PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

sábado, 26 de julio de 2014

 Blog de Sergio Ramírez

EL DELITO DE VESTIR COMO INDÍGENA

Tengo a la vista un recorte de prensa en el que de manera escueta se informa que Rigoberta Menchú, la indígena guatemalteca galardonada con el Premio Nobel de la Paz, fue expulsada de un hotel de lujo en el balneario de Cancún, al confundirla con una vendedora ambulante. Acudía al hotel para sostener una entrevista de prensa, y se hallaba en Cancún asistiendo a un foro internacional.

Rigoberta, como la habrán visto ustedes en las fotos, viste siempre como lo hacen las indígenas de su etnia maya en Guatemala, un traje muy colorido que se parece al que usan las indígenas mexicanas que venden en las calles de Cancún, y a la entrada de los hoteles, suvenires a los turistas.

No sé si será este el primer caso de la expulsión de un lugar público, pues los hoteles lo son, de una personalidad de rango mundial, solamente porque viste de manera diferente, de acuerdo a su propia identidad. No me imagino a Rigoberta entrando a un hotel de Cancún vestida de sandalias y shorts, de gorra y camiseta playera con la insignia de los Bulls de Chicago. En su manera de vestirse está representada la dignidad de la causa que ha defendido, y la identidad y los derechos de los indígenas que son mayoría discriminada y segregada en Guatemala, como se ve que lo siguen siendo en los balnearios exclusivos de México.

[Publicado el 21/8/2007 a las 10:35]

Compartir:

Comentarios (13)

  • Lo que son los chismes:

    http://www.milenio.com/index.php/2007/08/16/107409/

    Comentado por: Laura Elena el 18/9/2007 a las 08:51

  • Por razones políticas o razones que defienden los términos de la verdad, la propia Menchú gastó su tiempo en dar una aclaración.
    Se puede leer nota al respecto en La gaceta de Tucumán:

    http://www.lagaceta.com.ar/vernotae.asp?id_nota=231134

    Comentado por: Ezequiel D'León el 28/8/2007 a las 19:03

  • está visto que la lucha de la Menchú está cada vez más vigente: mientras sigan existiendo prejuicios y discriminación respecto de la vestimenta y de la forma de expresión, siempre habrá malentendidos. y seguirá existiendo la categorización de las personas: quiénes son de primera, quiénes de segunda, y quiénes no "merecen" ningún espacio en la sociedad. aunque Rigoberta sea de primera, todavía la tratarán como de última, por el simple "pecado" de ser indígena y de estar orgullosa de serlo, de no renunciar a ello, aunque ya bien hubiese podido hacerlo.
    pero es más vergonzoso aún que entre centroamericanos se traten tan mal. ¿acaso no son de la misma raíz geográfica y cultural? despreciar a la Menchú, es despreciarse a sí mismos.

    Comentado por: lolichka el 21/8/2007 a las 23:40

  • No veo por ningún lado que la noticia haya sido contada mal. A ver si los que aquí critican han escrito la milésima parte de quien escribe en este blog.

    Tampoco creo que Rigoberta Menchú haya tenido que dar alguna explicación a los recepcionistas para conseguir entrar a donde la estaban invitando. Lo que debería hacer es dar a conocer qué hotel es ése, en donde niegan el acceso de forma discriminatoria.

    Comentado por: Edgar Mendizabal el 21/8/2007 a las 22:28

  • Señor Ramírez:

    Le agradezco haber tratado el tema. Hace algunos años le pasó algo muy parecido a Spielberg aquí en Alemania.

    Habiendo sido el principal invitado a una entrega de premios, a él se le ocurrió aparecer vestido con su ropa de 'diario' al evento: camisa de leñador, gorra de beisbolista, tejanos y zapatillas.

    Solo después de más de una hora de esperarlo, los organizadores consiguieron comunicarse con él en su hotel:
    -Lo estamos esperando, desde hace más de una hora, señor Spielberg -le dijeron los alemanes.
    -Lo intenté tres veces y no me dejaron entrar.

    Si hubiera sido moreno, seguro que a la segunda o tercera vez llamaban a la policía, por pesado.

    La Menchú tenía los dos 'agravantes'.

    Comentado por: HjorgeV el 21/8/2007 a las 21:53

  • Fe de Errata:
    La palabra correcta es "mansalva" y no "mansalba" como incorrectamente escribi.
    XX oo

    Comentado por: Namor Adenip el 21/8/2007 a las 19:08

  • Por otro lado:
    No se porque Don Sergio se escandaliza tanto por este supuesto acto de descriminacion, segregacion racial y por consiguinete, un atentado contra los derechos humanos.
    Acaso no fue el miembro de un gobierno que perpetraba no solo violaciones y vejamenes contra la poblacion nicaraguense, sino que asesinaba a mansalba la libertad de expresion.
    Asi que, ¿de que se asusta Don Sergio? ¿De que?.
    XX OO

    Comentado por: Namor Adenip el 21/8/2007 a las 19:03

  • Amable Ana:
    O sea que si yo le digo a usted, que por su manera de escribir me parece una terrorista y que ya no debe escribir mas en este bloc, usted ¿simplemente dejaria de escribir?, no trataria de justificar su participacion confirmando o denegando lo dicho por mi. Es decir se limitaria a aceptar lo dicho como si todos fuesemos maquinas. No trataria de hablar.
    XX OO

    Comentado por: Namor Adenip el 21/8/2007 a las 18:44

  • "Estoy seguro de que de haber existido una confusion, cualquier persona en los zapatos de la Menchu habria pasado a explicar a los señores del hotel que ella era un huesped del hotel y hubiera tratado de comprobar este hecho."

    No importa en realidad si le pusieron una alfombra roja para que saliera o si la sacaron a empujones, lo preocupante es que su manera de vestir le merezca ser echada del hotel.

    Qué se supone que tenía que decir: "No señor, usted está confundido. Yo no soy una vendedora indígena. Yo merezco estar en este hotel. Vengo de una fiesta de disfraces". Por favor.

    Comentado por: Ana B. el 21/8/2007 a las 18:28

  • Busquen en Google: Rigoberta Menchú expulsada hotel méxico, y encontrarán decenas de enlaces para confirmar lo indicado.

    Talvez Rigoberta decidió no "aclarar" el asunto precisamente para que el hecho se convierta en noticia y hacer tomar conciencia sobre la discriminación existente.

    Comentado por: Fátima el 21/8/2007 a las 17:47

  • Lo dramático en este caso me parece la expulsión de la 'vendedora ambulante' que de ninguna manera pudo ser amable. Nunca es amable que lo expulsen a uno de cualquier lugar.
    La historia como la cuenta Sergio es tal como la contaron los cables no veo ninguna exgeración en lo de la 'expulsión' aunque haya sido un 'retirese por favor'.
    Al final lo que cuenta este incidente es como actúa el prejuicio en los seres humanos, ni siquiera escucharon a la mujer ofertar algún producto para deducir que era vendedora, simplemente categorizaron su aspecto. Pero esta categorización, se sabe, es previa, milenaria.

    Comentado por: Juan Sobalvarro el 21/8/2007 a las 17:33

  • Su texto es un poco irreal.
    Usted, respetable Don Sergio, nos dice que "...fue expulsada de un hotel de lujo en el balneario de Cancun..." Es decir, no es que trataron de que ella dejase el hotel, sino que, ¡"fue expulsada"!.
    No me cuesta creer que pudo haber existido un malentendido entre la gente del hotel y la nobel de paz (por su vestimenta). Pero, acaso no somos seres racionales, hablando el mismo idioma. Estoy seguro de que de haber existido una confusion, cualquier persona en los zapatos de la Menchu habria pasado a explicar a los señores del hotel que ella era un huesped del hotel y hubiera tratado de comprobar este hecho. Dudo que ante la acreditacion respetiva algun hotel del mundo te expulse, sobre todo si no has hecho nada mas que ir vestido conforme a tus raices (en este caso indigenas), es mas, en algunos, por no decir todos, hoteles de 5 estrellas se encuentran verdaderas bellezas disfrazadas a veces de pordiosera o prostituas y no son expulsadas.
    Habia un buena historia para contar, pero la conto usted muy mal Don Sergio.
    Saludos desde Honduras, donde hace unos 15 dias estuvo en Metromedia de Tegucigalpa firmando autografos.
    XX OO

    Comentado por: Namor Adenip el 21/8/2007 a las 17:22

  • ¡Qué terrible! Los del hotel han de haber querido morir de verguenza al darse cuenta del equívoco. ¿Cómo se habrán disculpado? No encuentro ninguna disculpa que no lleve implícita otra ofensa.

    Comentado por: Fátima el 21/8/2007 a las 16:46

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Sergio Ramírez nació en Nicaragua en 1942. Publicó su primer libro Cuentos, a los veinte años. Participó en la lucha para derrocar la dictadura Somoza y formó parte del gobierno revolucionario, del que llegó a ser vicepresidente en 1985. En su obra literaria figuran, entre más de una treintena de libros, Castigo divino (1988), Premio Internacional Dashiel Hammett de Novela; Un baile de máscaras (1995), Premio Laure Bataillon a la mejor novela extranjera en Francia en 1998; Margarita está linda la mar,  Premio Alfaguara de Novela 1998, y Premio Latinoamericano José María Arguedas en el 2000. Así también Cuentos completos (1998), con prólogo de Mario Benedetti; Adiós Muchachos, memoria de la revolución sandinista, (1999); el libro de cuentos Catalina y Catalina (2001); Mentiras Verdaderas (2001) y El viejo arte de mentir (2004), ambos sobre la creación literaria (2001); las novelas Sombras nada más (2002) y Mil y una muertes (2004); Señor de los Tristes, ensayos sobre escritores y escritura (2006), El reino animal, cuentos (2006), Tambor olvidado, ensayos (2007), El cielo llora por mí (2009) y La fugitiva (2011).

Su web oficial es: http://www.sergioramirez.com y su página oficial en Facebook: www.facebook.com/escritorsergioramirez.

 


Bibliografía

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2014 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres