PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 21 de agosto de 2019

 Blog de Vicente Molina Foix

Doctor Gómez

Cuando apareció por Madrid, en los primeros años 70, algunos le tomaron por un impostor. Decía ser de Huelva y venir de Alemania, acreditando entonces, por encima de un casi inapreciable deje andaluz, un germanismo de gustos y de gestos. Un día fue a visitar a Juan Benet en su domicilio de la calle Pisuerga, y contaba el autor de ‘Volverás a Región' que el desconocido, en cuanto entró en el salón y vio al fondo un mueble de inspiración ‘bauhasiana' que el ingeniero se había hecho construir -según diseño propio- por un carpintero leonés, puso más atención en el aparador que en la dramaturgia de Benet, motivo primordial de la visita. Siempre he lamentado que José Luis Gómez, el visitante de la casa del Viso, no llegara a montar ninguna de las comedias benetianas, ‘Anastas' en particular, que tan bien le cuadraban por su expresionismo grotesco.

     Pronto quedó de manifiesto que aquel hombre formado en Alemania no era un impostor. Yo recuerdo haberle descubierto casi simultáneamente, y con asombro, actuando y dirigiendo en teatro un insólito ‘Kaspar' de Peter Handke, y como protagonista inolvidable del ‘Pascual Duarte' que filmó en 1975 Ricardo Franco. Esa excelente película, por la que el debutante Gómez recibió el premio de interpretación en el festival de Cannes, le consagraría muy merecidamente en una carrera de alternancia constante entre el escenario y los platós que llega hasta hoy mismo; recordemos su última interpretación -muy rica de matices y composición- de transformista sexual en ‘Todo lo que tú quieras', de Achero Mañas. Gómez siempre aspira a la mayor altura de lo difícil, algo que señala al artista. Hoy ya no sorprendería tanto, pero oírle en el lingüísticamente monocorde cine español de 1975 el trabajado y convincente acento extremeño de su Pascual Duarte era el aviso innegable de que allí había un actor singular.

   Pero también sabemos que la singularidad y la ambición no son cantidades bien valoradas por el gusto predominante en nuestro país. Y así, a veces, he oído el comentario de que José Luis Gómez ‘interpreta' demasiado, o de que su histrionismo de gran clase es bueno para el teatro pero da el cante en el cine. Tópicos miserables que aún arrastramos. En ‘Sonámbulos' de Gutiérrez Aragón, en ‘Beltenebros' de Pilar Miró, en ‘Los abrazos rotos' de Almodóvar, por citar tres ejemplos, Gómez se dejaba notar, como conviene al perfil exaltado de sus personajes, logrando sin embargo que la notable ‘gomezidad' de su impronta nunca se impusiera ni desvirtuase el trazo dramático marcado por los directores.

     Ahora, en una iniciativa infrecuente que dice también mucho de nuestra carencia cultural, la Universidad Complutense le acaba de investir como doctor Honoris Causa, y verle disfrazado de figurón académico ha sido una extensión más del variado guardarropía del histrión. Gran Bretaña, que tantísimas clases no-académicas tiene que darnos en materia teatral, distingue con frecuencia a sus grandes actores, les ennoblece, les aplaude en ocasiones sólo con que aparezcan sobre las tablas, apaga en señal de duelo las luces de la capital cuando alguno eximio muere, como hizo con Laurence Olivier. Quizá todo provenga no de una predisposición genética del espíritu inglés sino de aquello que Shakespeare puso en boca de Hamlet ante la ‘troupe' de actores ambulantes, recordándoles antes de su función en el palacio de Elsinor que la finalidad del teatro "fue, cuando nació, y sigue siendo, servir de espejo a la naturaleza, mostrar a la virtud sus dimensiones, a la estupidez su verdadero rostro, y a cada época y a cada cuerpo social sus señales de reconocimiento".

    Tuve el privilegio de poder escucharle a José Luis una y otra vez, incansablemente, en los ensayos y las funciones del teatro María Guerrero, ese parlamento y el resto del ‘Hamlet' shakesperiano que yo mismo había traducido cuando la obra se montó espléndidamente en 1989 por José Carlos Plaza, con bellísima escenografía y vestuario de Gerardo Vera. Muchos han sido después los avatares de Gómez, entre los que destaca lógicamente la creación del teatro de la Abadía en una antigua iglesia del madrileño barrio de Argüelles que no parecía destinada a ser templo de la musa Talía. Sólo hay algo, en su larga carrera de director y actor, que le reprocho, en un acto de ‘wishful thinking'. Me refiero al deseo insatisfecho de haberle visto encarnar roles que ya no podrá hacer por edad o no sabemos si ha deseado hacer. No le veremos de arrebatado Marco Antonio al lado de la sabia Cleopatra de Shakespeare, ni como príncipe Hal de los Enriques IV y V del mismo autor, aunque sí podría ser, con un relleno, Sir John Falstaff. Seguiré soñando con un Volpone o un Próspero de Gómez, y con los Molière de Gómez (un Tartufo, un avaro, un burgués gentilhombre), porque ahora que nuestro hombre es doctor podemos decir que se trata de un eminente trágico dotado de una comicidad natural con la que podríamos estar riendo años y años en ese futuro tan aciago que se nos vaticina.

[Publicado el 28/3/2011 a las 10:44]

Compartir:

Comentarios (0)

No hay comentarios

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

 

Nació en Elche y estudió Filosofía en Madrid. Residió ocho años en Inglaterra, donde se graduó en Historia del Arte por la Universidad de Londres y fue tres años profesor de literatura española en la de Oxford. Autor dramático, crítico y director de cine (su primera película Sagitario se estrenó en 2001, la segunda, El dios de madera, en el verano de 2010), su labor literaria se ha desarrollado principalmente -desde su inclusión en la histórica antología de Castellet Nueve novísimos poetas españoles- en el campo de la novela. Sus principales publicaciones narrativas son: Museo provincial de los horrores, Busto (Premio Barral 1973), La comunión de los atletas, Los padres viudos (Premio Azorín 1983), La Quincena Soviética (Premio Herralde 1988), La misa de Baroja, La mujer sin cabeza, El vampiro de la calle Méjico (Premio Alfonso García Ramos 2002) y El abrecartas (Premio Salambó y Premio Nacional de Literatura [Narrativa], 2007);. en  2009 publica una colección de relatos, Con tal de no morir (Anagrama), El hombre que vendió su propia cama (Anagrama, 2011) y en 2014, junto a Luis Cremades, El invitado amargo (Anagrama), Enemigos de los real (Galaxia Gutenberg, 2016). Su más reciente libro es El joven sin alma. Novela romántica (Anagrama, 2017).

 

La Fundación José Manuel Lara ha publicado en 2013 su obra poética completa, que va desde 1967 a 2012, La musa furtiva.

 

Cabe también destacar muy especialmente sus espléndidas traducciones de las piezas de Shakespeare Hamlet, El rey Lear y El mercader de Venecia; sus dos volúmenes memorialísticos El novio del cine y El cine de las sábanas húmedas, sus reseñas de películas reunidas en El cine estilográfico y su ensayo-antología Tintoretto y los escritores (Círculo de Lectores/Galaxia Gutenberg).

 

Foto: Asís G. Ayerbe

Bibliografía

 

 

 

 

 

 

 

 

Enlaces

Información sobre la película El dios de madera

Audios asociados

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres