PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 5 de agosto de 2020

 Sergio Ramírez

III. Dictaduras clásicas

En Memorias de una dama, Santiago Roncagliolo nos cuenta la historia de una dominicana muy rica, autoexiliada en París al final de sus días. Más bien ella le cuenta su historia a un joven escritor peruano, alter ego de Santiago, al que contrata para dejar constancia de su paso por el mundo, un relato que según el propio joven escritor, es "la historia de una mujer de la aristocracia dominicana, hija de un conspirador mafioso, fascista y agente de la CIA. Una mujer que nace entre palacios y mármoles y termina destruida por su propia familia y su propio dinero. Un libro de no ficción. Realidad pura y documentada".

 Por tanto, más allá de la vida privada de la protagonista, o dentro de ella, se alzan los entretelones de la vida pública bajo las dictaduras de Trujillo en República Dominicana, y de Fulgencio Batista en Cuba. Dos dictaduras clásicas. La pugna interna de la novela se refiere precisamente a esta doble circunstancia: sin la historia pública, actos arbitrarios de poder, corrupción, espionaje, y sin la manera en que las vidas privadas de la familia de la protagonista, y la suya propia, se relacionan con los entramados de ese poder, de donde proviene su riqueza ilícita, no habría novela que valiera la pena.

Ésa es al fin y al cabo la propuesta del libro.

[Publicado el 25/5/2009 a las 08:40]

Compartir:

Comentarios (3)

  • Lo mismo que con GGM, El general en su laberinto, historiadores en Venezuela se le fueron al cuello. Pero no nay novelas historicas, sino ficcionalizacion de la historia en una novela. Y es es a veces la confusion para algun gente, creer que una novela que habla de Bolivar es leer la biografia de Bolivar, mas el exacto contexto, etc. Yo lei Abril rojo como eso, y por lo mismo me entretuve como el escritor tomo el tema de Sendero luminoso, y lo recrea imaginativamente. La critica literaria luego que se preocupe de ver el contexto a su estudiantes y puedan hacen relaciones con la novela. La historia en una novela se hace a traves de la imaginacion. Hay imaginaciones buenas, otras horrorosas.

    Comentado por: Juan Bueno el 25/5/2009 a las 17:09

  • No quizó Roncagliolo, quizás distanciarse de una identidad y pertenecer a varias y aprovechar esa "neutralidad" para contar sus historias.

    Comentado por: Alejandro el 25/5/2009 a las 16:56

  • No he leído el libro de SR. Sin embargo, para que una ficción sea exitosa, creíble, debe reflejar el referente social si no con exactitud, por lo menos con cierta atmósfera que da la experiencia de haberlo vivido. Bien, Margaret Mitchell no vivió durante la Guerra de Secesión pero sus abuelas, tías y todo sureño viejo se la contaron con lujo de detalles. Igual Tostoy no conoció al general Kutuzov, pero por lo menos era ruso, como él. La ciencia ficción si nos permite narrar todo tipo de barrabasadas proque NADIE conoce el referente. Podríamos también improvisar sobre la verdad en la obra de arte, etc., etc. O hacer una apología de los que de verdad se atreven a enfrentarse al riesgo que corren: recordar la cantidad de ataques que recibió Mario Vargas Llosa de parte de dominicanos que le reprochaban tergiversar la historia dominicana en su "Fiesta del Chivo", hasta el punto que VLL exclamó: "Yo no soy hagiógrafo, soy escritor de novelas, y la novela es ficción. Entonces, le preguntamos a Roncagliolo: ¿Cómo permitió Trujillo, un dictador que no soportaba que se le hiciera sombra, la presencia de «...un mafioso, fascita (!!!) agente de la CIA»? Soy dominicana, bastante mayor, viví esa época, y creo que el personaje no es nada creíble...ni la dama tampoco (la mujer de la época tenía demasiado pudores, fuera rica o pobre). Sin embargo, la ficción lo aguanta todo y es libre, y cada escritor hace lo que puede, y lo que quiere. El tiempo dirá. Porque hasta Melville tuvo que irse a pescar ballenas para poder narrarlo. Le deseo muy buena suerte a la novela del señor Roncagliolo.

    Comentado por: Anacaona, india de raza cautiva (según Curet Alonso) el 25/5/2009 a las 14:46

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Sergio Ramírez nació en Nicaragua en 1942. Publicó su primer libro Cuentos, a los veinte años. Participó en la lucha para derrocar la dictadura Somoza y formó parte del gobierno revolucionario, del que llegó a ser vicepresidente en 1985. En su obra literaria figuran, entre más de una treintena de libros, Castigo divino (1988), Premio Internacional Dashiel Hammett de Novela; Un baile de máscaras (1995), Premio Laure Bataillon a la mejor novela extranjera en Francia en 1998; Margarita está linda la mar,  Premio Alfaguara de Novela 1998, y Premio Latinoamericano José María Arguedas en el 2000. Así también Cuentos completos (1998), con prólogo de Mario Benedetti; Adiós Muchachos, memoria de la revolución sandinista, (1999); el libro de cuentos Catalina y Catalina (2001); Mentiras Verdaderas (2001) y El viejo arte de mentir (2004), ambos sobre la creación literaria (2001); las novelas Sombras nada más (2002) y Mil y una muertes (2004); Señor de los Tristes, ensayos sobre escritores y escritura (2006), El reino animal, cuentos (2006), Tambor olvidado, ensayos (2007), El cielo llora por mí (2009) y La fugitiva (2011). En 2014 ha sido galardonado con el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria.

Su web oficial es: http://www.sergioramirez.com y su página oficial en Facebook: www.facebook.com/escritorsergioramirez.

Foto Copyright: Daniel Mordzinski 

 

 


Bibliografía

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres