PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 5 de agosto de 2020

 Sergio Ramírez

III. BABEL, LA TORRE HASTA EL CIELO

            Babel, la película de González Iñárritu, es la mejor muestra de esa universalidad que digo. De sus tres escenarios, la fría ciudad japonesa que anuncia la esterilización tecnológica del mundo del futuro, destinado a la soledad; la desolada pobreza de los páramos de Marruecos, donde la vida de atraso y miseria de los pastores de cabras, que bien podrían vivir lo mismo en tiempos bíblicos,  se rompe con el deslumbre de la aparición de un autobús de turistas, inmunizados frente al sufrimiento; y el del alucinante y revuelto México fronterizo con Estados Unidos.

            Es este último escenario el que introduce a Latinoamérica en la composición universal, y global, no como la cultura, que siempre asumimos como ejemplar e inevitable porque es propia, sino como un componente que la cámara exhibe sin maquillajes, y que enseña, en el caos de sus improvisaciones, el ajuste de cuentas entre la tradición y las imposiciones de lo moderno, el barro y el plástico. Ese mundo confuso, lleno de símbolos perecederos de modernidad, que es la antesala del paraíso que se halla al otro lado del muro inteligente que se extiende por miles de kilómetros.

            Ese mundo rural de la Tijuana de polvaredas, al lado mismo del San Diego de verdes prados rasurados, es una pieza de la Babel en que vivimos en el continente, que se ajusta en la película al mecanismo global. Y Babel es así una lección universal acerca de las relaciones que se tejen en la cultura y en los modos de vida del planeta.

            Éste es el cine mojado, de éste y del otro lado de la frontera, que no se sitúa en la última fila menesterosa, sino bajo los reflectores, y ya viene a ser lo mismo decir González Iñárritu que Martin Scorsese.

[Publicado el 09/3/2007 a las 09:30]

Compartir:

Comentarios (4)

  • babel es muy buena, me gusta sobre todo como refleja tan bien la realidad japonesa, sin ser japones, lo hace muy bien, lo mismo con la americana ( norteamericana ) , latinoamericana ( las calles de tijuana se repiten en cualquier otra ciudad latinoamericana, se clonan ), y la nor-africana.

    muy buena pelicula, pero me parece que ''amores perros'' es mejor, tal vez por que era mas novedosa, esa estructura de 3 historias interconectadas, que ya es bastante conocidita, no solo en las peliculas de este director sino tambien en la ganadora del oscar el año pasado '' CRASH ''.


    Comentado por: cacherito arriola el 11/3/2007 a las 16:07

  • Pues, no estoy de acuerdo. Si se trata de que Scorsese es la medida de todas las cosas, el universal y sine qua non en asuntos de cine, estamos muy jodidos,porque a lo mejor es Jarmush o sobre todo GODARD, o tal vez lo fue Glauber Rocha. Lo que está ocultando Ud. en sus críticas es algo fundamental: que en los países marginalizados por la globalización NO HAY INDUSTRIA DE CINE NI PUEDE HABER, de manera que no habrá cine, o lo habrá sólo bajo el modelo de Hollywood. Si eso se llama universalidad, pues muy bien, y si es Scorsese con el Oscar en la mano su Estrella Prnicipal, pues está bien también. Pero que no nos llame a engaño la tal publicidad universal. Por otra parte, Scorsese, como Wooddy Allen, como Coppola me parecen directores sobrevalorados (salvo a Spielberg porque me parece que es el mejor de todos ellos). Hay mejores directores incluso en los lares gringos que Scorsese. Burton, Gallo, Jarmush,Tarantino (a pesar de todo: y sí, el mexicano de Babel no es más que un hijo espurio, o debo decir "hijo de casa" de Tarantino) entre los más conocidos.

    Comentado por: Maria Muesca el 09/3/2007 a las 15:21

  • Y Guillermo Arriaga, no se olvide que si no, se cabrea

    Comentado por: JgarciaC el 09/3/2007 a las 13:02

  • Antesala del paraíso. ¿Habré leído bien?

    ¿Paraíso?

    Explique, por favor, si fuera tan amable, ¿a qué época se está refiriendo usted al definir así ese otro lado de la frontera, cuya tercera parte -aproximadamente- constituyó no hace mucho tiempo la mitad del antiguo territorio mexicano?

    Atentamente

    Comentado por: HjorgeV el 09/3/2007 a las 09:43

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Sergio Ramírez nació en Nicaragua en 1942. Publicó su primer libro Cuentos, a los veinte años. Participó en la lucha para derrocar la dictadura Somoza y formó parte del gobierno revolucionario, del que llegó a ser vicepresidente en 1985. En su obra literaria figuran, entre más de una treintena de libros, Castigo divino (1988), Premio Internacional Dashiel Hammett de Novela; Un baile de máscaras (1995), Premio Laure Bataillon a la mejor novela extranjera en Francia en 1998; Margarita está linda la mar,  Premio Alfaguara de Novela 1998, y Premio Latinoamericano José María Arguedas en el 2000. Así también Cuentos completos (1998), con prólogo de Mario Benedetti; Adiós Muchachos, memoria de la revolución sandinista, (1999); el libro de cuentos Catalina y Catalina (2001); Mentiras Verdaderas (2001) y El viejo arte de mentir (2004), ambos sobre la creación literaria (2001); las novelas Sombras nada más (2002) y Mil y una muertes (2004); Señor de los Tristes, ensayos sobre escritores y escritura (2006), El reino animal, cuentos (2006), Tambor olvidado, ensayos (2007), El cielo llora por mí (2009) y La fugitiva (2011). En 2014 ha sido galardonado con el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria.

Su web oficial es: http://www.sergioramirez.com y su página oficial en Facebook: www.facebook.com/escritorsergioramirez.

Foto Copyright: Daniel Mordzinski 

 

 


Bibliografía

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres