PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

domingo, 25 de agosto de 2019

 Blog de Sergio Ramírez

Ceguera de amor

La ley del talión se arraiga en uno de los sentimientos más antiguos de la humanidad, el de la venganza justa, que busca infringir al otro una pena consecuente con el tamaño del daño que ese otro a su vez causó. Si quitas la vida a alguien, tienes que pagar con la tuya. Ojo por ojo, diente por diente, según las sagradas escrituras. Dejas tuerto a alguien, tienes que perder tu ojo. O tu brazo, o tu pierna, o tu mano, según lo hayas hecho. Y si fue la vida la que quitaste a alguien, como el muerto ya no puede vengarse, tocará a un pariente suyo, su hijo, su padre, cobrarse con la tuya. La ley del talión sigue siendo vigente en no pocos países islámicos, como Irán, donde impera la llamada pena de qisas.

Hace poco en Teherán, un tribunal condenó a Majad Movahedí a perder la vista porque había dejado ciega a Ameneh Bahramí, un caso entre dos jóvenes estudiantes universitarios. Ella no aceptó sus requerimientos amorosos, y entonces él, en despecho, le arrojó ácido en la cara, causándole graves quemaduras. Lanzar vitriolo en el rostro de los amantes, fue uno de los recursos más socorridos de los dramas amorosos narrados por los folletines en el siglo diecinueve.

Al ejecutarse la sentencia, el verdugo pondrá en cada ojo de Majad veinte gotas de ácido, suficientes para dejarlo ciego de por vida. Ameneh, compasiva, ha dicho que no quiere que le arrojen el ácido en la cara "porque le parece salvaje".
El amor, que siempre es ciego.

[Publicado el 12/2/2009 a las 09:54]

Compartir:

Comentarios (3)

  • Hace un momento trate infructuosamente enviar un comentario a su columna de La Jornada de hoy 17/111/2009. Hay una frase que dice: Escribe los caracteres...etc. Realice dicha operación como unas diez veces y siempre me salió una frase diciendo que había escrito incorrectamente los caracteres. ¡Es el colmo! ya me harté pues es posible que me pase en este momento lo mismo, pero trataré de nuevo.

    Comentado por: Margarita Gatell el 18/3/2009 a las 23:39

  • (paréntesis de lanzamiento de ácidos)

    parece que en bangladesh está másmenos institucionalizado eso de lanzar ácidos en el rostro de una femeninasingular : cuando la familia de ella no ha pagado la dote de boda; es decir, se lo lanza la familia del marido, para que quede notoria constancia.

    (escala de horrores)

    cada uno con su cada una
    con su propia escala de espantos
    decíamos irán, arabia saudí
    pero afganistán, el de los talib -o talibán, o talibanes, o comosediga-...y su burka, y sus femeninasingulares enterradas en vida... sobredosis

    Comentado por: Jorge Barril Villalobos el 13/2/2009 a las 02:15

  • hay que irse con cuidado con estas cosas, que cuando menos te lo esperas, chááánnn, pueden lanzarte una fatwa.
    es lo que ocurre con los poseedores de la verdad absoluta, con los dueños de los dioses.
    irán, enemigo público namber guán de usa en la zona, arabia saudí su gran aliado en la ídem. y no se me ocurre cual es más indeseable.

    Comentado por: Jorge Barril Villalobos el 12/2/2009 a las 22:43

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Sergio Ramírez nació en Nicaragua en 1942. Publicó su primer libro Cuentos, a los veinte años. Participó en la lucha para derrocar la dictadura Somoza y formó parte del gobierno revolucionario, del que llegó a ser vicepresidente en 1985. En su obra literaria figuran, entre más de una treintena de libros, Castigo divino (1988), Premio Internacional Dashiel Hammett de Novela; Un baile de máscaras (1995), Premio Laure Bataillon a la mejor novela extranjera en Francia en 1998; Margarita está linda la mar,  Premio Alfaguara de Novela 1998, y Premio Latinoamericano José María Arguedas en el 2000. Así también Cuentos completos (1998), con prólogo de Mario Benedetti; Adiós Muchachos, memoria de la revolución sandinista, (1999); el libro de cuentos Catalina y Catalina (2001); Mentiras Verdaderas (2001) y El viejo arte de mentir (2004), ambos sobre la creación literaria (2001); las novelas Sombras nada más (2002) y Mil y una muertes (2004); Señor de los Tristes, ensayos sobre escritores y escritura (2006), El reino animal, cuentos (2006), Tambor olvidado, ensayos (2007), El cielo llora por mí (2009) y La fugitiva (2011). En 2014 ha sido galardonado con el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria.

Su web oficial es: http://www.sergioramirez.com y su página oficial en Facebook: www.facebook.com/escritorsergioramirez.

Foto Copyright: Daniel Mordzinski 

 

 


Bibliografía

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres