PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 21 de agosto de 2019

 Blog de Sergio Ramírez

III. HISTORIA DE LOS RETRETES

“Vientre nervioso”, es la enfermedad de la que Bergman se declara víctima en sus memorias, una versión aguda de lo que tradicionalmente se ha llamado el miedo escénico, al punto que en cada teatro donde debió trabajar por temporadas regulares, tenía su propio retrete. “Esos retretes son, probablemente, mi permanente aporte a la historia del teatro”, dice.

El precio de estar siempre alerta, del desdoblamiento escénico. Eso de ausentarse del drama de su vida para contemplarlo desde fuera, lo ponía en lucha consigo mismo por el control incesante y minucioso de sus relaciones con la realidad, con su imaginación, y con sus sueños, porque “si el control deja de funcionar, la maquinaria explota y la identidad se ve en peligro”. La antesala del suicidio, al que se sintió más de alguna vez tentado.

Y un sistema nervioso vulnerable como el suyo, resistía poco las tormentas, como le ocurrió en 1976 bajo los efectos de la persecución desatada en su contra por la Administración Tributaria Nacional de Suecia, que lo acusaba de fraude fiscal.

Esa vez la crisis que lo lleva al hospital Carolino, donde permanece internado bajo sedantes, comienza en su casa como si se tratara de una secuencia de cine, la escena de una de sus propias películas: “estoy sentado en el sillón contemplándome a mí mismo que estoy en pie sobre la alfombra amarilla. Oigo mi quejumbrosa voz como la de un perro herido. Me levanto del sillón para salir por la ventana…” Y fuera de la ventana, lo que hay es el extraño y ajeno mundo de la enajenación de los sentidos, el desdoblamiento total.

[Publicado el 03/8/2007 a las 10:30]

Compartir:

Comentarios (3)

  • "de niño ya buscaba las ventanas, para poder huir con la mirada..."
    (Joan Margarit)

    Frente a las ventanas de mi escuela volaba en círculos una bandada de pájaros que en la lejanía parecían negros. Subían hacia el cielo todos juntos, luego descendían, giraban y retomaban una y otra vez el mismo sendero invisible en el aire. Me preguntaba por qué no se detenían, por qué daban eternamente las mismas vueltas; a veces, esa poca variabilidad en el recorrido me intranquilizaba pero la mayor parte del tiempo, si los contemplaba sin pensar, eran relajantes como una pecera de cristal. Estaban fuera y te sacaban a volar con ellos, nunca supe qué clase de pájaros era y tampoco ahora tengo un deseo inapelable de saberlo aunque pasé unos 8 largos años mirando por aquellas ventanas. El profesor me catalogaba de distraída en vez de de huidiza. El pensamiento sólo, acordarme de aquel único movimiento, sigue produciéndome calma.

    Comentado por: piel el 06/8/2007 a las 14:23

  • esa de los retretes no me la sabía. pero todo todo todo de Bergman Ingmar es interesante!!!. ¿ya les dije que es alguien a quien me hubiera gustado tratar personalmente?. y si ya no se pudo, alguien a quien me gustaría encontrarme en la otra vida. tan magnético me parece este super personaje. uno no puede quedarse con un solo pensamiento cuando ve sus películas (o supongoque ocurría igual cuando se veían sus puestas en escena). se disparan muchos...acaso ese sea su mejor legado. lo de los retretes es anecdótico. pero me gusta el tema. imagínense! se presta para tantas cosas. deberían recogerlos y hacer con ellos una instalación artística a lo Duchamp, y titularla "el vientre nervioso de Bergman". qué les parece? ¿no te gusta Sergio? ;o)

    Comentado por: lolichka el 03/8/2007 a las 23:55

  • Tan hermosa la frase que cita de él. En los traumas es frecuente esa disociación de la personalidad, el verse desde fuera, ocurre en los accidentes y en las víctimas de violencia. Fui una vez a unas conferencias sobre trauma psicológico y así lo explicaban. Lamentablemente es más difícil de superar cuando se vive de esa manera que cuando permanece uno dentro de sí mismo. Para curar hay que enfrentar, normalmente se les hace recordar y revivir, acompañados de una persona experta que pueda manejar los sentimientos extremos que esto pueda provocar.

    Comentado por: Retraite el 03/8/2007 a las 14:36

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Sergio Ramírez nació en Nicaragua en 1942. Publicó su primer libro Cuentos, a los veinte años. Participó en la lucha para derrocar la dictadura Somoza y formó parte del gobierno revolucionario, del que llegó a ser vicepresidente en 1985. En su obra literaria figuran, entre más de una treintena de libros, Castigo divino (1988), Premio Internacional Dashiel Hammett de Novela; Un baile de máscaras (1995), Premio Laure Bataillon a la mejor novela extranjera en Francia en 1998; Margarita está linda la mar,  Premio Alfaguara de Novela 1998, y Premio Latinoamericano José María Arguedas en el 2000. Así también Cuentos completos (1998), con prólogo de Mario Benedetti; Adiós Muchachos, memoria de la revolución sandinista, (1999); el libro de cuentos Catalina y Catalina (2001); Mentiras Verdaderas (2001) y El viejo arte de mentir (2004), ambos sobre la creación literaria (2001); las novelas Sombras nada más (2002) y Mil y una muertes (2004); Señor de los Tristes, ensayos sobre escritores y escritura (2006), El reino animal, cuentos (2006), Tambor olvidado, ensayos (2007), El cielo llora por mí (2009) y La fugitiva (2011). En 2014 ha sido galardonado con el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria.

Su web oficial es: http://www.sergioramirez.com y su página oficial en Facebook: www.facebook.com/escritorsergioramirez.

Foto Copyright: Daniel Mordzinski 

 

 


Bibliografía

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres