PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

jueves, 22 de agosto de 2019

 Blog de Sergio Ramírez

I. PEQUEÑOS BALCANES

Se celebra este año el veinte aniversario de los Acuerdos de Esquipulas, firmado en agosto del año 1987 entre los presidente centroamericanos. Para entonces había una guerra de alta intensidad en Nicaragua, entre el gobierno sandinista y la Resistencia Nicaragüense (los contras), otra en El Salvador donde el gobierno enfrentaba la insurgencia del Frente Farabundo Martí (FMLN), y aún otra en Guatemala, de menor dimensión militar pero no por eso menos trágica para la población, donde los alzados en armas eran los guerrilleros de la Unión Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG).

Un año antes de que se firmaran los acuerdos, la guerra envolvía de una u otra manera a toda la región, pequeña y explosiva como la región de los Balcanes. Toda la región, porque si había guerras en Guatemala, El Salvador y Nicaragua, los contras tenían sus bases en Honduras, y toda su retaguardia logística, y había también en Honduras bases militares de Estados Unidos, que respaldaban a los contras; y lo mismo en Costa Rica, se había dado la existencia de redes logísticas de ARDE, una de las organizaciones de la contrarrevolución.

Era una guerra que no parecía tener un fin previsible, ni pareció tenerlo aún después que se firmaron los acuerdos, porque siguieron creciendo los enfrentamientos en el campo de batalla, y aumentó el número de víctimas, de muertos, heridos, discapacitados y desplazados, lo mismo que los daños materiales, de los que ya se perdía la cuenta.

Y entonces, cuando parecía menos previsible, cristalizaron los esfuerzos de paz.

[Publicado el 28/8/2007 a las 10:30]

Compartir:

Comentarios (4)

  • Veo que Enea no tiene mucha idea de lo que se está hablando. Nada más en Guatemala existen 23 lenguas oficiales y muchísimas razas en un país muy pequeño. No me extrañan sus comentarios ya que llama "sudamericanos" a los habitantes de los países de Centroamérica.
    Por todo el genocidio, guerras civiles, problemas ideológicos, religiosos y políticos creo que el título de "Pequeños Balcanes" está bien elegido.

    Comentado por: Edgar Mendizabal el 29/8/2007 a las 21:41

  • me ha impresionado su título: pequeños balcanes,
    bestiales matanzas de campesinos y campesinos, una gran miseria y humillación constante por pedir algo podían terminar entrando en un pueblo de... Uruguay o y exterminar a sus habitantes ... imperio sin imperio es la diferencia con los balcanes y su diversidad de lengua... que no tiene sudamérica, pero impresionante que siga siendo aún con Paz un pueblo doblado por las espaldas y .. tantas favelas, tantas minas increíble eso sí es América, es algo como... así son ellos... los Balcanes tiene una historia de poderes europeos o de mares y el continente ruso turquia y los árabes en fin
    que no tiene esas tierras así pues
    muy bello su escrito

    Comentado por: Enea el 29/8/2007 a las 00:34

  • La entrega del Nobel, como se dio, en aquellas fechas y circunstancias parecía incluso una invitación a continuar la guerra, parecía u elemento polarizante.

    Comentado por: juan sobalvarro el 28/8/2007 a las 22:49

  • qué interesantes referencias las de roman pineda (o namor adenip). creo que Sergio se mueve en este tema como pez en el agua. seguro sabrá responder, pero...¿querrá?. a veces tengo la impresión de que se guarda los momentos medulares de su militancia polìtica para una publicación muy personal. pero bueno, no me hagáis caso, que todo es "sin alucinaciones personales" ;)
    Sergio, que te vamos a cantar la canción de Pedrito Fernández: "tú tienes cara de Yo no fui!" ;o)

    Comentado por: lolichka el 28/8/2007 a las 21:24

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Sergio Ramírez nació en Nicaragua en 1942. Publicó su primer libro Cuentos, a los veinte años. Participó en la lucha para derrocar la dictadura Somoza y formó parte del gobierno revolucionario, del que llegó a ser vicepresidente en 1985. En su obra literaria figuran, entre más de una treintena de libros, Castigo divino (1988), Premio Internacional Dashiel Hammett de Novela; Un baile de máscaras (1995), Premio Laure Bataillon a la mejor novela extranjera en Francia en 1998; Margarita está linda la mar,  Premio Alfaguara de Novela 1998, y Premio Latinoamericano José María Arguedas en el 2000. Así también Cuentos completos (1998), con prólogo de Mario Benedetti; Adiós Muchachos, memoria de la revolución sandinista, (1999); el libro de cuentos Catalina y Catalina (2001); Mentiras Verdaderas (2001) y El viejo arte de mentir (2004), ambos sobre la creación literaria (2001); las novelas Sombras nada más (2002) y Mil y una muertes (2004); Señor de los Tristes, ensayos sobre escritores y escritura (2006), El reino animal, cuentos (2006), Tambor olvidado, ensayos (2007), El cielo llora por mí (2009) y La fugitiva (2011). En 2014 ha sido galardonado con el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria.

Su web oficial es: http://www.sergioramirez.com y su página oficial en Facebook: www.facebook.com/escritorsergioramirez.

Foto Copyright: Daniel Mordzinski 

 

 


Bibliografía

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres