PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 5 de agosto de 2020

 Sergio Ramírez

IV. NEGRO FOLCLORE

No es un asunto sólo de cantantes que desempeñan en los escenarios el papel de mensajeros de los extravagantes jefes de los carteles de la droga, y pagan con su vida la osadía, ni sólo de reinas de belleza a las que los capos financian sus trajes, fiestas de coronación y carrozas, y luego pasan a ser sus trofeos de caza.

Tampoco es sólo un asunto de personajes de novelas misterio que escribió la realidad, como Amado Carrillo Fuentes,“El señor de los cielos”, jefe del cartel de Juárez, que murió a consecuencia de las heridas infectadas tras hacerse en un quirófano clandestino una cirugía plástica que cambiaría su cara, y así pasaría invisible a los ojos de sus perseguidores. La leyenda, dice, sin embargo, que quedó vivo, como lo dice de Carlos Gardel.

Ni sólo un asunto de los gustos particulares de los barones de la cocaína, tal como se revelan en sus palacetes de docenas de habitaciones, piscinas olímpicas y múltiples salas de billar, donde coleccionan armaduras medievales y momias egipcias auténticas, y donde tienen harenes y zoológicos particulares con elefantes africanos, fieros tigres de bengala y osos Panda.

Los capos mexicanos heredaron el folclore caribeño de Pablo Escobar, capo di tutti capi, que mandó empotrar en el arco del portón de su hacienda la avioneta en la que había hecho su primer transporte de droga a Estados Unidos, así como los millonarios enmarcan su primer dólar. Y heredaron también toda la cultura atrabiliaria y vistosa de los narcos colombianos, patrocinadores del culto del Divino Niño, que les enseñaron a sentarse en retretes de oro macizo, y a hacer peregrinaciones a Jerusalén.

No es eso. La muerte es su mejor folclore. Su folclore negro.

[Publicado el 07/6/2007 a las 10:55]

Compartir:

Comentarios (2)

  • Hola Sergio, perdon quise decir Señor Sergio a todos se nos puede producir un desliz y olvidar las buenas maneras como pasó hace poco en la presentación de un libro en la que se olvidaron de saludar y presentarse como es lo normal. Ejem, en su nuevo blog; ¿Se dice blog, bitacora,intervención,colaboración, o.?...lo que sea porque hay un jaleo por ahí entre los espertos lingüitas que ya no se sabe quien tiene razón, bien, el caso es que ...Espera un poco, que con tanto escribir esto y lo otro se me ha ido el santo al cielo y se me ha olvidado lo que iba a comentar,es solo un momento suvo, lo vuelvo a leer y bajo enseguida....
    ¡Ya esta! Se trataba simplemente de lo que dice sobre los millonarios que acostumbran a enmarcar su primera moneda ganada. Resulta que hace cuarenta y cinco años en que me establecí poniendo un taller para efectuar la reparación de receptores de radio y televisión, enmarqué las primeras cinco pesetas que cobré en la reparación de un o de aquellos aparatos, pero si bien nunca me faltó el trabajo y pude mantener debidamente a mi numerosa familia, no me hice multimillonario, ni millonario, ni nada de nada, quedando el asunto como una anécdota más de las muchisimas que han jalonado mi densa existencia porque si algún dia llegase a ser importante y escribiera mis memorias, más de uno se quedaria con la voca habierta, asombrado,pues no podria cuadrarle el escritor mas malo del mundo, con la enorme cantidad de cosas que me han pasado, en fin eso es todo por hoy , esperando no haberle sido un tostón me despido atentamente de usted con mi habitual ...WWW.antoniolarrosa.com

    Comentado por: Antonio Larrosa Diaz el 07/6/2007 a las 12:13

  • *Y heredaron también toda la cultura atrabiliaria y vistosa de los narcos colombianos, patrocinadores del culto del Divino Niño, que les enseñaron a sentarse en retretes de oro macizo, y a hacer peregrinaciones a Jerusalén.*

    Quisiera hacerme de la misma religión.

    *No es eso*

    ¡Ah...! Ya decía yo...

    *La muerte es su mejor folclore. Su folclore negro.*

    No es que sean crueles. Es que, encima, son tontos. Podrían pasarse la vida sentados en ese retrete inhalando coca. Pero les da por matarse unos a otros y convertirse en mierda.
    Y hay mucha diferencia. Yo preferiría seguir sentado.
    Saludos lindos, Sergio Ramírez, de

    Grifo



    Comentado por: Grifo el 07/6/2007 a las 11:54

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Sergio Ramírez nació en Nicaragua en 1942. Publicó su primer libro Cuentos, a los veinte años. Participó en la lucha para derrocar la dictadura Somoza y formó parte del gobierno revolucionario, del que llegó a ser vicepresidente en 1985. En su obra literaria figuran, entre más de una treintena de libros, Castigo divino (1988), Premio Internacional Dashiel Hammett de Novela; Un baile de máscaras (1995), Premio Laure Bataillon a la mejor novela extranjera en Francia en 1998; Margarita está linda la mar,  Premio Alfaguara de Novela 1998, y Premio Latinoamericano José María Arguedas en el 2000. Así también Cuentos completos (1998), con prólogo de Mario Benedetti; Adiós Muchachos, memoria de la revolución sandinista, (1999); el libro de cuentos Catalina y Catalina (2001); Mentiras Verdaderas (2001) y El viejo arte de mentir (2004), ambos sobre la creación literaria (2001); las novelas Sombras nada más (2002) y Mil y una muertes (2004); Señor de los Tristes, ensayos sobre escritores y escritura (2006), El reino animal, cuentos (2006), Tambor olvidado, ensayos (2007), El cielo llora por mí (2009) y La fugitiva (2011). En 2014 ha sido galardonado con el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria.

Su web oficial es: http://www.sergioramirez.com y su página oficial en Facebook: www.facebook.com/escritorsergioramirez.

Foto Copyright: Daniel Mordzinski 

 

 


Bibliografía

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres