PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

jueves, 19 de septiembre de 2019

 Blog de Sergio Ramírez

El que esté libre de culpa

La ley del Talión sigue viva, y según creemos, desafía todos los conceptos que tenemos hoy en día sobre la justicia, y la retribución del delito. Y siguen vivas también otras formas no menos bárbaras de castigo. En Irán, en la ciudad de Shiraz, el Tribunal Supremo suspendió temporalmente hace pocas semanas una sentencia que condenaba a una mujer acusada de adulterio a ser lapidada, igual que en la historia que cuentan los Evangelios. Es una sentencia legal, prevista en el código penal, pronunciado por un juez de primer instancia, y sujeta a revisión. Mandar a que alguien muera descalabrado a pedradas, depende entonces de un documento judicial rubricado por una autoridad del estado.

No me queda claro si en este tipo de ejecuciones hay verdugos oficiales que lanzan las piedras sobre el condenado, o si cualquiera puede recoger la suya propia y contribuir a que se cumpla la sentencia. Tampoco sé si el supliciado estará amarrado a algún poste para impedir que alce las manos en defensa de su cuerpo, y de su vida, como manda el instinto.

¿Pero acaso la silla eléctrica, la cámara de gas, el pelotón de fusilamiento, la horca, no son también formas bárbaras de hacer cumplir la ley del talión? El estado, que representa a la víctima, se venga del hechor quitándole la vida por un medio más o menos sofisticado, según el desarrollo de los tiempos: de la inyección letal, que es hoy la forma más moderna de matar, al garrote vil, el torniquete que rompe los huesos del cuello, y que se usó todavía en el siglo XX.


[Publicado el 13/2/2009 a las 10:04]

Compartir:

Comentarios (4)

  • estoy en dascuerdo con cualquier pena de muerte solo Dios puede quitar la vida y esos que condenan ¿estaran libres de culpa?

    Comentado por: raquel gonzalez el 20/2/2009 a las 16:31

  • pues a mí lo del talión, ojo por ojo y diente por diente me parece bastante bien, mejor que la hipócrita moral cristiana sumisa e impotente y creo que sólo será salvaje la respuesta si es salvaje el ataque, digamos. En cuanto a esta lapidación me parece que no tiene nada que ver con lo que yo entiendo por ese ojo por ojo, aunque seguro que usted conoce el tema mejor. Es horrible, pero vamos, que no es la justicia sino la naturaleza humana la que llega a permitir estas cosas. Sé de una a quien ganas me han dado de decirle que se trasladara a algún pueblo de éstos a apedrear chiquillas, es española pero la veo perfectamente bien y feliz en el papel. Sólo le falta un poco de apoyo social, de siglos, supongo. En fin.

    Comentado por: badas el 14/2/2009 a las 13:15

  • justicia

    1. f. Virtud que inclina a dar a cada uno lo que le pertenece o lo que le corresponde.
    2. Derecho, razón, equidad:
    la regañó con justicia; justicia divina.
    3. Lo que debe hacerse según el derecho o la razón:
    solo pide justicia.
    4. Pena o castigo y su aplicación:
    al final se hizo justicia.
    5. Poder judicial:
    la justicia española es independiente.
    6. com. Persona o tribunal que administra justicia:
    el justicia de Castilla.
    7. administrar justicia loc. der. Aplicar las leyes en los juicios civiles o criminales y hacer cumplir las sentencias.
    8. hacer justicia loc. Obrar en razón o tratar a alguien según su mérito, sin atender a otro motivo, especialmente cuando hay competencia y disputa:
    le hicieron justicia devolviéndole lo que le habían quitado.
    9. hacer un sol o un calor de justicia loc. col. Hacer muchísimo calor.

    judicial

    1. adj. Relativo al juicio, a la administración de justicia o a la judicatura:
    poder, orden, cargo judicial.

    El Poder judicial es aquel poder del Estado que, de conformidad al ordenamiento jurídico, es el encargado de administrar justicia en la sociedad, mediante la aplicación de las normas jurídicas, en la resolución de conflictos. Por "Poder", en el sentido de poder público, se entiende a la organización, institución o conjunto de órganos del Estado, que en el caso del Poder Judicial son los órganos judiciales o jurisdiccionales: juzgados y tribunales, que ejercen la potestad jurisdiccional, que suele gozar de imparcialidad y autonomía.

    Según la teoría clásica de Montesquieu, la división de poderes garantiza la libertad del ciudadano. Montesquieu compuso su teoría después de un viaje a Inglaterra en donde interpretó que un poder judicial independiente puede ser un freno eficaz del poder ejecutivo.

    Charles Louis de Secondat, Señor de la Brède y Barón de Montesquieu (18 de enero de 1689 - 10 de febrero de 1755), fue un cronista y pensador político francés que vivió en la llamada Ilustración. Es uno de los filósofos y ensayistas ilustrados más relevantes en especial por la articulación de la teoría de la separación de poderes, que se da por descontado en los debates modernos sobre los gobiernos, y ha sido implementado en muchas constituciones a lo largo del mundo.

    Su pensamiento debe ser enmarcado dentro del espíritu crítico de la Ilustración francesa, patente en rasgos como la tolerancia religiosa, la aspiración de libertad y su concepto de la felicidad en el sentido cívico, si bien se desmarcará de otros autores de la época por su búsqueda de un conocimiento más concreto y empírico en oposición a la abstracción y método deductivo dominantes.

    Comentado por: ¿prohibido: www.myspace.com/aaartur el 13/2/2009 a las 20:56

  • LAPIDACION
    (otras crónicas)

    : se entierra la mujer hasta la cintura y se la apedrea en público hasta la muerte, con piedras lo suficientemente grandes como para hacerle daño, pero no tan grandes como para matarla con una sola.

    Comentado por: Jorge Barril Villalobos el 13/2/2009 a las 15:16

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Sergio Ramírez nació en Nicaragua en 1942. Publicó su primer libro Cuentos, a los veinte años. Participó en la lucha para derrocar la dictadura Somoza y formó parte del gobierno revolucionario, del que llegó a ser vicepresidente en 1985. En su obra literaria figuran, entre más de una treintena de libros, Castigo divino (1988), Premio Internacional Dashiel Hammett de Novela; Un baile de máscaras (1995), Premio Laure Bataillon a la mejor novela extranjera en Francia en 1998; Margarita está linda la mar,  Premio Alfaguara de Novela 1998, y Premio Latinoamericano José María Arguedas en el 2000. Así también Cuentos completos (1998), con prólogo de Mario Benedetti; Adiós Muchachos, memoria de la revolución sandinista, (1999); el libro de cuentos Catalina y Catalina (2001); Mentiras Verdaderas (2001) y El viejo arte de mentir (2004), ambos sobre la creación literaria (2001); las novelas Sombras nada más (2002) y Mil y una muertes (2004); Señor de los Tristes, ensayos sobre escritores y escritura (2006), El reino animal, cuentos (2006), Tambor olvidado, ensayos (2007), El cielo llora por mí (2009) y La fugitiva (2011). En 2014 ha sido galardonado con el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria.

Su web oficial es: http://www.sergioramirez.com y su página oficial en Facebook: www.facebook.com/escritorsergioramirez.

Foto Copyright: Daniel Mordzinski 

 

 


Bibliografía

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres