PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 5 de agosto de 2020

 Sergio Ramírez

III. EL CAPITÁN MARAVILLA

Como escritor debo buena parte de mi formación a las radionovelas, las tiras cómicas y el cine. Fueron la marca de mi época, y sólo mucho más tarde entró en mi vida la ópera. El Capitán Marvel vino a ser un personaje más trascendental en mi infancia que Sandokán el tigre de la Malasia de Emilio Salgari, novela que primero oí que leí, pues la conocí antes por  las dramatizaciones de la radio. Como dije, muchas de las revistas de historietas venían a Nicaragua para entonces desde Argentina, donde eran traducidas y adaptadas, y el niño marginado que se transformaba en el Capitán Marvel a la exclamación de ¡Shazam! era un vendedor de periódicos, lisiado de polio en una pierna, y que usaba por tanto muletas, con lo que desde entonces aprendí la palabra porteña canillita por voceador.

El anciano mago Shazam había infundido al capitán Marvel la fortaleza y virtudes que estaban en las letras de su propio nombre: S por la sabiduría de Salomón,  H por la fuerza de Hércules,  A por la resistencia de Atlas, Z por el poder de Zeus, A por el valor de Aquiles y M por la velocidad de Mercurio. Y en esto, el Capitán Marvel no se diferenciaba de ninguno de los héroes clásicos que obtienen sus facultades por gracia de un dios o de un taumaturgo, y que les son dadas para combatir el mal. Que un niño pobre e inválido pueda transformarse en un musculoso y apuesto adalid que vuela y resiste el fuego y las balas, no es poco desafío y encantamiento para la imaginación de otro niño que repasa con avidez las páginas de una revista donde los dibujos cuentan semejantes hazañas, y así se encandila para siempre con las historias de imposibles que un día también querrá contar.

[Publicado el 30/3/2007 a las 08:30]

Compartir:

Comentarios (3)

  • leete los comics de ALAN MOORE para que veas la maxima expresion del comic en la historia.

    Comentado por: guido el 01/4/2007 a las 17:01

  • Cuando inventaron a Superman dije a los cuatro vientos: Eso es un plagio de las aventuras del capitan Marvel pero alguien me contó que ese era el nombre que le daban en España pero que en America era Superman, aunque habian variado un poco la historia para hacerla más moderna.
    Desde luego, eso no me convenció y siempre he pensado que eso fué un plagio y de los más claros.
    Insisto en que mi web es malisima y no vale la pena que la lean, por favor.
    :::WWW.antoniolarrosa.com

    Comentado por: Antonio Larrosa Diaz el 01/4/2007 a las 16:44

  • la verdad, no es que no lo conozca, pero no sé por qué no tengo registro del capitán Marvel en mi memoria comiquita. creo que no lo hice acreedor a mi atención, jijij. pero ya veo que se la merecía. hasta Dick Tracy con sus dibujos deformados, como de seres medio desfigurados, me atraía leer. ahora pienso que esas imágenes -o así se me quedaron en el subconciente, parece- las asociaba con matones, gente de dudoso proceder, personas de vida ilícita, que andaba "en malos pasos";). ciertamente, las tiras de dibujos han sido objeto de muchos estudios (si no, allí está, uno de tantos ejemplos, "Para leer al pato Donald") en los que han desmenuzado la carga ideológica que ellas tienen, y su influencia en la mentalidad de las generaciones de los años 60, 70, 80, tal vez desde más atrás, no sé... especulo un poco. sí creo que muchos de los ¿estereotipos? que se nos han asentado involuntariamente, tienen bastante que ver en las lecturas que hacemos de imágenes y textos, sobre todo de lo primero. digo, no?. eso no quita que me sigan gustando, y que sienta siempre gran admiración por la gente que es capaz de hilar esos imaginativos mundos dibujados y contados con tan pocas palabras y trazos contundentes ;)

    Comentado por: lolichka el 30/3/2007 a las 21:05

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Sergio Ramírez nació en Nicaragua en 1942. Publicó su primer libro Cuentos, a los veinte años. Participó en la lucha para derrocar la dictadura Somoza y formó parte del gobierno revolucionario, del que llegó a ser vicepresidente en 1985. En su obra literaria figuran, entre más de una treintena de libros, Castigo divino (1988), Premio Internacional Dashiel Hammett de Novela; Un baile de máscaras (1995), Premio Laure Bataillon a la mejor novela extranjera en Francia en 1998; Margarita está linda la mar,  Premio Alfaguara de Novela 1998, y Premio Latinoamericano José María Arguedas en el 2000. Así también Cuentos completos (1998), con prólogo de Mario Benedetti; Adiós Muchachos, memoria de la revolución sandinista, (1999); el libro de cuentos Catalina y Catalina (2001); Mentiras Verdaderas (2001) y El viejo arte de mentir (2004), ambos sobre la creación literaria (2001); las novelas Sombras nada más (2002) y Mil y una muertes (2004); Señor de los Tristes, ensayos sobre escritores y escritura (2006), El reino animal, cuentos (2006), Tambor olvidado, ensayos (2007), El cielo llora por mí (2009) y La fugitiva (2011). En 2014 ha sido galardonado con el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria.

Su web oficial es: http://www.sergioramirez.com y su página oficial en Facebook: www.facebook.com/escritorsergioramirez.

Foto Copyright: Daniel Mordzinski 

 

 


Bibliografía

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres