PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 5 de agosto de 2020

 Sergio Ramírez

V. RECUERDE EL ALMA DORMIDA…

Por dichosa coincidencia, mi madre fue mi profesora de literatura en el colegio de secundaria de mi pueblo. Tiempos de leer a Manrique, recuerde el alma dormida, avive el seso y despierte, contemplando, cómo se pasa la vida, cómo se viene la muerte… y a Lope, qué tengo yo que mi amistad procuras…, y a Quevedo, nadar sabe mi llama el agua fría… Y las Novelas Ejemplares de Cervantes, aquel licenciado Vidriera, loco que creía saber de vidrio y no salía al campo porque no le cayeran encima los rayos y fueran a hacerlo añicos, y el Quijote al que entré luego, ya sosegado el miedo a su peso y grosor, cuando aprendí que había que leerlo no por sabio, sino por risible, y río siempre al sólo recordar a ese otro loco de adarga al brazo que abre la jaula del león africano en medio del camino mientras todos huyen espantados de su imprudencia temeraria. Y por ella, mi madre, leí también a Lorca, y a Neruda, y solía recitar a ambos en las veladas de beneficencia, pregúntenme por la Casada infiel, y por Farewell a ver si no los declamo de un tirón.

Las lecturas primeras persisten siempre en la memoria, como las huellas de un camino que todavía no sabemos adónde habrá de llevarnos. Y volvemos a veces a andar sobre esas mismas huellas, volvemos a leer lo leído, volvemos a encantarnos, o nos desencantamos.  Pero no dejan los libros de vivir en nosotros, ni nosotros de vivir en ellos.

[Publicado el 31/7/2007 a las 08:25]

Compartir:

Comentarios (4)

  • A Dámaso Alonso ( que tanto me gusta)
    Preciosa y el Aire

    Su luna de pergamino
    Preciosa tocando viene,
    por un anfibio sendero ( qué brutal verso!)
    de cristales y laureles

    bello Lorca

    Enea

    Comentado por: Enea el 31/7/2007 a las 20:37

  • "No quiero decir, por hombre,
    las cosas que ella me dijo.
    La Luz del entendimiento
    me hace ser muy comedido
    ... ( la negrita, o Lydia o Cabrera... y no me regale sun costurero, que va a decir mi marido!)

    Enea

    Comentado por: Enea el 31/7/2007 a las 20:29

  • pliego a todo todo lo que dices!. todas esas lecturas que mencionas me son maravillosamente familiares!.
    Farewell, eso sí, me parece uno de los poemas más tristes de Neruda. hace poco estuve en su casa de Valparaíso (ah, primera vez que pisaba esa ciudad, me encantó por cierto!, quisiera volver volver!!!;) y compré algunas cosillas, pero sobre todo el poemario póstumo Jardín de invierno (que me había recomendado Antonio Skármeta) y encontré en esas páginas versos conmovedores, de muy alto coturno. Neruda vuelve a ser una huella imperdible. pero no digamos nada de Lorca, porque no paro!.
    ah los libros! ah los encantamientos!.
    "Es la hora de partir...oh abandonado!" ;)


    Comentado por: lolichka el 31/7/2007 a las 19:48

  • ...
    tan callando,
    cuán presto se va el placer,
    cómo, después de acordado,
    da dolor;
    cómo, a nuestro parecer,
    cualquiera tiempo pasado
    fue mejor.

    Pues si vemos lo presente
    cómo en un punto se es ido
    y acabado,
    si juzgamos sabiamente,
    daremos lo no venido
    por pasado.
    No se engañe nadie, no,
    pensando que ha de durar
    lo que espera,
    más que duró lo que vio
    porque todo ha de pasar
    por tal manera.

    Nuestras vidas son los ríos
    que van a dar en la mar,
    que es el morir;
    allí van los señoríos
    derechos a se acabar
    y consumir;
    allí los ríos caudales,
    allí los otros medianos
    y más chicos,
    y llegados, son iguales
    los que viven por sus manos
    y los ricos.


    Fragmento de 'Coplas por la muerte de su padre' de Jorge Manrique (1440-1479)

    Comentado por: - el 31/7/2007 a las 08:59

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Sergio Ramírez nació en Nicaragua en 1942. Publicó su primer libro Cuentos, a los veinte años. Participó en la lucha para derrocar la dictadura Somoza y formó parte del gobierno revolucionario, del que llegó a ser vicepresidente en 1985. En su obra literaria figuran, entre más de una treintena de libros, Castigo divino (1988), Premio Internacional Dashiel Hammett de Novela; Un baile de máscaras (1995), Premio Laure Bataillon a la mejor novela extranjera en Francia en 1998; Margarita está linda la mar,  Premio Alfaguara de Novela 1998, y Premio Latinoamericano José María Arguedas en el 2000. Así también Cuentos completos (1998), con prólogo de Mario Benedetti; Adiós Muchachos, memoria de la revolución sandinista, (1999); el libro de cuentos Catalina y Catalina (2001); Mentiras Verdaderas (2001) y El viejo arte de mentir (2004), ambos sobre la creación literaria (2001); las novelas Sombras nada más (2002) y Mil y una muertes (2004); Señor de los Tristes, ensayos sobre escritores y escritura (2006), El reino animal, cuentos (2006), Tambor olvidado, ensayos (2007), El cielo llora por mí (2009) y La fugitiva (2011). En 2014 ha sido galardonado con el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria.

Su web oficial es: http://www.sergioramirez.com y su página oficial en Facebook: www.facebook.com/escritorsergioramirez.

Foto Copyright: Daniel Mordzinski 

 

 


Bibliografía

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres