PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

lunes, 26 de agosto de 2019

 Blog de Sergio Ramírez

I. DE SODOMITAS Y SODOMÍAS

Noto algo de susto, o al menos de sorpresa, entre algunos de los amigos y de las amigas que me escriben al buzón, ante el hecho de que Lot haya ofrecido a sus propias hijas a la turba de sodomitas, decidido como estaba a salvar la virginidad de los dos ángeles, heraldos que Jehová había enviado para borrar Sodoma de la faz de la tierra; emisarios que al mismo tiempo debían cumplir con la comisión de advertirle, a él y a su familia, que huyeran cuanto antes de aquel sitio ya condenado por la justicia divina.

Los sodomitas (habitantes de Sodoma), gustaban de yacer con varones, por gusto o a la fuerza, según se ve, y de allí que el gentilicio sodomita lo heredaron a todos los que más tarde serían señalados de participar del vicio, o del placer, de la sodomía. Por afinidad fonética, Gomorra, que era el nombre de la ciudad hermana en vicios a Sodoma, y que también fue destruida sin misericordia, parecería tener que ver con gonorrea, pero no es así; tendría que ser gomorrea, y no lo es.

De allí que siendo Lot un varón justo, y conociendo de qué levadura estaban hechos sus conciudadanos, prefirió ofrecer a sus propias hijas a los perversos, única manera que vio de preservar a los dos santos emisarios. Veremos cómo y por qué.

[Publicado el 22/8/2007 a las 11:29]

Compartir:

Comentarios (3)

  • 2, una de fresa y otra de chocolate, "Barcelona a les clasiques"

    Comentado por: eo el 22/8/2007 a las 14:43

  • El otro día vi a un señor con uniforme y le pregunté:

    -¿Usted es el basurero?
    -Sí. ¿Cuántas bolsas quieres? -me preguntó.


    Comentado por: Oe el 22/8/2007 a las 14:27

  • "Veremos cómo y por qué". Eso promete.
    Por lo demás decir que discrepo de los comentarios de ayer a lo de Rigoberta Menchú. Se toma algo puntual, se exagera, se saca de quicio y se pone de ejemplo de un punto "existencial" controvertido; todo para vender, llamar la atención y de paso, total, por qué no, cargarse un poco a la competencia hotelera. A ver, en mi humilde opinión hasta en el garito más cutre puede ocurrir que los encargados al ver entrar a un vendedor ambulante, le pidan más o menos amablemente que se vaya y no moleste a la clientela. La clientela, además, aunque defiendan la igualdad de los seres humanos, suele agradecer que se impida a los vendedores darles la tabarra mientras se toman una copa relajados, tranquilos y en más o menos buena compañía. Confundir a alguien que viste, según se nos dice, como un vendedor ambulante, con un vendedor ambulante no parece un error tan grave. Lo de permitir vender o no a los vendedores ambulantes en el interior de un hotel ya es otra cuestión y eso es lo que habría que debatir.
    Y peor fue lo que me ocurrió a mí, que fui a Cáritas a llevar una bolsa de ropa y la monja que me abrió me comunicó amablemente que la cena era a las 7. Se ve que formalmente no soy el tipo de mujer que le gustaría a Verdú. En mi descargo decir que la mujer no llevaba las gafas (algo hay que decir). No me invitó a salir sino a entrar. Y no salí en los periódicos.

    Comentado por: eo el 22/8/2007 a las 14:23

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Sergio Ramírez nació en Nicaragua en 1942. Publicó su primer libro Cuentos, a los veinte años. Participó en la lucha para derrocar la dictadura Somoza y formó parte del gobierno revolucionario, del que llegó a ser vicepresidente en 1985. En su obra literaria figuran, entre más de una treintena de libros, Castigo divino (1988), Premio Internacional Dashiel Hammett de Novela; Un baile de máscaras (1995), Premio Laure Bataillon a la mejor novela extranjera en Francia en 1998; Margarita está linda la mar,  Premio Alfaguara de Novela 1998, y Premio Latinoamericano José María Arguedas en el 2000. Así también Cuentos completos (1998), con prólogo de Mario Benedetti; Adiós Muchachos, memoria de la revolución sandinista, (1999); el libro de cuentos Catalina y Catalina (2001); Mentiras Verdaderas (2001) y El viejo arte de mentir (2004), ambos sobre la creación literaria (2001); las novelas Sombras nada más (2002) y Mil y una muertes (2004); Señor de los Tristes, ensayos sobre escritores y escritura (2006), El reino animal, cuentos (2006), Tambor olvidado, ensayos (2007), El cielo llora por mí (2009) y La fugitiva (2011). En 2014 ha sido galardonado con el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria.

Su web oficial es: http://www.sergioramirez.com y su página oficial en Facebook: www.facebook.com/escritorsergioramirez.

Foto Copyright: Daniel Mordzinski 

 

 


Bibliografía

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres