PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

martes, 16 de julio de 2019

 Blog de Jesús Ferrero: Cielos e Infiernos

La cabeza de Murnau (4) Tangos, calambrazos, aviones de Mongolia Exterior, damas de la dinastía Ming...

La cabeza restaurada

Intenté fugarme de nuevo, pero los hombres de negro me atenazaron, me arrastraron fuera del cine y me condujeron a mi propia casa para recuperar la cabeza de Murnau. El calor africano que envolvía la ciudad había hecho milagros y he aquí que la calavera de Murnau había recobrado su tamaño original. Los alemanes se sorprendieron ante el prodigio. Les tranquilicé susurrando con amable y aterciopelada voz:

-Las altas temperaturas han inflamado la cabeza de nuestro adorado y ya no va a hacer falta utilizar productos regeneradores que además son muy caros.

-Perfecto, ¿tiene en su casa alguna nevera portátil?

-La tengo.

-Pues meta en ella la cabeza y pongámonos en marcha.

 

Como en una ópera de dos centavos


Obedecí sus órdenes y pregunté:

-¿Puedo saber a dónde vamos?

-¿No lo adivina? A Berlín, al gran Berlín, al dulce, febril y festivo Berlín; al Berlín eterno, al Berlín tétrico y vil; al Berlín de siempre, al Berlín de la vida y la muerte; al Berlín de la puerta de Brandenburgo y el París Bar; al Berlín del tango, el tecno y el chachachá; al Berlín de la belleza y la maldad; al Berlín de Marlene Dietrich y algunos más. ¿No siente ya un calor especial, un calor irreal, un calor que da vértigo? ¿No lo siente ya?


Uno de los hombres se puso a bailar conmigo mientra el otro cantaba un tango:


Corrientes y calambrazos

siento en el ascensor

que me sube al cadalso

en lo alto, alto, alto

del hotel, hotel Edén...

Corrientes y calambrazos

siento en el ascensor...


-¿Es una canción de terror? -pregunté mientras bailaba muy pegado a mi opresor.

-No. Es una canción de amor. La cataba mi abuela en el año 24.

-¿Dónde?

-Pues en el salón de baile del hotel Edén. Desde sus ventanales se veía el Tiergarten.


Pensé que o bien me hallaba ante dos locos o bien se estaban burlando de mí. Me aparté del policía que bailaba conmigo y rugí:

-¿Puedo saber cómo se llaman ustedes?

El más delgado de los dos, que tenía la cara cuadrada, ojos negros y la nariz como el pico de un cuervo contestó:

-Yo me llamo Mog.

El otro, rubio y de ojos grises y mortecinos dijo:

-Yo me llamo Mek.

-¿Mog y Mek? No creo que haya gente que pueda llamarse así, ni siquiera en Alemania -les advertí.

Ellos se echaron a reír mientras cataban.


Yo me llamo Mog, yo me llamo Mek,

¿y usted cómo se llama

si es que se puede saber?

¿No nos va a decir,

camarada,

que se llama como Cristo

y se apellida Smith?



-¿Y por qué no puedo

llamarme así?

¿Está prohibido? -canté.


Ellos recibieron con júbilo mi respuesta y cantaron a la vez:


Yo me llamo Mog, yo me llamo Mek

y él se llama Smith.

Qué bien, qué bien, qué bueno,

y nos vamos los tres a Berlín.


Avión de Mongolia y belleza oriental


Los hombres de negro me empujaron hacia la calle, me metieron en su coche y salimos a toda velocidad de Madrid, en dirección al aeródromo de Cuatrovientos. No sabía entonces que me esperaba un viaje alucinante junto a aquellos dos hijos de infierno.

Llegamos al aeródromo. El sol caía a plomo sobre la pista y ante nosotros se veían algunas avionetas destartaladas y un único avión azul y negro, en el que decía, con grandes letras amarillas:

MONGOLIAN AIRLINES/ FOREIGN SERVICE


Con gran violencia me arrastraron hacia el avión. Al final de la escalera nos esperaba una azafata de gran belleza. Parecía una damisela de la dinastía Ming.

[Publicado el 06/8/2015 a las 11:08]

[Etiquetas: La cabeza de Murnau]

Compartir:

Comentarios (10)

  • Gracias, Antonio. Lo siento por las barreras, es norma de la casa. Hay cantidad de invasiones.

    Comentado por: Jesús Ferrero el 12/8/2015 a las 16:18

  • Quiero decir que dejé de escribir comentarios aquie en estos blogs porque lo poneis muy dificil cn tantocapcha hemails de confirmación y tal

    Comentado por: Antonio Larrosa el 12/8/2015 a las 13:56

  • Señor Ferrero, Me alegro de haber vuelto por estos blogs. Hace mucho tiempo que no lo hacía. El caso es que de usted , por aquel tiempo lei dos novelas Belver. yim y Opium y no vi ninguna otra de usted en ninguna libreria por lo que pensé que dejó de escribir como ha pasado con muchos otros. Me alegra saber que sigue en la brecha y me alegro porque es usted un maestro genial en la literatura y por ejemplo este blog me ha impresionado mucho. Un saludo de un aficionado .

    Comentado por: Antonio Larrosa el 12/8/2015 a las 13:53

  • muy buen texto muy interesante es la primera ves que he leido su texto y ya me cautivo felicidades

    Comentado por: isabel pastor el 12/8/2015 a las 06:37

  • Gracias, Lara, por entrar en esta casa.Feliz verano.

    Comentado por: Jesús Ferrero el 07/8/2015 a las 23:30

  • Saludos, Nora y felices días en La Laguna donde di uno de los cursos más hermosos de mi vida,

    Comentado por: Jesús Ferrero el 07/8/2015 a las 23:27

  • Buen texto.
    Saludos desde La Laguna Tenerife

    Comentado por: Nora el 07/8/2015 a las 02:01

  • Exelente texto Sr. Fierro.
    Le confieso apenas hoy le conosco y me ha cautivado, mi admiracion para ustd.

    Comentado por: sarai lara martinez el 07/8/2015 a las 01:20

  • Gracias, Anastasia, como verás, sólo quiero divertirme en este verano tan tórrido, tan infernal. Abrazos.

    Comentado por: Jesús Ferrero el 06/8/2015 a las 22:11

  • Maravilloso texto !
    Felicidades sr.Ferrero

    Comentado por: Anastasia Babalouka el 06/8/2015 a las 17:10

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Jesús Ferrero nació en 1952 y se licenció en Historia por la Escuela de Altos Estudios de París. Ha escrito novelas como Bélver Yin (Premio Ciudad de Barcelona), Opium, El efecto Doppler (Premio Internacional de Novela), El último banquete (Premio Azorín), Las trece rosas, Ángeles del abismo, El beso de la sirena negra, La noche se llama Olalla, y El hijo de Brian Jones (Premio Fernando Quiñones), y Doctor Zibelius, de reciente aparición. También es el autor del ensayo Las experiencias del deseo. Eros y misos, galardonado con el premio Anagrama, y del poemario Las noches rojas (Premio Internacional de Poesía Barcarola).

Es asimismo guionista de cine en español y en francés, y firmó con Pedro Almodóvar el guión de Matador. Colabora habitualmente en el periódico El País como crítico literario, y como reportero en National Geographic.

Su obra ha sido traducida a quince idiomas, incluido el chino. 

Bibliografía

Las abismales. Premio de novela Café Gijón (Siruela, 2019)

 

 

 

Nieve y neón (Siruela, 2015) 

 

Doctor Zibelius (Algaida, 2014)

La noche se llama Olalla. (Siruela 2013)
La noche se llama Olalla

El hijo de Brian Jones (Alianza Editorial, 2012)
El hijo de Brian Jones

 Balada de las noches bravas. (Siruela, 2010)
 

Las experiencias del deseo. Eros y misos (Anagrama, 2009)

Vídeos asociados

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres