PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

martes, 27 de octubre de 2020

 Sergio Ramírez

SAPOS, CULEBRAS Y LAGARTOS

Sobre el asunto de los castigos corporales derivados del pecado, que ésa es la idea del infierno, me he acordado del pasaje aquel cuando Don Quijote y Sancho entran en los dominios de los duques, y durante la temporada que pasan allí discurren entre ellos, sus anfitriones y la servidumbre, algunas pláticas sabrosas. En uno de esos coloquios, una de las amas de la duquesa, doña Rodríguez, cuenta de un romance antiguo en el que el trovador canta cómo metieron vivo al rey don Rodrigo “en una tumba llena de sapos, culebras y lagartos, y que de allí a dos días dijo el rey desde dentro de la tumba, con voz doliente y baja:

    Ya me comen, ya me comen,
     por do más pecado había…”

No esclarece la trova qué partes comidas serían aquellas, que hay varias de ellas en el cuerpo por las que se peca, o con las que se peca. Pecados de gula, pecados de lujuria, pecados aún de mirar con ansiedad lo ajeno. Pero esta manera en que unas alimañas cumplen la tarea de tomar desquite de un cuerpo pecador, recuerda las venganzas del infierno, donde semejante tarea la han tenido de manera principal las llamas, aunque con el breve receso que les concedió el Papa Juan Pablo, como hemos podido ver.

[Publicado el 16/5/2007 a las 07:44]

Compartir:

Comentarios (6)

  • señor sergio quiero que me ayude con la descripcion de todos los personajez de su obra un baile de mascara.

    Comentado por: jose benito guevara andrade el 12/6/2008 a las 22:09

  • le agradesere por su ayuda grasias.

    Comentado por: estimado sergio quiero que me ayude en la descripcion de todos los personajes de la obra un baile de mascara el 12/6/2008 a las 22:04

  • Puedo decir que desconozco por completo el miedo al infierno o al castigo eterno. De niña nunca nadie me asustó con esas ideas. Ni en casa, ni en la escuela. Tampoco creo por lo tanto en el paraíso. Todo esto me hace sentir un poco excluida de la discusión. No me preocupa lo que diga JP II o B XVI sobre el limbo o el infierno. Sin embargo algunas veces he querido mucho poder creer para no sentir tanto desconcierto sobre lo que va a pasar después, cuando todo acabe. =)

    Comentado por: Pili el 17/5/2007 a las 01:12

  • Yo no voy a comentar nada del infierno porque lo único que sé de ese sitio son chistes malos chistes farragosos y algun que otro tirando a inmoral asi que a fin de respetar las normas del blog me limitaré a poner la propaganda que tanta espectación y odio despierta en los pobres que acuden a,,, WWW.antoniolarrosa.com

    Comentado por: AntonioLarrosa Diaz el 16/5/2007 a las 22:17

  • No existe mejor descripción del infierno que aquella que aparece en el tercer capítulo del "Portrait of the Artist as a Young Man" de James Joyce.Quienquiera que lo lea, aún cuando no sea creyente, sentirá el temor-irracional, como dice HjorgeV, físico, como anota Ramírez. El ejemplo para la eternidad del infierno en el sermón de la novela es tremendo: una montaña de arena, y un pájaro recoge un grano cada par de millones de años. Y después de los cientos de miles de millones de años, en el momento en que termine de llevarlos todos, ni siquiera habrá comenzado la eternidad.
    Retomo a Borges, transfigurándolo: "El infierno es el "locus amoenus" (lugar paradisíaco) de la literatura fantástica". Bajaría con cada uno de los personajes que ya han bajado-Ulises, Eneas (aunque fuera el inframundo), Dante, Rimbaud, etc. Sacrificaría un poco de vida solamente para sentir su pestilente olor, el dolor sobre los músculos, y la lenta corrosión de los sentidos.
    HJORGEV: Lo de Chávez es atractivo, y mira que él conoce algo del infierno. ¿O acaso no dijo hace un par de meses, en plena ONU, que el diablo había pasado por allí hace un par de horas, porque todavía olía a azufre? Me recuerda, cómo no, al episodio de "Cien años", cuando Úrsula dice, luego de que Melquíades rompe una botella de bicloruro de mercurio, "es el olor del demonio", y éste le responde: "En absoluto. Está comprobado que el demonio tiene propiedades sulfúricas, y esto no es más que un poco de solimán".
    (www.rastreandoadedalo.blogspot.com)

    Comentado por: CHG el 16/5/2007 a las 08:25

  • Para mí uno de los problemas que crean las religiones (cada quien es libre de pensar como quiere), es la capacidad que tienen para encorsetar mental y racionalmente a las personas.

    No hay lugar para la crítica -o apenas- a cosas tan obvias como las manifestaciones machistas de la jerarquía eclesiástica, por ejemplo.

    De otro lado está el miedo irracional que crean -adrede- las religiones.

    A mí me divierte y me causa gracia ver cómo Ratzinger critica el autoritarismo de Chávez (no soy partidario de él), proveniendo él mismo de una entidad donde el autoritarismo es la amalgama por excelencia.

    Mi no creencia me permite la libertad de creer o no en lo que veo y escucho, juzgar, sopesar y criticar, independientemente de si eso está prohibido en algún catecismo o no.

    Y me considero una persona que busca la corrección en todo sentido, también en mi conducta.

    Sinceramente, no envidio a los creyentes.

    Comentado por: HjorgeV el 16/5/2007 a las 08:01

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Sergio Ramírez nació en Nicaragua en 1942. Publicó su primer libro Cuentos, a los veinte años. Participó en la lucha para derrocar la dictadura Somoza y formó parte del gobierno revolucionario, del que llegó a ser vicepresidente en 1985. En su obra literaria figuran, entre más de una treintena de libros, Castigo divino (1988), Premio Internacional Dashiel Hammett de Novela; Un baile de máscaras (1995), Premio Laure Bataillon a la mejor novela extranjera en Francia en 1998; Margarita está linda la mar,  Premio Alfaguara de Novela 1998, y Premio Latinoamericano José María Arguedas en el 2000. Así también Cuentos completos (1998), con prólogo de Mario Benedetti; Adiós Muchachos, memoria de la revolución sandinista, (1999); el libro de cuentos Catalina y Catalina (2001); Mentiras Verdaderas (2001) y El viejo arte de mentir (2004), ambos sobre la creación literaria (2001); las novelas Sombras nada más (2002) y Mil y una muertes (2004); Señor de los Tristes, ensayos sobre escritores y escritura (2006), El reino animal, cuentos (2006), Tambor olvidado, ensayos (2007), El cielo llora por mí (2009) y La fugitiva (2011). En 2014 ha sido galardonado con el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria.

Su web oficial es: http://www.sergioramirez.com y su página oficial en Facebook: www.facebook.com/escritorsergioramirez.

Foto Copyright: Daniel Mordzinski 

 

 


Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres