PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

martes, 27 de octubre de 2020

 Sergio Ramírez

I. LA VELOCIDAD DE NUESTRAS VIDAS

Será porque he pasado la frontera de los 60 años que a veces me sobresalto pensando que el tiempo va mucho más de prisa que antes. En mi infancia el tiempo lo medía en días. Tardaba en llegar la hora del almuerzo, y aún más en que llegara la noche. En la adolescencia, la medida era la semana. Tardaba en que llegara el sábado. En la universidad, la medida era el año. Cada curso aprobado duraba un año, y terminar la carrera, una eternidad. Buena parte de mi vida, de las más intensas, está contenida en esos cinco años universitarios; es como si hubieran sido 50.

Ahora he llegado a contar el tiempo por décadas, pues pasa de manera tan rápida que ya no me basta el término de los años. Y si antes la Navidad era una fecha colocada en la lejanía, y que se acercaba a pasos de tortuga, hoy es un vicio repetido del calendario. Siempre está allí, volviendo sin haber terminado de irse. Pero alguien me ha dicho que la aceleración del tiempo en mi cabeza no es asunto de la edad, sino de algo que se llama la Resonancia Schumann. Y como me atraen las explicaciones que nos envuelven como un manto sobrenatural, y nos hacen elevar la cabeza hacia las estrellas, o poner el oído al ruido de las bielas que mueven al planeta Tierra sobre su eje, me he metido a leer sobre la tal Resonancia Schumann. A ver si he entendido.

[Publicado el 04/5/2007 a las 08:14]

Compartir:

Comentarios (11)

  • Resulta sumamente interesante. Ahora a mi con 51 años el día empieza a la cinco de la mañana y algunas veces termina a las once de la noche. Y quedan tareas pendientes. Muchas de ellas nunca se ejecutarán. ¿ Es el tiempo efectivamente una ficción? Quiza Borges tenia razón cuando señalaba que la forma más exacta de medir el tiempo es con un reloj descompuesto, cada 12 o 24 horas da la hora exactamente.

    Comentado por: José Luis Díaz el 05/8/2008 a las 23:05

  • El día que mi mamá se quedó embarazada, cada segundo me parecía un año.

    Comentado por: CC el 07/5/2007 a las 07:57

  • NADA QUE RESONANCIA SCHUMMAN NI OCHO CUARTOS PUES RAMIREZ, ES SIMPLE MATEMATICAS,
    CUANDO TIENES 5 AÑOS, CADA AÑO QUE PASA EQUIVALE A UN SEXTO DE TU VIDA, POR ESO SE TE HACE TAN LARGO, CUANDO TIENES 20, CADA AÑO SE CONVIERTE EN UN 20AVO DE TU VIDA, CASI NADA, CUANDO TIENES 50, 70 Y ASI SUCESIVAMENTE, LOS AÑOS SON MENORES PROPORCIONALMENTE EN CUANTO TODO LO QUE HAS VIVIDO, POR ESO SE TE HACEN CADA VES MAS CORTOS, YO TENGO 27 Y YA SIENTO QUE SE ME PASAN BASTANTE RAPIDO AMIGO.

    Comentado por: loco por mi ego el 06/5/2007 a las 16:59

  • Ahora he llegado a contar el tiempo por décadas, pues pasa de manera tan rápida que ya no me basta el término de los años
    ......

    sí.. los lustros nunca valen... sí toda una década o dos décadas vivieron en los años sesenta. Gracias a esas personas pues no basta el tiempo... ni ir a Venecia

    precioso pues


    Comentado por: Enea el 06/5/2007 a las 13:13

  • pero no se olvide de escribir...

    Comentado por: Agorero el 06/5/2007 a las 12:50

  • Realmente ese efecto, del tiempo desplegado lo he comprobado personalmente pues antes en un solo dia, me podian suceder una infinidad de cosas, las mismas que ahora me suceden en un año, y eso si suceden, por eso, comprendiendo que debo acelerar en mis aspiraciones antes de que se me agote el tiempo es por lo que estoy dando tanta lata con mi web---www.antoniolarrosa.com--(Escritor malisimo)

    Comentado por: Antonio Larrosa Diaz el 06/5/2007 a las 10:56

  • Eso es algo así como Dresde y los bombardeos... Schumann... en fin
    bello aun así

    Enea

    Comentado por: Enea el 05/5/2007 a las 21:56

  • Vaya, debo de continuar en la adolescencia, porque continuo midiendo el tiempo en semanas (O fines de semana, para no trabajar)

    Leere sobre la tal resonancia Schumann.

    Comentado por: Pedro Escudero el 05/5/2007 a las 10:38

  • cierto que ahora pareciera que el tiempo pasa mucho más raudamente que antes. el día que comenzó mayo -el mes de María dicen los católicos, yo que lo soy digo que mi mes también, aunque no me llame María pero tengo mi día de nacimiento en la penúltima semana;- me dije: guauu! comenzó el quinto mes del año, tan rápido! pronto habremos cruzado el medio año y el resto ya es un suspiro!. es verdad, el tiempo ahora pasa más rápido. ¿o somos nosotros?. confieso no saber nada de la resonancia Schumann, pero a la final investigo algo en algún rato -de esos que cada vez escasean más porque el tiempo -¿cómo decíamos?- pasa y nosotros con él...
    ah sí, linda la percepción del tiempo según las etapas de la vida, pliego a eso, hasta la llegada de la adultez. snif snifff con el paso de los años se ahondan las responsabilidades, eso es lo menos nice de "crecer" ;)
    caminante no hay camino, sino estelas en la mar...

    Comentado por: lolichka el 04/5/2007 a las 20:09

  • Cuánta razón tiene; me ha hecho recordar lo que decía Juan Farias, que aseguraba que no sólo el tiempo va cada vez más despacio; también los edificios, las calles y las plazas tienden a disminuir su tamaño, especialmente aquellos que vimos de niños y volvemos a ver después de mucho tiempo. Debe ser algún defecto en la memoria, que, al revés que las antiguas cintas de casette, cuanto más se acerca al final, más rápido gira.

    Comentado por: Javier Menéndez Llamazares el 04/5/2007 a las 19:19

  • qué hermoso lo que ha escrito.. nunca pens´e así`, lo pensaré... es como Proust Venecia y los balcones con persianas... bello, realmente

    Enea

    Comentado por: Enea el 04/5/2007 a las 12:41

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Sergio Ramírez nació en Nicaragua en 1942. Publicó su primer libro Cuentos, a los veinte años. Participó en la lucha para derrocar la dictadura Somoza y formó parte del gobierno revolucionario, del que llegó a ser vicepresidente en 1985. En su obra literaria figuran, entre más de una treintena de libros, Castigo divino (1988), Premio Internacional Dashiel Hammett de Novela; Un baile de máscaras (1995), Premio Laure Bataillon a la mejor novela extranjera en Francia en 1998; Margarita está linda la mar,  Premio Alfaguara de Novela 1998, y Premio Latinoamericano José María Arguedas en el 2000. Así también Cuentos completos (1998), con prólogo de Mario Benedetti; Adiós Muchachos, memoria de la revolución sandinista, (1999); el libro de cuentos Catalina y Catalina (2001); Mentiras Verdaderas (2001) y El viejo arte de mentir (2004), ambos sobre la creación literaria (2001); las novelas Sombras nada más (2002) y Mil y una muertes (2004); Señor de los Tristes, ensayos sobre escritores y escritura (2006), El reino animal, cuentos (2006), Tambor olvidado, ensayos (2007), El cielo llora por mí (2009) y La fugitiva (2011). En 2014 ha sido galardonado con el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria.

Su web oficial es: http://www.sergioramirez.com y su página oficial en Facebook: www.facebook.com/escritorsergioramirez.

Foto Copyright: Daniel Mordzinski 

 

 


Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres