PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

viernes, 3 de abril de 2020

 Blog de Sergio Ramírez

LA MUERTE DEL BAILARÍN

Historias que la vida escribe para la literatura, y que se leen en la página roja de los periódicos. He aquí una. Este muchacho de 24 años, con mujer y cuatro hijos, de carácter alegre, se gana la vida de pueblo en pueblo vendiendo chinelas de hule que carga al hombro en una caja de cartón. Tan alegre es su carácter que, en uno de tantos caseríos que le toca visitar, no duda en aceptar la invitación que le hacen de asistir a la fiesta de los 15 años de una niña a la que ni siquiera conoce.

Es un viernes. En la fiesta se improvisa un concurso de baile y el vendedor ambulante, que además es un excelente bailarín, derrota uno tras otro a sus adversarios en el concurso, hasta alzarse con el premio ofrecido. Se sienta feliz. Uno de los concursantes, sin embargo, no admite tan fácilmente su derrota por parte del forastero, y le dispara en media fiesta dos balazos causándole de manera inmediata la muerte. Las parejas se desbandan, la música se calla.

La nota viene ilustrada con la foto de la viuda y los cuatro huérfanos, el menor de ellos de apenas cuatro meses de edad, e inserta en un recuadro el rostro del bailarín empedernido, sonrisa irónica, bigotes estirados y cabellera abundante. Personaje ya desde ahora, para ser recordado en un cuento, o en un corrido.

[Publicado el 24/9/2007 a las 09:06]

Compartir:

Comentarios (4)

  • La realidad, el mejor tema para la literatura. Es la mejor forma para mostrar todo lo que nos rodea, y eso es algo que usted señor Sergio maneja de manera magistral.
    Diana - colombia

    Comentado por: Diana Verónica el 25/9/2007 a las 01:16

  • Buenas noches, don Sergio.

    Para escribir (o no) ese cuento podría más de uno instalarse (o negarse a hacerlo) en la dudosa pensión cuyos balcones asoman a la terraza de la cervecería Ambos Mundos (situada en una Plaza Real de ficción o no), con una becaría del Instituto Anatómico Forense o con su familia al completo. Y b a l i a r todos sobre el colchón de muelles (justo en el momento que en el puerto suena la bocina de un barco llamado "Black Elk", ahora mismo, mooooooooooccc) con la música de fondo de Radio Pica* (que produciría urticaría).
    Eso o esperar a que alguien lo escribiera, vivo o muerto, que eso es lo de menos.
    O tal vez que escribiera otra cosa.
    O tal vez que no la escribiera.
    Claro que usted, Sergio, la acaba de anotar aquí y ya la tiene escrita en su cabeza, ¿me equivoco? Cuéntenosla si le apetece.

    Vaya que si escriben, los muertos. Cada libro está repleto de ellos. Ahora mismo me tiro del balcón (aunque siempre caigo sobre la lona del bar Celona, tengo poca puntería)
    ¿Usted cree que la muerte baila o es muy sería, o ambas cosas a la vez?
    Me voy a leer a la cervecería. Siempre leo, como mínimo, la etiqueta de la botella, e incluso, a veces, dos páginas de un libro. Tengo últimamente un problema al leer libros: leo una página y me despisto imaginando tres. Pero de eso se trata cuando el libro es bueno, digo yo. No tengo prisa pero tampoco nada en contra de los que tienen prisa, que nadie se ofrenda floral, el muerto al hoyo y el vivo al pollo.

    Sin más (pedantería>) función conativa del lenguaje (expresión que se me quedó en la cabeza desde tiempos de la escuela porque, al igual que esa otra, tipo pícnico, y bla bla bla...) me despido por ahora**.

    Perdone la impertinencia y el sinsentido. ¡Solidaridad con los que van a morir!¡Solidaridad con los muertos! ¡Vivan Los Otros!

    Atentamiente,

    E

    *Nota: Eso era para despistar a los que estuvieran demasiado concentrados y agarrotados mientras escriben (yo mismo) o mientras leen buscando dobles sentidos de sociedades secretas, de sus contrarias y de las sociedades secretas de arbitrio (3). Hay que leer de lejos (por lo menos a 3 metros y de espaldas) y al tener teclado inalámbrico me acabo de sentar en el sofá (con el teclado cerca) y sin mirar a la pantalla acabo esta nota y a ver que pasa.

    **Nota: Ahora es el tiempo en que se tarda en escribir ahora. Pero teniendo en cuenta que bla bla bla bla... tal vez estamos muertos.

    Comentado por: E el 24/9/2007 a las 20:07

  • ¿Cómo abordar un tema tan delicado como este sin que suena a burla? Sin embargo no cabe duda, las circunstancias de la muerte del joven son ciertamente buen insumo para un cuento o un corrido.

    Comentado por: Ana el 24/9/2007 a las 18:07

  • Si lo pone bailando canciones del Puma, ya completo.
    Pobre hombre. Ambos. Y sin embargo, la responsabilidad me parece cada vez más algo colectivo y no individual.

    Comentado por: Piel el 24/9/2007 a las 14:23

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Sergio Ramírez nació en Nicaragua en 1942. Publicó su primer libro Cuentos, a los veinte años. Participó en la lucha para derrocar la dictadura Somoza y formó parte del gobierno revolucionario, del que llegó a ser vicepresidente en 1985. En su obra literaria figuran, entre más de una treintena de libros, Castigo divino (1988), Premio Internacional Dashiel Hammett de Novela; Un baile de máscaras (1995), Premio Laure Bataillon a la mejor novela extranjera en Francia en 1998; Margarita está linda la mar,  Premio Alfaguara de Novela 1998, y Premio Latinoamericano José María Arguedas en el 2000. Así también Cuentos completos (1998), con prólogo de Mario Benedetti; Adiós Muchachos, memoria de la revolución sandinista, (1999); el libro de cuentos Catalina y Catalina (2001); Mentiras Verdaderas (2001) y El viejo arte de mentir (2004), ambos sobre la creación literaria (2001); las novelas Sombras nada más (2002) y Mil y una muertes (2004); Señor de los Tristes, ensayos sobre escritores y escritura (2006), El reino animal, cuentos (2006), Tambor olvidado, ensayos (2007), El cielo llora por mí (2009) y La fugitiva (2011). En 2014 ha sido galardonado con el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria.

Su web oficial es: http://www.sergioramirez.com y su página oficial en Facebook: www.facebook.com/escritorsergioramirez.

Foto Copyright: Daniel Mordzinski 

 

 


Bibliografía

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres