PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 5 de agosto de 2020

 Sergio Ramírez

ABUNDANCIA Y AUSENCIA DE MATICES

En homenaje a la amiga María Muesca que habla tan bien de Disney, prometo repasarlo, y de una vez me apresuro en reconocer su genio, o el genio de sus ejecutivos, ya que la empresa ha seguido siendo exitosa muchos años después de su muerte, igual que Charles Atlas, que sigue aún vendiendo cursos de tensión dinámica para crear cuerpos atléticos y ya desapareció de este mundo hace décadas. Con Charles Atlas me encontré, precisamente, en las contraportadas de las historietas, que entonces llamábamos penecas por influencia Argentina, pues de allí venían  muchas de esas revistas.

Ese genio de Disney que digo, consiste en seleccionar de las historias y novelas universales, y que son clásicas por su alcance literario, la esencia misma del argumento en el que no faltan los héroes y villanos, y tampoco la maldad y la bondad, pero no de una sola pieza, sino dentro de una construcción en la que abundan los matices, como corresponde a toda literatura trascendente. No hay duda que para pasar un argumento al dibujo lineal, fijo o animado, se precisa una selección de lo esencial, y un despojo de los matices, de allí que los malos lo sean sin fisuras, y los buenos sean candidatos a la santidad. Y es que las historietas no pretenden ser literatura. Luego les digo más.

[Publicado el 15/3/2007 a las 09:00]

Compartir:

Comentarios (5)

  • ¿Qué las historietas no pretenden ser literatura? Rodrigo Peñalba te ha contestado y yo agrego cuatro pruebas, pero hay muchas más, por lo menos en Argentina: Quino, Fontanarrosa, Caloi, entre otros.
    En sus historietas tenemos todos los ingredientes para amasar una excelente obra literaria: si hablamos de fondo:lo local y el presente hacia lo universal tanto espacial como temporal; si nos referimos a la forma: sugerencia, síntesis, suspenso,elipsis, respiración del texto, etc, etc.
    Le sugiero, amigo escritor, que analice esas historietas desde el punto de vista de lo literario y verá que se reirá, se emocionará y se le harán reflexionar sobre esos temas que a mujeres y hombres nos quedan por resolver.
    Y si eso no es literatura... ¿la literatura dónde está? Cantaríamos en las calles de Argentina.
    No es el caso de Disney, por supuesto, que, como la iglesia católica, adapta sus dogmas (léase producciones) a las necesidades propagandísticas de algún imperio temporal.

    Comentado por: Elvira el 16/3/2007 a las 13:20

  • "Y es que las historietas no pretenden ser literatura."

    que grave error Mister SRM...

    Comentado por: Rodrigo Peñalba el 15/3/2007 a las 17:46

  • olvidé incliur mi direccion Web en mis comentarios, que creo es condicion sine cuanon. obligatoria ,asi que ahi va.
    WWW.antoniolarrosa.com

    Comentado por: Antonio Larrosa Diaz el 15/3/2007 a las 11:13

  • Posiblemente me he armado un pequeño lio con respecto a mi comentario anterior pues ahora que he revisado el tema creo que de lo que se trata es de comentar algo sobre dibujos animados lineales, cosa incomprensible por mis escasos conocimientos sobre esas cuestiones, sin embargo me ratifico en mi pregunta.¿Hay algun santo o santa de origen norteamericano?

    Comentado por: Antonio Larrosa Diaz el 15/3/2007 a las 11:07

  • Es lo que yo me pregunto .¿Porque siempre los americanos son los buenos y los malos son los japoneses, los chinos, los indios, los españoles, los alemanes, los franceses, los cubanos, los arabes, etc, etc, y sin embargo no conozco a ningún santo americano? ¿No será esto una injusticia?

    Comentado por: Antonio Larrosa Diaz el 15/3/2007 a las 11:01

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Sergio Ramírez nació en Nicaragua en 1942. Publicó su primer libro Cuentos, a los veinte años. Participó en la lucha para derrocar la dictadura Somoza y formó parte del gobierno revolucionario, del que llegó a ser vicepresidente en 1985. En su obra literaria figuran, entre más de una treintena de libros, Castigo divino (1988), Premio Internacional Dashiel Hammett de Novela; Un baile de máscaras (1995), Premio Laure Bataillon a la mejor novela extranjera en Francia en 1998; Margarita está linda la mar,  Premio Alfaguara de Novela 1998, y Premio Latinoamericano José María Arguedas en el 2000. Así también Cuentos completos (1998), con prólogo de Mario Benedetti; Adiós Muchachos, memoria de la revolución sandinista, (1999); el libro de cuentos Catalina y Catalina (2001); Mentiras Verdaderas (2001) y El viejo arte de mentir (2004), ambos sobre la creación literaria (2001); las novelas Sombras nada más (2002) y Mil y una muertes (2004); Señor de los Tristes, ensayos sobre escritores y escritura (2006), El reino animal, cuentos (2006), Tambor olvidado, ensayos (2007), El cielo llora por mí (2009) y La fugitiva (2011). En 2014 ha sido galardonado con el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria.

Su web oficial es: http://www.sergioramirez.com y su página oficial en Facebook: www.facebook.com/escritorsergioramirez.

Foto Copyright: Daniel Mordzinski 

 

 


Bibliografía

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres