal de no morir (Anagrama), El hombre que vendió su propia cama (Anagrama, 2011) y en 2014, junto a Luis Cremades, El invitado amargo (Anagrama), Enemigos de los real (Galaxia Gutenberg, 2016). Su más reciente libro es El joven sin alma. Novela romántica (Anagrama, 2017).

 

La Fundación José Manuel Lara ha publicado en 2013 su obra poética completa, que va desde 1967 a 2012, La musa furtiva.

 

Cabe también destacar muy especialmente sus espléndidas traducciones de las piezas de Shakespeare Hamlet, El rey Lear y El mercader de Venecia; sus dos volúmenes memorialísticos El novio del cine y El cine de las sábanas húmedas, sus reseñas de películas reunidas en El cine estilográfico y su ensayo-antología Tintoretto y los escritores (Círculo de Lectores/Galaxia Gutenberg).

 

Foto: Asís G. Ayerbe

Bibliografía

 

 

 

 

 

 

 

 

Enlaces

Información sobre la película El dios de madera

Audios asociados

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres