PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

martes, 27 de octubre de 2020

 Sergio Ramírez

LOS MALOS PAGAN LA CUENTA

Como en las viejas novelas latinoamericanas donde la selva pare personajes siniestros, señores y de horca y cuchillo, terratenientes despiadados, traficantes sin hígado, un hacendado de Anapú, en los confines del estado de Pará, la amazonía de Brasil, mandó a que unos sicarios asesinaran a una anciana monja misionera que trabajaba con campesinos pobres, ocupantes de tierras que el terrateniente alegaba eran suyas.

Son los momentos en que la realidad se comporta como a los novelistas no les gusta, es decir, de manera maniquea. El mal encarnado en Vitalmiro Bastos de Moura, el terrateniente, y el bien en Dorothy Strang, la monja. No hay matices. La noche del 12 de febrero de 2005, dos sicarios pagados por Vitalmiro emboscaron a la religiosa de 73 años cuando regresaba de una reunión con sus campesinos, y le pegaron seis tiros. Por aquel trabajo recibieron 24.000 dólares en recompensa.

Los terratenientes de la zona, que hay otros potentados cómplices del asesinato, acusaban a la monja de azuzar a los campesinos a tomarse tierras, y pusieron precio a su cabeza. En las historias sin matices los malos reciben siempre su merecido, y así ha ocurrido en ésta. Un tribunal de Belén acaba de condenar a Edelmiro a 30 años de cárcel, y los autores materiales y demás cómplices también han recibido sentencias. ¿Será entonces que la justicia aún existe?

[Publicado el 17/5/2007 a las 08:23]

Compartir:

Comentarios (3)

  • Yo no soy tan optimista :-(

    Si la monja no se hubiera llamado Dorothy Strang (extranjera nacionalizada brasileña) sino Pepita Domínguez, talvez la historia hubiera sido otra. Yo no tengo tanta fe en el sistema legal de nuestro países.

    Comentado por: Fátima el 17/5/2007 a las 19:41

  • Pues sí, algunas veces la justicia hace pagar las cuentas. Creo que más que eso. Cada día la justicia hace pagar cuentas a quien debe hacerlo, lo que sucede es que no se publican a diario las sentencias/condenas que los tribunales dictan.
    En ocasiones, y visto el mundo en general tal y como lo muestran los medios de comunicación -que no es exactamente como en realidad es- podemos llegar a pensar que vivimos en medio de un desenfreno de personajes siniestros, abusadores, asesinos etc. etc. etc. No hace falta más que ver los titulares de los periódicos, de los noticieros... pero la realidad es que además de esa partecita, la dura, la difícil, la injusta está la otra, la del trabajo de cada día, la de las cosas bien hechas, la del esfuerzo de tantos hombres, mujeres y jóvenes para que el mundo siga en pie. Y entre ellos están los que imparten justicia, desde los que investigan y detienen hasta los que condenan a prisión.
    El mundo está enfermo, es verdad. Mientras una cuarta parte de la humanidad viva a costa de las otras tres cuartas partes, el mundo estará enfermo, pero no es menos cierto que tenemos 'médicos' que nos ayudan a pensar, a sentir, que el mundo puede mejorar. Y, por ejemplo, son sentencias como éstas, sobre las que reflexiona Sergio, las que nos muestran que los 'médicos' están dispuestos a recetar la mejor medicina para que eso suceda: justicia, justicia para los hombres y las mujeres, justicia para la sociedad.
    Hoy estamos mejor que hace cien años, no lo dudo. Decisiones como ésta nos hacen tener confianza en que un mundo mejor es posible.

    Comentado por: colibrí el 17/5/2007 a las 14:54

  • En ese pais posiblemente los malos cumplan la sentencia completamente no como en otros que condenan a un asesino de un montón de personas a tres mil años y a los pocos ya está libre y no quiero señalar por que hay más de uno y de diez.

    Comentado por: AntonioLarrosa Diaz el 17/5/2007 a las 11:52

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Sergio Ramírez nació en Nicaragua en 1942. Publicó su primer libro Cuentos, a los veinte años. Participó en la lucha para derrocar la dictadura Somoza y formó parte del gobierno revolucionario, del que llegó a ser vicepresidente en 1985. En su obra literaria figuran, entre más de una treintena de libros, Castigo divino (1988), Premio Internacional Dashiel Hammett de Novela; Un baile de máscaras (1995), Premio Laure Bataillon a la mejor novela extranjera en Francia en 1998; Margarita está linda la mar,  Premio Alfaguara de Novela 1998, y Premio Latinoamericano José María Arguedas en el 2000. Así también Cuentos completos (1998), con prólogo de Mario Benedetti; Adiós Muchachos, memoria de la revolución sandinista, (1999); el libro de cuentos Catalina y Catalina (2001); Mentiras Verdaderas (2001) y El viejo arte de mentir (2004), ambos sobre la creación literaria (2001); las novelas Sombras nada más (2002) y Mil y una muertes (2004); Señor de los Tristes, ensayos sobre escritores y escritura (2006), El reino animal, cuentos (2006), Tambor olvidado, ensayos (2007), El cielo llora por mí (2009) y La fugitiva (2011). En 2014 ha sido galardonado con el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria.

Su web oficial es: http://www.sergioramirez.com y su página oficial en Facebook: www.facebook.com/escritorsergioramirez.

Foto Copyright: Daniel Mordzinski 

 

 


Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres