PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 5 de agosto de 2020

 Sergio Ramírez

III. Un tigre adicto a las mujeres

Existen, pues, clínicas especializadas en el tratamiento de la adicción sexual, es decir, del vicio de las mujeres, como hay otra en Los Ángeles, el Sexual Recovery Institute , donde los pacientes se benefician de la compañía de otros pacientes con el mismo problema; y existen también programas de televisión dedicados al tema, como Rehabilitándose sexualmente con el doctor Drew. Este médico sostiene que Woods no padece de adicción sexual, sino amorosa, y que según su criterio no es lo mismo, dado que el paciente sostuvo relaciones con sus numerosas amantes por largos meses, y no como cosa de un instante. "Aparentemente siente la necesidad de ser adorado", dice el médico, "verse reflejado en los ojos de esas mujeres, y que eso signifique algo en su vida".

Faltaba el acto final. Woods salió bajo permiso de la clínica para presentarse ante el implacable tribunal de la moral pública y hacer su confesión, un acto litúrgico que se celebró en Pontevedra, Florida, delante de las cámaras de televisión, con la sola presencia física de cuarenta personas cercanas a él, entre ellas, en primera fila, su madre; pero al contrario de lo que se acostumbra en estos rituales de purificación, faltó su esposa.

"He tenido affaires", confesó con rostro sombrío, "fui desleal, fui falso". Y no dejó registro sin tocar en cuanto al arrepentimiento por los pecados sexuales cometidos. Sus implacables asesores de imagen y sus relacionistas públicos le exigieron ir a fondo en su strip-tease moral. Pidió perdón a su madre, a su esposa, a sus hijos, a sus patrocinadores, a sus fans, a los jóvenes y niños que lo habían tenido como ejemplo, y lamentó haberse alejado de su fe budista. Pero todavía no había tocado fondo, sino cuando dijo: "Pensé que me podía salir con las mías en cualquier cosa que yo quisiera. Pensé que había trabajado duro toda mi vida y que merecía gozar de todas las tentaciones que me rodeaban. Gracias al dinero y la fama, no tenía que ir muy lejos para encontrarlas."

[Publicado el 10/3/2010 a las 08:00]

Compartir:

Comentarios (5)

  • abrazar la religion no significa, encerrar una desviacion en todo caso seria una ofensa, a quienes Dios he enviado para evangelizar, todo es relativo en la busqueda del hombre en la consolidacion de su vida y temores.

    Comentado por: Yolanda el 29/5/2010 a las 16:55

  • no nos equiviquemos la gente con mayores desordenes en su vida es la que abraza con mayor fervor las religiones. Y es que no han tenido todo un sistema de creencias al cual aferrarse y esto se convierte en una lucha a lo largo del tiempo. pues la vida deja de tener sentido sin fe,valores o principios.
    Muy acertado el escrito Tigers Woods existen muchos mas de los que creemos

    Comentado por: Ruth Ramos Solís el 18/3/2010 a las 21:01

  • Ruego hacer caso omiso anterior comentario. Encontré lo que buscaba en la misma página oficial del autor. Cordial saludo desde Colombia.

    Comentado por: Carlos el 11/3/2010 a las 04:16

  • Hola. ¿Revisando me dí cuenta que en la web oficial del autor, en obra literaria, novela y cuento, no aparecen enlistados los libros "Cuentos" de 1963 y "Nuevos cuentos" de 1969; por si hay otras ausencias quisiera saber ¿dónde puedo conseguir la bibliografía completa de Sergio Ramírez?

    Comentado por: Carlos el 11/3/2010 a las 04:13

  • ¿Será meriotiro de alago que haya sido tan sincero a la hora de sus confesiones? ¿O habrá cabado la tumba de su fama? De todos modos no le creo hombre de muchos escrúpulos si dice ser budista y termina confesando desórdenes sexuales, el budismo es demaciado puro y rígido al respecto

    Comentado por: Lucía el 11/3/2010 a las 01:23

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Sergio Ramírez nació en Nicaragua en 1942. Publicó su primer libro Cuentos, a los veinte años. Participó en la lucha para derrocar la dictadura Somoza y formó parte del gobierno revolucionario, del que llegó a ser vicepresidente en 1985. En su obra literaria figuran, entre más de una treintena de libros, Castigo divino (1988), Premio Internacional Dashiel Hammett de Novela; Un baile de máscaras (1995), Premio Laure Bataillon a la mejor novela extranjera en Francia en 1998; Margarita está linda la mar,  Premio Alfaguara de Novela 1998, y Premio Latinoamericano José María Arguedas en el 2000. Así también Cuentos completos (1998), con prólogo de Mario Benedetti; Adiós Muchachos, memoria de la revolución sandinista, (1999); el libro de cuentos Catalina y Catalina (2001); Mentiras Verdaderas (2001) y El viejo arte de mentir (2004), ambos sobre la creación literaria (2001); las novelas Sombras nada más (2002) y Mil y una muertes (2004); Señor de los Tristes, ensayos sobre escritores y escritura (2006), El reino animal, cuentos (2006), Tambor olvidado, ensayos (2007), El cielo llora por mí (2009) y La fugitiva (2011). En 2014 ha sido galardonado con el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria.

Su web oficial es: http://www.sergioramirez.com y su página oficial en Facebook: www.facebook.com/escritorsergioramirez.

Foto Copyright: Daniel Mordzinski 

 

 


Bibliografía

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres