PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

viernes, 30 de octubre de 2020

 Sergio Ramírez

I. La muerte, tan callando

El miércoles 27 de octubre las calles de Buenos Aires amanecieron desiertas de tráfico y de gente, con todos los negocios cerrados, hasta los restaurantes, de modo que buscar donde comer se volvía una pequeña odisea para los visitantes que como yo habían desembarcado recién la noche anterior. Parecía un viernes santo en plena primavera austral, bajo el asueto causado por el censo nacional que tocaba ese día, y que obligaba a todo el mundo a quedarse en casa en espera de los encuestadores; pero yo tenía entrevistas de prensa en el hotel esa mañana, y fue una periodista la que me dio la noticia de que el ex presidente Néstor Kirchner había muerto súbitamente en su residencia de El Calafate, muy al sur del país, y entonces, el aire de extrañeza y ausencia que pesaba sobre la ciudad, pareció redoblarse.

            Una sensación de ausencia y extrañeza, pero también de desasosiego e inquietud por el futuro, según fui calando en las opiniones a partir de entonces. No se trataba de la muerte imprevista de un ex presidente jubilado, de quien solamente toca contar su historia en tiempo pretérito, ya sin consecuencias, sino de alguien que al término de su período había entregado la banda presidencial, y el bastón de mando, a su propia esposa, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner; nunca había dejado de manejar los más delicados hilos del poder, un poder matrimonial compartido, y ya se preparaba para presentarse de nuevo como candidato presidencial del peronismo en las elecciones del año 2012. Un bastón de mando que, de acuerdo a sus intenciones y ardides, porque nadie niega que fuera sabio en ardides, estaría pasando siempre del esposo a la esposa, y viceversa, hasta que llegó la muerte, tan callando, a arrebatarle su sueño de eternidad en el mando.

[Publicado el 10/11/2010 a las 11:05]

Compartir:

Comentarios (10)

  • La verdad es que estoy harta de los "opinadores baratos", y disculpen lo despectivo del comentario que no me caracteriza, pero BASTA YA de opinar sin conocer. Mínimamente un poco de respeto por la cultura y la política de otro país. Otra cosa: NK era un estadista, para lo cual la palabra "ardid" es más despectivo que mi enojo. Basta con informarse un poco sobre todos los logros conseguidos hasta ahora, que no sólo NK sino también su compañera, inteligente y preparada por demás para el cargo que desempeña...mucho más que cualquiera (varón) que opina sin informarse. Nada más patético.

    Comentado por: Mafalda el 10/11/2010 a las 21:31

  • La verdad es que estoy harta de los "opinadores baratos", y disculpen lo despectivo del comentario que no me caracteriza, pero BASTA YA de opinar sin conocer. Mínimamente un poco de respeto por la cultura y la política de otro país. Otra cosa: NK era un estadista, para lo cual la palabra "ardid" es más despectivo que mi enojo. Basta con informarse un poco sobre todos los logros conseguidos hasta ahora, que no sólo NK sino también su compañera, inteligente y preparada por demás para el cargo que desempeña...mucho más que cualquiera (varón) que opina sin informarse. Nada más patético.

    Comentado por: Mafalda el 10/11/2010 a las 21:31

  • La verdad es que estoy harta de los "opinadores baratos", y disculpen lo despectivo del comentario que no me caracteriza, pero BASTA YA de opinar sin conocer. Mínimamente un poco de respeto por la cultura y la política de otro país. Otra cosa: NK era un estadista, para lo cual la palabra "ardid" es más despectivo que mi enojo. Basta con informarse un poco sobre todos los logros conseguidos hasta ahora, que no sólo NK sino también su compañera, inteligente y preparada por demás para el cargo que desempeña...mucho más que cualquiera (varón) que opina sin informarse. Nada más patético.

    Comentado por: Mafalda el 10/11/2010 a las 21:30

  • La verdad es que estoy harta de los "opinadores baratos", y disculpen lo despectivo del comentario que no me caracteriza, pero BASTA YA de opinar sin conocer. Mínimamente un poco de respeto por la cultura y la política de otro país. Otra cosa: NK era un estadista, para lo cual la palabra "ardid" es más despectivo que mi enojo. Basta con informarse un poco sobre todos los logros conseguidos hasta ahora, que no sólo NK sino también su compañera, inteligente y preparada por demás para el cargo que desempeña...mucho más que cualquiera (varón) que opina sin informarse. Nada más patético.

    Comentado por: Mafalda el 10/11/2010 a las 21:29

  • Fueron las Personas que elegimos y particularmente lo volveria a hacer,nos dieron un poco de justicia de igualdad algo que no habia en Argentina desde hace mucho.

    Comentado por: oscar el 10/11/2010 a las 15:02

  • Siempre observo como la presa extranjera retrata a los Argentinos y me pregunto si en esos paises, hubieran tenenido un Néstor Kirchner, no tendrian los problemas sociales que ahora tienen.-

    Comentado por: Luis Alberto el 10/11/2010 a las 14:52

  • hola..buen comentario has realizado hacia el ex presidente, no lo e votado cuando gano pero con en el mandato ke hizo vote a su mujer, tienen los valores ke se necesitan para gobernar,no mas FMI.GRACIAS NESTOR!!

    Comentado por: CRISTIAN el 10/11/2010 a las 14:43

  • ¿Cuando estuviste dentro de la cabeza de NUESTRO presidente para saber que se queria eternizar en el poder?

    Comentado por: Graciela el 10/11/2010 a las 14:23

  • Las elecciones serán en 2011. Se fue un grande de verdad! Gracias por todo Néstor!

    Comentado por: anonimo el 10/11/2010 a las 14:00

  • Es muy interesante el articulo sobre el ex-presidente Kirchner, que aunque abandono el mundo terrenal todavia seguira en el mundo celestial! Hombres que luchan por la justicia social son hombres que pasan a la eternidad.

    Comentado por: Roger Aleman el 10/11/2010 a las 13:53

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Sergio Ramírez nació en Nicaragua en 1942. Publicó su primer libro Cuentos, a los veinte años. Participó en la lucha para derrocar la dictadura Somoza y formó parte del gobierno revolucionario, del que llegó a ser vicepresidente en 1985. En su obra literaria figuran, entre más de una treintena de libros, Castigo divino (1988), Premio Internacional Dashiel Hammett de Novela; Un baile de máscaras (1995), Premio Laure Bataillon a la mejor novela extranjera en Francia en 1998; Margarita está linda la mar,  Premio Alfaguara de Novela 1998, y Premio Latinoamericano José María Arguedas en el 2000. Así también Cuentos completos (1998), con prólogo de Mario Benedetti; Adiós Muchachos, memoria de la revolución sandinista, (1999); el libro de cuentos Catalina y Catalina (2001); Mentiras Verdaderas (2001) y El viejo arte de mentir (2004), ambos sobre la creación literaria (2001); las novelas Sombras nada más (2002) y Mil y una muertes (2004); Señor de los Tristes, ensayos sobre escritores y escritura (2006), El reino animal, cuentos (2006), Tambor olvidado, ensayos (2007), El cielo llora por mí (2009) y La fugitiva (2011). En 2014 ha sido galardonado con el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria.

Su web oficial es: http://www.sergioramirez.com y su página oficial en Facebook: www.facebook.com/escritorsergioramirez.

Foto Copyright: Daniel Mordzinski 

 

 


Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres