PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

martes, 26 de mayo de 2020

 Sergio Ramírez

Voces de mentira

Acaba de irse el gordito que habla con las computadoras cuando suena el teléfono y la voz femenina comienza a recitar sin previo aviso las ventajas que me ofrece la compañía de celulares a la que estoy suscrito, llamadas a mitad de precio a Costa Rica y el resto de Centroamérica si se realizan en las horas nocturnas y los fines de semana, una tarifa especial sin límite de tiempo propia para las comunicaciones familiares.

Son una verdadera plaga esas letanías de voces mecánicas orquestadas por las computadoras, y que con su distante y frío martilleo artificial quieren sustituir el encanto de los registros sensuales de la voz verdadera de la mujer. Corto siempre esas llamadas apenas las voces falsas comienzan a buscar como endulzar mi oído reacio, además, a las ofertas comerciales en plenas horas de trabajo creativo.
Pero esta vez tengo dudas. La voz, a pesar de que corre con prisa, deja oír cierto jadeo y cierta vacilación que no es propia de la falsa perfección de lo falso, y la interrumpo. “¿Usted es de verdad?”, le digo. “¿Cómo?”, responde, asustada. Y entonces sé que he acertado, y me lleno de alegría. No se trata de una maquinita sin entrañas. Hay un alma en esa voz.

“Pensé que era una de esas grabaciones, qué dicha que usted es de carne y hueso”, le digo. Pero lejos de compartir mi gozo, y reírse, como espero, sólo me dice “buenos días”, en tono hosco, y cuelga.

[Publicado el 02/11/2007 a las 09:00]

Compartir:

Comentarios (4)

  • -¿Le llamos parra si prefiere un socavón Hospitalario o Carmelita...?

    -Mire, señorita... es que estoy...

    -¿Y prefiere un socavón marca Alcanzoor Maxi o Hundifloor Plus...?

    -Es que me pilla en este momento...

    -No cuelgue. Espere un momento. ¿Alcanzoor Maxi o Hundifloor Plussss?

    -Pues mire, parra mí prefiero Nicanor imaginario con teléfono imaginario.

    Comentado por: la falla de San Andrés Condal Arenal el 02/11/2007 a las 16:04

  • Pero lejos de compartir mi gozo, y reírse, como espero, sólo me dice “buenos días”, en tono hosco, y cuelga.
    ....

    totalmente de acuerdo. puro comercio, bien trabajan, están sin trabajo y les ofrecen ese.. llamadas y contratar o decirle no me pregunte, pregunto yo...
    sabes que en Europa internet es más barato que por solo 12 euros puedes, tú estás pagando mucho 34 euros me equivoco y siguen y siguen...mañana otra voz dice... la enuesta es para saber si consume radiele el suelo con ferelmejor o sigue utilizanod lejía de la vieja... y uno dice...

    no me interesa...

    cuelgue... bello es decir.
    cuelgo ( así es... ellos trabajan no les importa lo que venden ni si incordian ni a que hora... trabajan simplemente... pero ese no es mi problema... señora o señor... le contratan y punto. mañan cuando encuentre un trbaajo mejor y le llamen por teléfono para venderle el mejor internet... se portará como quien ... chao nena o nene... sí qué desastre)
    final es l punto. bellos sus escritos siemrpe bellos.
    ( muy bellos)
    Enea

    Comentado por: Enea el 02/11/2007 a las 15:14

  • El discurso de ese tipo de empleados es tan aprendido y rígido que los semeja a las máquinas. Y cuando uno les dice algo que les rompe el discurso o se sale del rango de posibles respuestas, no saben qué hacer... y cuelgan.
    ¿Qué tan diferentes son entonces de una máquina?

    Comentado por: Jacinta el 02/11/2007 a las 14:16

  • Esa ambigüedad entre lo humano y lo artificial es lo que produce el efecto unheimlich que estudió Freud en relación con el cuento de El hombre de la arena. Pienso que las entrenan para que parezcan máquinas y de esta manera no sean obligadas a salir del esquema que el guión les impone con preguntas impertinentes como la que ud le formuló.

    Comentado por: escarola el 02/11/2007 a las 09:40

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Sergio Ramírez nació en Nicaragua en 1942. Publicó su primer libro Cuentos, a los veinte años. Participó en la lucha para derrocar la dictadura Somoza y formó parte del gobierno revolucionario, del que llegó a ser vicepresidente en 1985. En su obra literaria figuran, entre más de una treintena de libros, Castigo divino (1988), Premio Internacional Dashiel Hammett de Novela; Un baile de máscaras (1995), Premio Laure Bataillon a la mejor novela extranjera en Francia en 1998; Margarita está linda la mar,  Premio Alfaguara de Novela 1998, y Premio Latinoamericano José María Arguedas en el 2000. Así también Cuentos completos (1998), con prólogo de Mario Benedetti; Adiós Muchachos, memoria de la revolución sandinista, (1999); el libro de cuentos Catalina y Catalina (2001); Mentiras Verdaderas (2001) y El viejo arte de mentir (2004), ambos sobre la creación literaria (2001); las novelas Sombras nada más (2002) y Mil y una muertes (2004); Señor de los Tristes, ensayos sobre escritores y escritura (2006), El reino animal, cuentos (2006), Tambor olvidado, ensayos (2007), El cielo llora por mí (2009) y La fugitiva (2011). En 2014 ha sido galardonado con el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria.

Su web oficial es: http://www.sergioramirez.com y su página oficial en Facebook: www.facebook.com/escritorsergioramirez.

Foto Copyright: Daniel Mordzinski 

 

 


Bibliografía

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres