PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

lunes, 20 de mayo de 2019

 Blog de Jesús Ferrero: Cielos e Infiernos

La cabeza de Murnau (3) Aire de comedia

Alguien llama a la puerta


He confesado en los capítulos anteriores que robé la cabeza de Murnau y la reduje a su mínima esencia. Ya saben, Friedrich Wilhelm Murnau, el mítico director de Nosferatu, de Amanecer, de Tabú, aquel que según dicen murió en un accidente de trafico mientras practicaba ejercicios afrodisíacos con su mayordomo filipino, que conducía el auto. Y también he confesado que no mucho después llegaron a mi casa dos hombres de la policía alemana. Pues bien, uno de los hombres estaba a punto de quemarme los ojos con su mechero cuando sonó el timbre de mi casa. Los policías me miraron desconcertados. Uno de ellos me preguntó:

-¿Quién puede ser?

-No lo sé -contesté-. Lo mejor sería averiguarlo.

-De eso nada. Usted no se va a mover de donde está.

-Puede que sea el cartero -murmuré-, y convendría que abriese la puerta.

-¿Por qué?

-Espero un paquete con un producto necesario para devolver a su estado original la cabeza de Murnau -dije mintiendo.

-Está bien, vaya a abrir, pero no intente maniobras extrañas, porque lo pagará caro.


Regalo milagroso


Bajé las escaleras, crucé el largo pasillo que conducía a la entrada del inmueble y comprobé que efectivamente era el cartero. Por descontado que no me traía ningún producto químico, me traía sencillamente un libro. ¿De Murnau? No, en modo alguno (la vida no suele ser tan simétrica como las novelas). Se trataba de un libro de aforismos titulado Aire de comedia, de Ramón Eder. El regalo provocó en mí un milagro: me olvidé de los policías y comencé a leerlo en el portal. Algunos aforismos me sedujeron de inmediato porque tenían mucho que ver con el momento que estaba pasando:


Los pequeños abismos son los más peligrosos porque son en los que caemos.


Qué difícil es perdonar al que hemos ofendido.


Las cloacas también tiene sus sirenas.


Toda la historia universal ha sido necesaria para que estés donde estás ahora mismo leyendo este libro.


Asombrosamente podemos ser dichosos con la muerte pisándonos los talones.


La vida es una ficción basada en hechos reales.


Alemania es un país que no cabe en sus fronteras.


Hay un tipo de generosidad que consiste en regalar nuestra ausencia.


El libro me da ideas


Tras la lectura me acordé de los policías que me aguardaban en mi propia casa y empecé a hacerme preguntas: ¿Me hallaba en un pequeño abismo o en uno más bien grande? ¿Sería capaz de perdonar a los que estaban ofendiendo? ¿Los dos hombre de negro serían faunos de las cloacas? ¿Toda la historia universal había sido necesaria para que me ocurriera lo que me estaba ocurriendo? ¿Por qué me sentía tan dichoso si era un hombre claramente amenazado? ¿Mi vida era una ficción basada en hechos reales y a la vez totalmente irreales? ¿Alemania era un país que no cabía en sus fronteras como la cabeza de Murnau que yo tenía en mi casa y como los policías que me amenazaban? Si había formas de generosidad basadas en regalar nuestra ausencia, ¿no era esa la generosidad que yo tenía que practicar con los hombres de negro?, me pregunté finalmente. Fue como ver la luz en mitad del túnel: salí corriendo de portal y me perdí por Madrid.


Un amor de Miguel Strogoff


Estaba anocheciendo cuando me oculté en un cine donde reponían una de las películas más fascinantes de todos los tiempos: El sueño de Orlopendo.

Me hallaba ya sumergido en las tribulaciones de Orlopendo y sus amores prohibidos con Miguel Strogoff cuando dos manos se posaron en mi espada: eran de nuevo los hombres de negro. Un instante después sus bocas se pegaron a mis orejas para susurrarme a la vez:

-Buenos noches, amigo. ¿Tendría usted la bondad de acompañarnos o quiere que le metamos dos agujas en los oídos?

Abracé el libro que llevaba conmigo como si se tratase de un talismán y me preparé para lo peor.


[Publicado el 27/7/2015 a las 10:16]

[Etiquetas: La cabeza de Murnau]

Compartir:

Comentarios (7)

  • Gracias, Elizabeth, saludos desde Madrid.

    Comentado por: Jesús Ferrero el 08/8/2015 a las 11:25

  • Hola sr. Jesús Ferrero soy Elizabeth
    me encantaron su textos pero mas el de "regalo milagroso" es muy realista y explica como realmente somos o es la vida
    tiene una increíble mente y ciertamente tiene mucha razón en la frase del" tipo de generosidad es regalando nuestra ausencia" hay veces que tenemos q perder tiempo asía algo e alguien q realmente no lo merece ni lo necesita gracias por esa lección la vida es un sueño q lo matas al despertar
    un saludo y un abrazo desde Tehuacán

    Comentado por: elizabeth mendoza mejia el 05/8/2015 a las 00:32

  • Muchisimas Gracias por todo !
    Un cordial saludo desde Levadia.

    Comentado por: Anastasia Babalouka el 29/7/2015 a las 17:10

  • He ido cinco veces a Delfos, así que he debido de pasar cerca de Levadia. Como siempre que voy a Grecia paso por Delfos, tendré en cuenta tus palabras, y lo mismo te digo si pasas por Madrid. Sí, malos tiempos para la lírica, y pero aún peor para las ideas. Avanzamos hacia el grado cero del pensamiento.

    Comentado por: Jesús Ferrero el 29/7/2015 a las 11:58

  • Hola,Estas invitado en la segunda patria, en mi ciudad que se llama Levadia(central Grecia,entre Atenas y Delfos).
    Sobre el asunto(Varoufakis)puedo decir:Malos tiempos para ideas!

    Comentado por: Anastasia Babalouka el 28/7/2015 a las 17:00

  • Gracias, amiga. Estudié helenismo en París y considero que Grecia es mi segunda patria. Me duele lo que está ocurriendo. ¿Cómo se vive la vida cotidiana? ¿Crees que el proyecto que tenía en mente Varoufakis era el correcto o te parece una insensatez?

    Comentado por: Jesús Ferrero el 28/7/2015 a las 12:12

  • Sr.Ferrero,me encantan tus textos.
    Felicidades.
    Un cordial saludo desde Grecia.

    Comentado por: Anastasia Babalouka el 27/7/2015 a las 17:16

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Jesús Ferrero nació en 1952 y se licenció en Historia por la Escuela de Altos Estudios de París. Ha escrito novelas como Bélver Yin (Premio Ciudad de Barcelona), Opium, El efecto Doppler (Premio Internacional de Novela), El último banquete (Premio Azorín), Las trece rosas, Ángeles del abismo, El beso de la sirena negra, La noche se llama Olalla, y El hijo de Brian Jones (Premio Fernando Quiñones), y Doctor Zibelius, de reciente aparición. También es el autor del ensayo Las experiencias del deseo. Eros y misos, galardonado con el premio Anagrama, y del poemario Las noches rojas (Premio Internacional de Poesía Barcarola).

Es asimismo guionista de cine en español y en francés, y firmó con Pedro Almodóvar el guión de Matador. Colabora habitualmente en el periódico El País como crítico literario, y como reportero en National Geographic.

Su obra ha sido traducida a quince idiomas, incluido el chino. 

Bibliografía

Las abismales. Premio de novela Café Gijón (Siruela, 2019)

 

 

 

Nieve y neón (Siruela, 2015) 

 

Doctor Zibelius (Algaida, 2014)

La noche se llama Olalla. (Siruela 2013)
La noche se llama Olalla

El hijo de Brian Jones (Alianza Editorial, 2012)
El hijo de Brian Jones

 Balada de las noches bravas. (Siruela, 2010)
 

Las experiencias del deseo. Eros y misos (Anagrama, 2009)

Vídeos asociados

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres