PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

martes, 27 de octubre de 2020

 Sergio Ramírez

IV. LITERATURA Y ENTRETENIMIENTO

Ahora termino de leer, por ejemplo, la novela Tratado de las pasiones del alma, de António Lobo Antunes (Lisboa, 1942). Estoy fascinado por la manera en que el lenguaje puede ir iluminando en planos paralelos cada situación, ese juego de espejos tan propio de la poesía y que aquí discurre en el relato de la mano de un verdadero pintor. Cuadros, una galería donde cada cuadro se revela en todos sus detalles mínimos, sin que a la mano diestra se le pierda nada, el paisaje urbano de Lisboa y su decadencia, el derrumbe de lo viejo frente a la irrupción de lo nuevo, destinado desde ya a la decrepitud. Una decrepitud que en la pintura de los personajes, es moral. El mundo se derrumba en sus trazos, y se derrumban las almas. El paisaje político es de miasmas, huele a podrido.

Planos superpuestos, en el tiempo y en el espacio, cada escena traslapada sobre otra, y otra. Entonces mi pregunta: ¿este libro, que plantea la belleza total como clave de la narración, puede ser leído en lo que dura un vuelo corto de avión, como El código da Vinci? Confieso que no. En primer lugar, hay que leerlo despacio, se trata de una lectura compleja, y por tanto, meditada. ¿Cuántos hay dispuestos a meterse en la aventura espinosa de leer un libro así, y llamar entretención a semejante experiencia?

Lean, sino lo han hecho, Tratado de las pasiones del alma, la historia de un juez de instrucción y un terrorista, que tuvieron juntos su infancia. Pónganse entre quienes prefieren el entretenimiento que exige, y no se entrega tan fácil.

[Publicado el 25/5/2007 a las 08:56]

Compartir:

Comentarios (11)

  • Súbdito (de su rey, yo soy antimonárquico) Larrosa:

    ¡Usted pidió ayuda! (Después la ambulancia.)

    Pero debe tener razón. Por eso puse lo de 'gordo' al final, a lo que seguramente usted no llegó por estar buscando el número telefónico conveniente.

    Perdóneme

    H. "Jorge" V.
    (Tengo azarosamente un nombrecito escandinavo, H., que pronunciado en castellano suena a Jorge. La V. es de mi primer apellido.)

    (HjorgeV es un simple seudónimo como Microbvio, Alicia/Mary, Enea, CHIQUI, Mayté/Palas, WWW.antoniolarrosa.com, Santiago Roncagliolo -él no se ha enterado, todavía-, Lola, Lucía, Filemón Pi, CHG y tantos más.)


    Comentado por: HjV el 27/5/2007 a las 11:49

  • @HjorgeV: he leido su comentario sobre el asunto de ser o estar calvo y creo que me he mareado y perdido la noción del tiempo asi como el sentido del equilibrio dadas mis escasas neuronas de la tercera edad ; por eso he llamado a una ambulancia, pero creo que ya se me está pasando y en cuanto lleguen les echaré una regañina advirtiendoles que otra vez vayan más rapido porque me he curado, pero, y si se me hubiera complicado ..¿Eh? ahora podria estar difunto.
    @ Estrella
    le agradezco su interés en corregirme pero es inutil, soy un besugo sin remisión, lo mio no tiene cura ni perdón de Dios. Un momento estan llamando a la puerta, deben ser los de la ambulancia. luego seguiré con mis tonterias mientras tanto si no es mucho pedir, usted y HjorgeV( Valla nombrecito mas raro, ¿no?)pueden ir a mi web de escritor de asco e intentar descifrar mi relato, "El crecepelo" que va de calvos y eso. Bay WWW.antoniolarrosa.com

    Comentado por: Antonio Larrosa Diaz el 27/5/2007 a las 11:20

  • Larrosa, ¿me 'olle'? ponga un poco de cuidado, compadre, algunas faltas de ortografía producen algo así como un dolorcito en los ojos. No se escribe 'no me olló'. La forma del infinitivo del verbo oír se transforma en 'oyó' cuando se refiere al pasado.

    Y sobre la recomendación de Sergio: descubrí a Lobo Antunes en sus crónicas sabatinas de 'Babelia'. De ahí fui a por sus libros. Antunes en el fondo es un poeta que narra o un narrador poeta. Y no es para andar con él en la bolsa de la playa. No, a Antunes hay que leerlo en la misma soledad y con la misma exigencia con la que él escribe. Y es un gozo.

    Hoy es el día en que podemos opinar y hasta decidir que ese 'paisaje político que es de miasmas' deje de oler a podrido. Voy a aprovechar uno de los derechos más importantes que me da mi condición de ciudadana. Muchos, muchísimos, ni siquiera imaginan que eso pueda ser.
    Que el día sea propicio, para todos.

    Comentado por: estrella el 27/5/2007 a las 10:50

  • -¿Qué lo agobia, don Antonio?
    -Joder, ¡creo que me estoy quedando calvo!
    -¿Quedando? ¡Usted ya está calvo!
    -Pero no totalmente, mi niño. Aunque, pensándolo bien, siempre fui un calvo.
    -Tuve un amigo que fue un calvo, o sea, estuvo calvo, durante unas semanas, don Antonio.
    -¿Cómo que 'fue'?
    -Sí, fue y estuvo. Perdió el pelo de la cabeza, pero luego lo recuperó.
    -¿Y estuvo calvo durante todo ese tiempo?
    -Primero se fue quedando calvo, luego estuvo completamente calvo durante semanas.
    -¿O sea que fue un calvo durante semanas?
    -Claro. Un calvo siempre está calvo.
    -¿Y si alguien se rapara totalmente la cabeza, sería un calvo?
    -No, porque calvo es aquel que ha 'perdido el pelo de la cabeza' como dice el diccionario.
    -¿Y cómo se diría, entonces?
    -Pelado, de cabeza afeitada o rasurada, diría yo. También se podría usar 'cuero cabelludo' en vez de cabeza.
    -El caso es que con el poco pelo que me queda, ya es como si estuviera completamente calvo.
    -No se deje agobiar por esas cosas, don Antonio. Suele ser genético.

    ('Calvo' es un adjetivo, que, dicho de una persona, indica 'que ha perdido el pelo de la cabeza'. También se puede usar como sustantivo, según el diccionario. De allí la posible confusión. Por otra parte, la 'calva' es 'la parte de la cabeza de la que se ha caído el pelo'. Así, alguien puede tener una 'calvita' sin ser -todavía- del todo calvo o nunca llegar a serlo.)

    (Como método de ayuda, use 'calvo' como el adjetivo 'gordo', por ejemplo. Así, valen: "soy gordo", "soy un gordo" y "estoy gordo". Lo mismo para 'calvo'. Pero, mejor, no confiar en lo que le digo, sólo quería ayudar.)

    Comentado por: HjorgeV el 27/5/2007 a las 01:30

  • Ahora he releido el comentario anterior y he notado una cosa que no sé si está escrita correctamente. He escrito,... Y ademas, soy calvo.
    Ahora preguntó ¿No estaria mejor escrito,... Y además estoy calvo? Saquenme de esta duda por favor porque me estoy agobiando .¿O se escribe agoviando . Tengo tantas dudas porque soy el peor escitor del mundo y tengo mi web y todo ....WWW.antoniolarrosa.com

    Comentado por: Antonio Larrosa Diaz el 26/5/2007 a las 20:21

  • muy buenn blog!!!!!!!!!

    Comentado por: Lauchiita? el 26/5/2007 a las 17:51

  • El tal Sanchez es un escritor muy académico con fama de cretino pero no como los de por aqui, sino ¡CRETINO; CRETINO! Pues no va y me pone un hotmail diciendome que para comentar sus gilipolleces tengo que tener la autorización de mis padres.Es que..Es que , al cielo llamé y el cielo ni me olló a si que me voy a la cocina y me como un salchichón. ¿Habeis visto que malo soy como poeta? pues leed mi web y comprobareis horrorizados que soy el peor escritor del Universo--WWW:antoniolarrosa.com- Y además soy calvo.

    Comentado por: Antonio Larrosa Diaz el 26/5/2007 a las 10:51

  • Ayer escribi un comentario sobre lo De que el "Codigo De Vinci " se puede leer durante un viaje corto en avión y yo discrepaba diciendo :si usted leyó ese libraco en un corto viaje aereo considerado de una hora yo debo ser tonto de capirote además de lentisimo ya que lo leí en siete dias a dos horas diarias y no me enteré de casi nada. Bien eso era esencialmente el tema, pero este comentario no quedaria completo si no invitase a los amigos a visitar el blog de un escritor algo echao pa yá, que soy yo, quizá el escritor peor del Universo despues de un tal Sanchez que es un cretino de cuidado.
    WWW.antoniolarrosa.com

    Comentado por: Antonio Larrosa Diaz el 26/5/2007 a las 10:10

  • Mmmmm... tal vez logramos encontrar la causa de este problema si nos preguntamos qué es lo que buscan los lectores en la literatura. Probablemente la mayoría diría: entretenimiento.

    Entonces, si lo que la gente está buscando es entretenerse, es lógico que las obras más ligeras, menos complicadas y que requieren menos esfuerzo mental para comprenderlas (si es que hay algo que comprender en ellas) sean las más vendidas, es decir, las más compradas por un público poco sensible y además poco instruido. Los buenos libros, ya lo dijo Sergio, requieren reflexión y no sólo eso, sino también el disfrutarlos y apreciarlos depende mucho de las referencias previas del lector en cuanto al lenguaje y en cuanto a la exploración de las ideas.

    Quienes tienen la plata para comprar los libros se supondría son también quienes están mejor educados, han tenido acceso y han estado en contanto con el arte y demás riquezas del espíritu y genio humano. Sin embargo, lamentablemente esto no necesariamente se cumple, sino que como se ha visto las clases medias y altas (quienes tienen el poder adquisitivo) son cada vez más frívolas, superficiales y triviales. Por tanto no existe esperanza alguna en estas condiciones de que la buena literatura que se ocupa de los grandes misterios de la humanidad sea del interés de esta clase de público. Lo siento =)

    Comentado por: Tuti el 25/5/2007 a las 23:16

  • La verdad quienes deberían preocuparse más por este distanciamiento entre los gustos de los lectores comunes y los gustos de la crítica son esos llamados "lectores literarios", pues cada vez les será más difícil encontrar literatura de su agrado. Por otra parte los lectores comunes no tendrían ningún problema con que la buena literatura desaparezca. No voy a decir que van a dejar de existir los escritores que no están produciendo obras en masa para el mercado de consumo, pero sí cada vez quienes vayan contra la corriente van a encontrar el camino más difícil para ver sus obrar publicadas.

    Comentado por: Lola el 25/5/2007 a las 22:54

  • ¿Realmente es posible leer el Código ése en un vuelo de avión? Permítame que lo dude; al menos, en mi caso. Hace dos o tres verano, en plena fiebre, estaba en la playa y una amiga que no se despegaba del tremendo tomo. En un descuido se lo arrebaté, y traté de encararme con el primer capítulo. Algo así como matrix con cilicio, no le digo más.
    Lo cierto es que le devolví el libro en seguida, y aquellas seis páginas que leí a vuelapluma tuvieron el efecto de una vacuna: ya no he vuelto a desperdiciar ni un segundo de mi tiempo, ni un rayo de sol, en tan nimia y anodina prosa.
    Y estoy seguro de que, si el azar me obliga a enfrentarme con el libro en un avión, también me puede resultar muy útil: como somnífero, evidentemente.

    Comentado por: Javier Menéndez Llamazares el 25/5/2007 a las 17:34

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Sergio Ramírez nació en Nicaragua en 1942. Publicó su primer libro Cuentos, a los veinte años. Participó en la lucha para derrocar la dictadura Somoza y formó parte del gobierno revolucionario, del que llegó a ser vicepresidente en 1985. En su obra literaria figuran, entre más de una treintena de libros, Castigo divino (1988), Premio Internacional Dashiel Hammett de Novela; Un baile de máscaras (1995), Premio Laure Bataillon a la mejor novela extranjera en Francia en 1998; Margarita está linda la mar,  Premio Alfaguara de Novela 1998, y Premio Latinoamericano José María Arguedas en el 2000. Así también Cuentos completos (1998), con prólogo de Mario Benedetti; Adiós Muchachos, memoria de la revolución sandinista, (1999); el libro de cuentos Catalina y Catalina (2001); Mentiras Verdaderas (2001) y El viejo arte de mentir (2004), ambos sobre la creación literaria (2001); las novelas Sombras nada más (2002) y Mil y una muertes (2004); Señor de los Tristes, ensayos sobre escritores y escritura (2006), El reino animal, cuentos (2006), Tambor olvidado, ensayos (2007), El cielo llora por mí (2009) y La fugitiva (2011). En 2014 ha sido galardonado con el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria.

Su web oficial es: http://www.sergioramirez.com y su página oficial en Facebook: www.facebook.com/escritorsergioramirez.

Foto Copyright: Daniel Mordzinski 

 

 


Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres