PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 5 de agosto de 2020

 Sergio Ramírez

MUJERES EN LA PICOTA

Informar a los demás lo que necesitan saber, o quieren saber, es hoy más que nunca un riesgo de muerte. Ya lo hemos visto con los periodistas mexicanos perseguidos por la hueste asesina de los reyes de baraja del narcotráfico, que son sistemáticamente secuestrados, desaparecidos y asesinados. Ahora vamos a Afganistán, donde el negocio floreciente no es la cocaína, sino la heroína. Desde la caída del régimen de los talibanes, Afganistán se ha convertido en el productor de amapola más grande del mundo.

Primero fue asesinada este mes la periodista Shakila Sanga Hamah, una joven de 22 años, cuando volvía a su casa después de cumplir una jornada de trabajo en la estación de televisión Shamsad de Kabul. Luego leemos la historia de Zakia Zaki, directora de una emisora de radio en Jabalsaraj, muerta de siete tiros por tres sicarios mientras dormía en su casa al lado de su tierna criatura, un niño que no cumple aún los dos años.

En su emisora Radio Paz, Zakia solía hacer duras críticas a los talibanes y a los llamados señores de la guerra, que son los que controlan el multimillonario negocio de la heroína, unas veces con el apoyo de las guerrillas talibanes, y otras con el apoyo del propio gobierno; y los talibanes son quienes siguen imponiendo sus oscuras reglas de conducta a las mujeres.

Radio Paz era una emisora independiente, que promovía la defensa de los derechos humanos, y los derechos de las mujeres, algo que viene a merecer la pena capital, de lo que habla claro el caso de Zakia. Pero no paran allí las cosas.

[Publicado el 11/6/2007 a las 09:00]

Compartir:

Comentarios (3)

  • Parece ser que no solo eran las armas el objetivo, ya ves que la heroína también está triunfando... ¿para quienes son las producciones?
    Está claro que no sólo no ha cambiado la situación allí, sino que casi diezman los americanitos a la población.. desde luego que; ¡viva la democracia americana, y viva el respeto a los derechos humanos!.. y nosotros nos cruzamos de brazos mientras impresentables políticos, partícipes de uno de lo mayores necgocios-matanzas de la historia, salen por televión chapurreando inglés y diciendo, entre bromas y aplausos de la jauría miserable, que creía que las armas de destrucción masiva estaban allí, ¿se puede tener menos vergüenza? Denitivamente, NO.
    Bin Laden no es el único asesino en masa en este planeta, existen muchos con corbata y con constituciones en mano.

    Comentado por: Sofi el 16/6/2008 a las 16:18

  • Existe una pelicula que se llama OSAMA, es de una directora Afgana que tuvo que filmarla a escondidas. Un testimonio cruel de lo que significa ser mujer en Afganistan

    Comentado por: Esteban el 11/6/2007 a las 20:47

  • realmente es decepcionante, por decir lo menos, esta realidad de países como Afganistán, donde ser mujer es ser una persona de última categoría. algunas veces me he preguntado qué se puede hacer realmente en casos como este, qué es lo que hay que comprender respecto de esta realidad de esa parte del mundo. ¿es cultural? ¿es fundamentalismo? ¿es atraso socioeconómico? cuánto hay que esperar para que este tipo de noticias cambien o desaparezcan? cómo hay que explicarse este tipo de cosas? de verdad, me parece tan ofensivo que nadie pueda hacer nada en la práctica, que ni los organismos de derechos humanos puedan defender la dignidad mínima de las mujeres afganas, y de otros lares de ese lado del mundo. como mujer, como comunicadora, me ofende, me molesta, me ocupa neuronas que las quisiera para otros pensamientos, ojalá felices.

    Comentado por: lolichka el 11/6/2007 a las 19:56

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Sergio Ramírez nació en Nicaragua en 1942. Publicó su primer libro Cuentos, a los veinte años. Participó en la lucha para derrocar la dictadura Somoza y formó parte del gobierno revolucionario, del que llegó a ser vicepresidente en 1985. En su obra literaria figuran, entre más de una treintena de libros, Castigo divino (1988), Premio Internacional Dashiel Hammett de Novela; Un baile de máscaras (1995), Premio Laure Bataillon a la mejor novela extranjera en Francia en 1998; Margarita está linda la mar,  Premio Alfaguara de Novela 1998, y Premio Latinoamericano José María Arguedas en el 2000. Así también Cuentos completos (1998), con prólogo de Mario Benedetti; Adiós Muchachos, memoria de la revolución sandinista, (1999); el libro de cuentos Catalina y Catalina (2001); Mentiras Verdaderas (2001) y El viejo arte de mentir (2004), ambos sobre la creación literaria (2001); las novelas Sombras nada más (2002) y Mil y una muertes (2004); Señor de los Tristes, ensayos sobre escritores y escritura (2006), El reino animal, cuentos (2006), Tambor olvidado, ensayos (2007), El cielo llora por mí (2009) y La fugitiva (2011). En 2014 ha sido galardonado con el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria.

Su web oficial es: http://www.sergioramirez.com y su página oficial en Facebook: www.facebook.com/escritorsergioramirez.

Foto Copyright: Daniel Mordzinski 

 

 


Bibliografía

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres