PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

lunes, 26 de agosto de 2019

 Blog de Sergio Ramírez

IV. EL OJO DE LA MUJER RECONOCE A SU REY

Lot y su familia salen apuradamente de Sodoma, porque los dos ángeles los urgen a que no pierdan tiempo, y les prohíben volver la vista atrás, orden que desobedece la mujer de Lot, por lo que queda convertida en estatua de sal. El gran poeta nicaragüense Carlos Martínez Rivas, en su poema Beso para la mujer de Lot,  dice que ella, al volver la vista, no hacía sino buscar desesperadamente a su amante:

  Hacia allá partían como flechas tus miradas,
  buscando... Y tal vez lo viste. Porque el ojo
  de la mujer reconoce a su rey
  aun cuando las naciones tiemblen y los cielos lluevan fuego…

No sería nada extraño que le pusiera los cuernos al viejo Lot en medio de aquella extendida disipación de costumbres. Y esto nos lleva al siguiente episodio entre Lot y sus dos hijas, aquellas a quienes había ofrecido a los licenciosos violadores. Después de que se alejan de la ciudad en llamas, van a dar a una cueva donde duermen las siguientes noches, y entonces las dos muchachas se ponen de acuerdo para emborrachar al padre con vino, y así dormir con él, una cada noche. Y de estos turnos incestuosos con el viejo ebrio, quedaron ambas preñadas.

Sodomías, violaciones, adulterios, incestos. Los justos que los ángeles querían sólo estaban en la ortodoxia de la mente divina, no en la levadura humana.

[Publicado el 27/8/2007 a las 10:30]

Compartir:

Comentarios (5)

  • Conocì de Carlos M.R. en los años 80, un compañero de escuadra recitaba sus poemas (Menocal), e inocente nos jugò seria broma: los poemas afirmaba, eran de su autorìa. Tronco de poeta, para nobeles aprendices! Luego supe de la existencia de CMR y comence a leerlo. Làstima. abundante nùmen,carencia de dios. ?Blasfemo? a veces pienso que si. Triste existencia. savia derramada en tierra àrida. Descendencia Tirana. ausencia de amor y perdòn. Ni siquiera las Erinnias lo depositaron en la frìa y helada tumba que se buscò.

    Comentado por: Sebastian Luna el 13/3/2011 a las 21:39

  • Escuche por primera vez este poema de la voz de una joven llamado Francisco Menocal (años 80), no se que serà de èl. Lo curioso fue que a partir de ahì conocì a Carlos como poeta, y siempre que lo leo me da la impresiòn que estoy ante un hombre profano de poesìa exquisita pero prohibida a mi criterio. Su final fue triste. savia derramada en la aridez. Holocausto sin familia. abundancia de numen, falto de Dios. Tristeza final.

    Comentado por: Franko Cast el 13/3/2011 a las 21:28

  • jjj

    Comentado por: Al el 07/9/2007 a las 23:35

  • La frase de Carlos Martínez Rivas: "Porque el ojo de la mujer reconoce a su rey", siempre me hace recordar a Ulises a quien sólo su perro, Argo, lo reconoce, pero muere a sus pies al verlo. Da la casualidad que las dos escenas hablan de la fidelidad y la mujer de lot además muere EN ESA MIRADA.

    Comentado por: juan sobalvarro el 28/8/2007 a las 00:13

  • Ja ja ja, ya se va entendiendo la historia, y cerrando en sí misma. Caramba con las hijas de Lot! Bromas aparte, lo de una mujer que se convierte en estatua de sal por volver la vista atrás suena hermoso, poético, lleno de ecos y sugerencias recónditas. Como una música apenas murmurada que casi acertamos a escuchar y creemos poder llegar a adivinar sin lograrlo en realidad.

    Comentado por: Piel el 27/8/2007 a las 22:12

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Sergio Ramírez nació en Nicaragua en 1942. Publicó su primer libro Cuentos, a los veinte años. Participó en la lucha para derrocar la dictadura Somoza y formó parte del gobierno revolucionario, del que llegó a ser vicepresidente en 1985. En su obra literaria figuran, entre más de una treintena de libros, Castigo divino (1988), Premio Internacional Dashiel Hammett de Novela; Un baile de máscaras (1995), Premio Laure Bataillon a la mejor novela extranjera en Francia en 1998; Margarita está linda la mar,  Premio Alfaguara de Novela 1998, y Premio Latinoamericano José María Arguedas en el 2000. Así también Cuentos completos (1998), con prólogo de Mario Benedetti; Adiós Muchachos, memoria de la revolución sandinista, (1999); el libro de cuentos Catalina y Catalina (2001); Mentiras Verdaderas (2001) y El viejo arte de mentir (2004), ambos sobre la creación literaria (2001); las novelas Sombras nada más (2002) y Mil y una muertes (2004); Señor de los Tristes, ensayos sobre escritores y escritura (2006), El reino animal, cuentos (2006), Tambor olvidado, ensayos (2007), El cielo llora por mí (2009) y La fugitiva (2011). En 2014 ha sido galardonado con el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria.

Su web oficial es: http://www.sergioramirez.com y su página oficial en Facebook: www.facebook.com/escritorsergioramirez.

Foto Copyright: Daniel Mordzinski 

 

 


Bibliografía

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres