PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

lunes, 30 de marzo de 2020

 Blog de Sergio Ramírez

IV. MANAGUA. SUMISIÓN, CALCO, FEALDAD, IMPROVISACIÓN

El nuevo Palacio Presidencial, financiado por el gobierno de Taiwan bajo la administración impúdica de Arnoldo Alemán, con sus columnas dóricas pintadas de vistosos colores y sus vidrios dorados, parece un juguete de Fisher Price. Ahora se halla abandonado porque Daniel Ortega se niega a despachar en él. Ortega también mandó a demoler una fuente musical que el Palacio tenía al frente, construida por el mismo Alemán al centro de la vieja Plaza de la Revolución donde se congregaron los guerrilleros triunfantes con el pueblo para celebrar la caía de Somoza. La fuente agitaba todas las noches sus chorros danzarines al ritmo de las estridencias de una música de burdel.

Sumisión, calco, fealdad, improvisación. Igual que las palmeras, malls transplantados de Miami con todo y food courts y cines Multiplex, y a un tiro de piedra de su bullicio iluminado, la miseria escondida en la oscuridad, que de día se exhibe por las calles en todo su esplendor de niños mendigos, y adultos que venden de todo en las esquinas, aprovechando cada cambio de luz roja de los semáforos, desde calculadoras made in Japan y toallas de playa adornadas con la efigie de Silver Stallone, a animalitos de las selvas de Bosawas, supuesta reserva ecológica de la humanidad, que está siendo despalada sin piedad, tucanes, guacamayas, tigrillos, monos carablanca.

[Publicado el 13/9/2007 a las 09:28]

Compartir:

Comentarios (2)

  • Tal vez sea cuestión de gustos, pero realmente la música que "agitaba todas las noches sus chorros danzarines ... " de la desaparecida - por destruida- fuente de la Plaza de la Revolución, no era de burdel. No faltaba más. Eran los sones de Tino López Guerra, canciones de Otto de la Rocha, de los hermanos Mejía Godoy.Música nacional en fin.

    Que esas mismas probablemente suenen en algunos burdeles tal vez sea cierto, pero no son su rasgo definitorio.Ojo con algunas afirmaciones apresuradas, mi estimado y respetado Sergio.

    Comentado por: Héctor el 15/9/2007 a las 15:43

  • Recién hoy me refiero al tema de la madre Teresa. Perdón por el atraso .
    Estoy de acuerdo contigo, Enea. Y ojalá pudiera yo también decirlo con esa forma tuya tan delicada, aunque contundente.

    Y agrego: las sociedades "despilfarradoras", como las del primer mundo, necesitan, además, adoptar niños pobres de otras razas para demostrar que comparten sus riquezas, salvando a algunos niños de la injusticia y de la pobreza. No se les ocurre cambiar las causas económicas que las provocan (porque eso les restaría la posibilidad de consumir).

    Si me permiten, opino que lo mismo hizo la madre Teresa, con la soberbia de todo místico: la necesidad de que dios les preste atención y les libre de la angustia y el desasosiego de la nada que todos los humanos llevamos adentro y soportamos, muchos sin el escudo de la fe. ¿Qué ser tan especial se creía ella que era para que su dios se las evitara? Pura soberbia, puro egoismo disfrazado de caridad.

    Comentado por: caetana el 14/9/2007 a las 07:07

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Sergio Ramírez nació en Nicaragua en 1942. Publicó su primer libro Cuentos, a los veinte años. Participó en la lucha para derrocar la dictadura Somoza y formó parte del gobierno revolucionario, del que llegó a ser vicepresidente en 1985. En su obra literaria figuran, entre más de una treintena de libros, Castigo divino (1988), Premio Internacional Dashiel Hammett de Novela; Un baile de máscaras (1995), Premio Laure Bataillon a la mejor novela extranjera en Francia en 1998; Margarita está linda la mar,  Premio Alfaguara de Novela 1998, y Premio Latinoamericano José María Arguedas en el 2000. Así también Cuentos completos (1998), con prólogo de Mario Benedetti; Adiós Muchachos, memoria de la revolución sandinista, (1999); el libro de cuentos Catalina y Catalina (2001); Mentiras Verdaderas (2001) y El viejo arte de mentir (2004), ambos sobre la creación literaria (2001); las novelas Sombras nada más (2002) y Mil y una muertes (2004); Señor de los Tristes, ensayos sobre escritores y escritura (2006), El reino animal, cuentos (2006), Tambor olvidado, ensayos (2007), El cielo llora por mí (2009) y La fugitiva (2011). En 2014 ha sido galardonado con el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria.

Su web oficial es: http://www.sergioramirez.com y su página oficial en Facebook: www.facebook.com/escritorsergioramirez.

Foto Copyright: Daniel Mordzinski 

 

 


Bibliografía

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres