PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

jueves, 13 de agosto de 2020

 Jesús Ferrero: Cielos e Infiernos

Naturaleza muerta

 

 Internet es una gran exposición flotante. ¿De qué?

 

Expone mercancías que no puedes tocar: expone fotografías, datos, actitudes, tendencias, personajes, teorías más o menos congeladas, políticas más o menos muertas.


Es una especie de artefacto que se dedica a exponer, como un supermercado más que como un museo, si bien eso que expone ni siquiera lo puedes consumir simbólicamente porque en el momento de aparecer está en sí mismo consumido, está extinguido. Internet es en realidad un gran expositor de extinciones. Algo parecido a la pornografía: catálogo estereotipado del sexo extinguido más que del sexo vivo o revivido.


Hemos pasado de la naturaleza viva a la naturaleza muerta. Comparado con el libro que vive y revive en las manos del lector, el libro digital es el libro muerto. El libro despojado de Eros. ¿Y si a la literatura le estuviese pasando lo mismo?


Por definición lo que se expone es siempre una imagen de la muerte: es algo muerto.


Exponemos naturaleza muerta. Los parques temáticos en que se están convirtiendo las ciudades son eso: naturaleza muerta y concebida para personajes que al contemplar esos lugares, convertidos en no lugares, contemplan su propia muerte. ¿Por anticipado? No, contemplan su propia muerte en presente.


Ahora pasear por los centros más emblemáticos de las ciudades es como pasear por un decorado, por un simulacro. La ciudad convertida en simulacro de sí misma.


Algo nos está condenando a no poder salir de un presente muerto.


La vida está en otra parte: en las personas que conoces, en los libros que llevas contigo, en los que aún no has escrito, en los que viajan en tu maleta, en los que te pasan los amigos, con sus huellas y sus notas a lápiz. Ayer, mientras tomaba una copa, un amigo me pasó La agonía de Eros, de Byung-Clul Han. Un buen libro de un buen discípulo de Baudrillard, os lo recomiendo. No es nada ajeno a lo que estoy diciendo.


La primera vez que entré en las redes sociales me parecieron galerías inmovilizadas en las que cada internauta iba configurando su pequeño panteón de mierda. Y las primeras sensaciones suelen ser las más certeras. Ahora ya me he acostumbrado y participo en ellas. Soy un fantasma entre otros fantasmas.


El mundo es un holograma. 

[Publicado el 30/11/2014 a las 11:04]

[Etiquetas: Internet, Situación crítica]

Compartir:

Comentarios (17)

  • "Naturaleza Muerta"En la actualidad Internet es una herramienta muy útil pues nos permite en cuestión de segundos tener a la mano información de todo tipo,aunque esto causa confusión entre los lectores debido a que en muchas ocasiones es difícil validar la información porque es un dispositivo electrónico quien te lo esta informando y no un libro o documento impreso aunque también estos se equivoquen pues somos seres humanos.
    Es cierto que esta herramienta se vuelve un circulo vicioso en el cual los seres humanos se envuelven y se pierde la comunicación visual y oral.
    Sin embargo no dejo de reconocer la gran herramienta que es y que nos simplifica muchas actividades,nos lleva a lugares desconocidos nos permite encontrar familiares y amigos entre otras muchas cosas aunque estas en ocasiones se queden en el olvido.

    Comentado por: Alicia Franco el 15/1/2015 a las 14:36

  • Estimados amigos, no es mi propósito negar todas las virtudes de la red,a menudo ampliamente mitificada. A veces he buscado información sobre autores muy olvidados y no he encontrado prácticamente nada. Es un mito pensar que Internet lo recoge todo. Internet es una forma de informar y una forma de olvidar.

    Comentado por: Jesús Ferrero el 13/12/2014 a las 16:04

  • Naturaleza muerta, sin duda alguna un tema que sea cerca a lo que tratamos en realidad, en lo que ahora es nuestra realidad. Tratamos siempre de pertenecer, es algo de humanos, de instintos... sin embargo el pertenecer a estas nuevas genaraciones que se ven inmersas en el internet y las redes sociales conlleva una gran responsabilidad, en cuanto al uso que les damos y la participación que tenemos en ellas; porque realmente somos nosotros quienes debemos ser activos, objetivos, en otros terminos mas simples somos nosotros quienes debemos participar en ellas y no ellas (redes sociales) en nosotros abriendoles camino para que se conviertan en protagonistas de nuestra vida. Porque si esa es nuestra actual realidad, ¿entonces que somos nosotros? ¿en serio somos fantasmas? yo prefiero creer que no, yo creo firmemente que somos porque estamos, que tenemos sentidos sensoriales que nos permiten sentir, oler, ver, saborear y escuchar todo lo que esta a nuestro alrededor, NO somos fantasmas... no debemos permitir convertirnos en uno... no somos rocas! ¿porque? porque sentimos, pensamos, porque lloramos porque somos seres vivos... y debemos ser felices, nuestra prioridad debe ser conocernos y saber que es lo que nos hace sentir, como nos hace sentir y lo que provocan los estimulos externos en nosotros... si!! por si alguien lo dudaba estamos vivos y de eso se trata la vida... a vivir!!!

    Comentado por: Mariana Loera Martínez el 12/12/2014 a las 08:59

  • Estimados amigos, yo no digo que las redes sociales sean malas, simplemente hablo de su naturaleza fantasmal y narrativa.

    Comentado por: Jesús Ferrero el 10/12/2014 a las 09:44

  • El humano, y la cultura de muchas naciones, ha convertido muchas de sus herramientas (para la facilitar algunos procesos ya sean educativos, de comunicación, etc.) en algo de lo que depende, dando lugar a la separación de la vida real y de toda su esencia.
    No pongo en duda mucha de la información que se encuentra dentro de Internet, sin embargo, en muchos de sus casos dicha información en subjetiva, siendo que los usuarios damos por real dicha información, alejándonos de una posible realidad y de un interés por conocerla, mediante nuestra propia interacción.

    Comentado por: Omar Camacho Ponce el 10/12/2014 a las 00:56

  • Naturaleza Muerta!!! Sin duda alguna un tema muy interesante. Considero que lo que se dice del internet es en cierta medida muy cierto, ya que cada quien le da el uso que desea... Todo depende de lo que se quiere ser en la vida.
    Pero si me parece que en la actualidad la mayoría de las personas no le dan el uso adecuado pues lo han vuelto parte única de su vida. Y es que todo lo quieren hacer por internet convirtiéndose en "Naturaleza Muerta".

    Comentado por: Regina Hernández el 09/12/2014 a las 16:12

  • Hacemos que vivimos en el círculo vicioso de las redes sociales, dónde si no te unes quedaras olvidado en la realidad.

    Comentado por: Rosario el 09/12/2014 a las 06:39

  • Hola Jesus! En si el internet y las redes sociales no son malas, pero por alguna razon queremos presentarnos como personas exitosas, felices y eticas frente a los demas, y esto hace que vivamos en un mundo ficticio. Estoy de acuerdo contigo en que el internet es un lugar de extinciones, ya que aparentemente podemos comprar lo que sea y apartar lo que sea, pero casi siempre nos llevamos la sorpresa de que no es como se veia en internet, ya ya no se puede hacer nada al respecto. Y desgraciadamente asi es con las personas se piensa que su personalidad es de tal forma y a la mera hora no resultan ser lo que fingieron ser.

    Comentado por: Sarahi Solorzano Pedroza el 07/12/2014 a las 18:15

  • Me agrado el tema expuesto!!!, mas sin embargo considero que todo esta en nosotros como personas, el uso o sentido que se le de a ello, si bien el Internet nos ah ofrecido y ofrece infinidad de cosas tanto buenas como malas a nuestra vida, que seria difícil mencionarlas todas, actualmente es una herramienta tan poderosa e importante mas sin embargo nunca sera proporcional compararlo con lo real (tangible) y quizá ese pequeño detalle se nos olvida, esto no quiere decir que no se use pues es la solución a muchas situaciones. Todo al caer en exceso es malo así que debemos aprender a controlarlo así como darle un buen uso, saber en que momento realmente aliarnos con lo que nos ofrece sin llegar al extremo de limitarnos, ni cambiar de naturaleza ya sea de viva a muerta o viceversa.
    Por otra parte particularmente creo que no toda la naturaleza muerta esta muerta ni toda la naturaleza viva realmente viva. Misterioso pero interesante!!!!! opino que podemos tener libros físicos y serán naturaleza viva o muerta según queramos, porque el hecho que los tenga físicamente no me da la certeza que sean naturaleza viva, le daré vida si lo leo, si de el aprendo algo, de lo contrario también sera inerte. Sin duda alguna es muy cierto que la vida esta en nosotros, creo que lo único vivo es el presente porque el pasado ya fue y el futuro tampoco sabemos si llegara, seremos lo que nosotros decidamos ser. La decisión esta en ti, en mi, en nosotros. Entonces ese algo que nos condena a no salir de ese presente muerto somos nosotros mismos y nada ni nadie mas.

    Comentado por: Mendoza Angeles S. Yasmin el 06/12/2014 a las 20:35

  • Os doy la razón a todos (no niego las virtudes de Internet), pero la vida está en otra parte, no en la caverna de Platón, eso lo tengo clarísimo. Nunca paso más de una hora seguida ante el ordenador, y solo uso el móvil cuando viajo. Es mi sistema: para mí la realidad está llena de vida y materia, y procuro con confundir realidad con ficción, que sería una de las formas de estar loco.

    Comentado por: Jesús Ferrero el 06/12/2014 a las 20:01

  • Hola, muy interesante el tema, pienso que:

    Quizá, cuando aparecieron los primeros atisbos de escritura para extender nuestra memoria y palabra, alguien pensó que habíamos matado el diálogo vivo, ese encuentro cara a cara que permitía no sólo el intercambio de ideas, sino de emociones: nuestra humanidad. Hoy es impensable al hablar de educación, no tocar el papel predominante del libro, ese instrumento que engrandece el pensamiento humano y lo conduce. También, la deuda se magnifica con la invención de la imprenta de tipos móviles, que sepultó el escriturium de los monjes copistas y su tipografía preciosista. Quizá, a la vuelta del tiempo, en esa ciudades de redes interminables, poblada de fantasmas sin rostro, alguien al mirar hacia los inicios del Siglo XXI diga: es impensable que hayan vivido sin la red global.

    José Luis Martínez

    Comentado por: José Luis Martínez Rosas el 06/12/2014 a las 03:05

  • ¡Buenas noches!
    En lo personal yo sí creo (y por muchas razones, no sólo por el internet) que cada día que pasa, los seres humanos nos vamos convirtiendo en naturaleza muerta. Generación tras generación nos vamos haciendo cada vez más indiferentes a las vastas y ricas expresiones de la vida al grado que no nos importa lo que a otros seres a nuestro alrededor (humanos y no humanos) les sucede. Tan somos ya naturaleza muerta, que poco a poco estamos acabando con lo que queda de vida, y en general, no nos importa mucho realmente. Cada día nos vamos sumergiendo más en esa indiferencia hacia la vida, y aunque el internet es sólo un medio para hacerlo, hay muchos otros. Nos hemos vuelto superficiales e indolentes hacia lo que no nos afecta directamente y solemos ver como exagerados o raros a aquellos que todavía se atreven a vivir, sentir, defender sus causas e ideologías intensamente... No digo que todos sean o seamos así, hablo de manera en general. Y tampoco digo que el internet sea malo, ya que nos ayuda muchísimo a conocer otras cosas; sólo creo que debemos de abrir un poco más los ojos a lo que pasa a nuestro alrededor y salir un poco más de nuestro propio mundo confortable y llano, para ver lo que sucede y vivirlo y sentirlo, y disfrutarlo o sufrirlo, porque así es la vida: se siente, se disfruta y duele... pero es vida.

    Comentado por: Patricia E. Rodríguez G. el 06/12/2014 a las 02:22

  • En definitiva creo que el internet y el extenso coontenido del mismo es un arma de dos filos, habemos personas que por falta de tiempo y economía no podemos visitar lugares fuera de nuestro Continente y poder hacer recorridos virtuales o ver fotografías por lo menos da la satisfacción de no quedarnos con la idea de cómo son los lugares, en cuanto a los libros, creo siempre es mejor tenerlos en las manos, pasar cada una de sus páginas y hasta disfrutar el olor peculiar de cada uno. Las redes sociales constituyen una gran herramienta para compartir nuestras vivencias, aunque también es posible que llegue a ser peligroso si no sabemos manejar y pensar antes de publicar en nuestros muros.

    Comentado por: Mónica Iriarte el 05/12/2014 a las 17:23

  • Propongo alternativamente una correcta INCORRECION POLITICA asi por seguir con vuestros juegos un poco mas como sea y hasta al final: https://www.youtube.com/watch?v=s-u45AhGzqU

    Comentado por: Oxilady el 05/12/2014 a las 11:22

  • Es verdad que el mundo es un holograma, pero a la vez un cuadro hiperrealista, de esos tan de moda hoy día, que engaña, que simula, que te cuenta en voz baja que la realidad es lo que ves, pero no, no todo lo que vemos es real.
    No porque podamos ver algo significa que existe, no porque podamos verlo está vivo, también hay que sentirlo, poder estrujarlo -pero no muy fuerte, porque podemos hacernos daño-.

    Comentado por: Dafne Flores el 05/12/2014 a las 02:52

  • Si bien el internet nos permite conocer lugares nuevos sin estar ahí, conocer gente nueva sin siquiera tocarla, también nos envuelve en mundo virtual, haciendo que perdamos tiempo para vivir experiencias reales. Es muy común que aunque tenemos a alguien enfrente para platicar, estemos checando nuestro teléfono. Considero que no hemos sabido poner límites entre la vida virtual que nos ofrece el internet y la vida real que hay que vivir. No digo que nos aislemos de todo aparato tecnológico, solo que no nos perdamos en ellos.

    Comentado por: Alma Pérez el 05/12/2014 a las 02:10

  • En mi opinion entrar a el internet puede suponer un arma de dos filos. Si bien puede ser util para reducir distancias o para obtener y compartir información que es necesaria para el trabajo, escuela, diversion, entre otros; tambien puede suponer una trampa a la que muchos caen envueltos en una realidad que solo existe en un monitor. Yo, no quiero perder el contacto humano, pero debo ser participe de este holograma.

    Comentado por: Sergio Bernal el 05/12/2014 a las 00:54

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Jesús Ferrero nació en 1952 y se licenció en Historia por la Escuela de Altos Estudios de París. Ha escrito novelas como Bélver Yin (Premio Ciudad de Barcelona), Opium, El efecto Doppler (Premio Internacional de Novela), El último banquete (Premio Azorín), Las trece rosas, Ángeles del abismo, El beso de la sirena negra, La noche se llama Olalla, y El hijo de Brian Jones (Premio Fernando Quiñones), y Doctor Zibelius, de reciente aparición. También es el autor del ensayo Las experiencias del deseo. Eros y misos, galardonado con el premio Anagrama, y del poemario Las noches rojas (Premio Internacional de Poesía Barcarola).

Es asimismo guionista de cine en español y en francés, y firmó con Pedro Almodóvar el guión de Matador. Colabora habitualmente en el periódico El País como crítico literario, y como reportero en National Geographic.

Su obra ha sido traducida a quince idiomas, incluido el chino. 

Bibliografía

 

 

Las abismales. Premio de novela Café Gijón (Siruela, 2019)

 

 

 

Nieve y neón (Siruela, 2015) 

 

Doctor Zibelius (Algaida, 2014)

La noche se llama Olalla. (Siruela 2013)
La noche se llama Olalla

El hijo de Brian Jones (Alianza Editorial, 2012)
El hijo de Brian Jones

 Balada de las noches bravas. (Siruela, 2010)
 

Las experiencias del deseo. Eros y misos (Anagrama, 2009)

Vídeos asociados

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres