PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 5 de agosto de 2020

 Sergio Ramírez

Esclavos del siglo veintiuno

Una de las niñas chinas esclavas, tras ser rescatada de la fábrica

Una de las niñas chinas esclavas, tras ser rescatada de la fábrica.

La esclavitud fue abolida de manera oficial en el mundo aparentemente desde el siglo diecinueve. ¿Pero ha desaparecido de verdad? Hace algún tiempo leí que miles de manifestantes, entre ellos representantes de sindicatos campesinos, organizaciones de derechos humanos, autoridades municipales y de iglesias, se congregaron en Brasilia para exigir al Congreso Nacional la aprobación de una reforma constitucional capaz de frenar el trabajo en condiciones de esclavitud. Mediante esta reforma se autorizaría al estado a expropiar las tierras de aquellos latifundistas que tienen establecidos en sus posesiones regimenes de explotación del trabajo que no se distancian mucho de la esclavitud. Según el Ministerio de Trabajo, unas 28 mil personas han sido liberadas desde el año de 1995 de semejante servidumbre en haciendas, ingenios azucareros y fábricas de carbón en regiones del interior de Brasil.

En China se han descubierto fábricas donde los niños permanecen en condición de prisioneros mientras son sometidos a trabajos forzados, sin ningún salario, y lo mismo ocurre en África y otras partes del mundo. Y para no ir muy largo, al triunfo de la revolución en Nicaragua en 1979, las condiciones laborales en los plantíos bananeros y en las minas, eran también de esclavitud; en las bananeras, los campesinos que cortaban el banano vivían con sus familias dentro de cajones de madera, llamados "gavetas", que eran como tumbas.

¿Vivimos realmente en un mundo sin esclavos?

[Publicado el 28/10/2008 a las 06:00]

Compartir:

Comentarios (2)

  • Veamos en países capitalistas, otros que no sea EE.UU, por ejemplo en Alemania, Italia, España, Suecia, ¿hay niños po cientos limpiando zapatos en las calles en vez de estar en la escuela? ¿Y en otros países capitalistas donde se incluye por ejemplo Nicaragua, Guatemala, El Salvador, donde sí hay miles de niños mendigando en las calles y niñas de 15 años prostituyendose?
    No estamos hablando que el capitlismo es malo intrínsicamente, sino la corrupción de ciertos paises capitalistas...

    Comentado por: Renato el 29/10/2008 a las 02:40

  • No,lo 'establecido oficialmente' no necesariamente asegura la no pervivencia de lo legal y moralmente condenable, y lo peor es que lo sabemos y es poco lo que hacemos por cambiar la realidad. Cada uno en su lucha individual por "salir adelante" y completamente alienado de la política de su páís, porque, pues, ésta ha caído en desgracia:ha perdido el deber y el valor positivo de velar por su nación -con todo lo que ello implica- y por el entendimiento con los pares de ésta -salvo para beneficiar económicamente a los globalizados grupos de poder-, y ha ganado el valor negativo, el de la alta corrupción. Así pues, son pocos los honestos que están dispuestos a exponer su imagen y verse, casi sin saber cómo,o sin haber podido evitarlo por haber caído en las redes del poder, involucrado en un nuevo escándalo. Mientras tanto, los niños de los más bajos niveles socio-económicos siguen siendo obligados a trabajar y hasta a prostituirse. Y, mientras que, en algunos lugares, son encerrados para producir algo, o explotados como picapedreros,o captados para sembríos ilegales, o por guerrillas, en otros son parte del 'paisaje urbano'; ellos limpian parabrisas, venden caramelos, son empleados/das domésticos/cas, son víctimas de la drogadicción, desprotegidos y casi ignorados, sin que sus derechos fundamentales sean respetados, sin educación, sin salud, son candidatos -gracias a la total marginación- a entrar al mundo del hampa, sin antes haber conocido o saboreado otra realidad más digna de su condición de humanos que los ayude a elegir entre el bien y el mal.

    Comentado por: Mítzar Brown A. el 28/10/2008 a las 14:00

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Sergio Ramírez nació en Nicaragua en 1942. Publicó su primer libro Cuentos, a los veinte años. Participó en la lucha para derrocar la dictadura Somoza y formó parte del gobierno revolucionario, del que llegó a ser vicepresidente en 1985. En su obra literaria figuran, entre más de una treintena de libros, Castigo divino (1988), Premio Internacional Dashiel Hammett de Novela; Un baile de máscaras (1995), Premio Laure Bataillon a la mejor novela extranjera en Francia en 1998; Margarita está linda la mar,  Premio Alfaguara de Novela 1998, y Premio Latinoamericano José María Arguedas en el 2000. Así también Cuentos completos (1998), con prólogo de Mario Benedetti; Adiós Muchachos, memoria de la revolución sandinista, (1999); el libro de cuentos Catalina y Catalina (2001); Mentiras Verdaderas (2001) y El viejo arte de mentir (2004), ambos sobre la creación literaria (2001); las novelas Sombras nada más (2002) y Mil y una muertes (2004); Señor de los Tristes, ensayos sobre escritores y escritura (2006), El reino animal, cuentos (2006), Tambor olvidado, ensayos (2007), El cielo llora por mí (2009) y La fugitiva (2011). En 2014 ha sido galardonado con el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria.

Su web oficial es: http://www.sergioramirez.com y su página oficial en Facebook: www.facebook.com/escritorsergioramirez.

Foto Copyright: Daniel Mordzinski 

 

 


Bibliografía

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres