PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 5 de agosto de 2020

 Sergio Ramírez

IV. ÓPERA PRIMA, ÓPERA MAGNA

            Siempre digo a los escritores que empiezan, que si quieren de verdad ser escritores, deben criar verdaderas liebres, y no gatos. De día, todas las liebres son verdaderas; de noche, todos los gatos son pardos. Aquel que se sienta frente al ordenador decidido a escribir una obra maestra, y se apresura en teclear sin siquiera ver lo que está escribiendo, convencido de que debe entregar cuanto antes al mundo algo que nunca jamás ha visto, está comportándose como ganador, y no como perdedor. Las obras maestras no son nunca deliberadas, y nacen, a lo mejor insospechadas. Y aún pasa con los buenos libros, ya hemos visto, que tardan en ser reconocidos como tales, o aún publicados.

            Pero aún hay algo peor que pretender una obra maestra, que eso está en la naturaleza de la juventud quererlo, y es pretender un best seller, y que entonces el joven inexperto se apresure a escribir bajo las reglas del éxito en el mercado, como aquella que dice que la mejor manera de conseguir una novela latinoamericana que cause sensación, es teniendo abierto a un lado de la mesa de escritura un ejemplar de Cien años de soledad, y al otro, alguna, o varias, de las exitosas novelas lacrimógenas de Corín Tellado, pues así el fruto feliz será un realismo mágico bañado de lágrimas…

[Publicado el 02/3/2007 a las 09:30]

Compartir:

Comentarios (7)

  • Es tan brillante, creativo, simplemente lúcido lo dicho aquí, que leer a García Márquez, Rulfo, Carpentier, Onetti, etc...resulta una tontería, Borges, olvidaba, o Bolaño, si, un oficio inútil, inexplicable, y desde luego vaticina que alcanzarán no sólo los 1o mil ejemplares, sino las ediciones de las Mil y una Noches.....tan infinitas como los cielos de Macondo....

    Comentado por: silviabanfield el 05/3/2007 a las 14:25

  • Todo lo que tú dices, y más, Pili. O mucho menos.

    Son pocos los que deben buscar casi nada.

    Los hay como García -está por cumplir 80-, que buscan ser más queridos. Claro, decirlo con un Nobel a cuestas, debe costar menos.

    Sospecho que el 'verdadero' 'escritor' también se hace ese tipo de preguntas, pero no debe tener mucho tiempo para andar respondiéndolas.

    ¿O cómo ven ustedes la cosa?

    Saludos

    Comentado por: HjorgeV el 03/3/2007 a las 04:26

  • Cuando empecé a escribir era inocente. Ignoraba por completo de dónde salían los libros que leía. No tenía idea que existían las editoriales, desconocía el proceso por el cual había pasado mi copia de Don Quijote Ilustrado (para niños) antes de llegar a mis manos. En fin, nada de eso era importante. Leía y escribía todo el tiempo y lo disfrutaba. Sólo mucho, mucho tiempo después empecé a entender que existían los autores famosos y premiados, todas unas celebridades del jet set literario. Confieso que a veces quise parecerme a ellos.

    Fui a algunas presentaciones de libros y los veía rodeados de toda esa gente queriendo obtener una dedicatoria, o intentando hacer un comentario inteligente al autor sobre su obra que lo dejase deslumbrado. Una vez más quise estar en su lugar. Quise ser un escritor importante.

    Desee que la gente me leyera, tuve deseos de sentir sobre mi cabeza los laureles dorados de papel maché. Sin embargo hasta entonces no había tenido pretensiones de hacerme millonaria. Solamente aspiraba al reconocimiento de mi genio, por otros genios, menos geniales que yo por supuesto.

    Después supe que no sólo se trataba del reconocimiento y la fama, sino también del dinero. Comprendí que debía llenar las expectativas de muchas personas, intenté entender cuál era esa fórmula mágica para lograr una obra adorada por el público y por la crítica. Se me ocurrieron muchas cosas, pero siempre terminaba frustrada.

    Mientras iba percibiendo estas realidades escribía menos y lo disfrutaba menos aún. Cuando llegué a la universidad decidí estudiar algo “más útil” y así es como estoy aquí ahora. Sigo escribiendo y ya no me importa ser un genio laureado y mucho menos un best seller. Es más tengo completa seguridad de que eso nunca va a pasar y no hay problema.

    Tengo amigos cercanos en los circulillos de nóveles escritores, disfruto hablar con ellos sobre literatura, pero detesto la competencia y las descalificaciones que se hacen entre ellos. Veo a muchos que pretenden tener esa fórmula mágica que yo estuve buscando. Ojalá así sea. Pero después de todo esto me pregunto. ¿Qué es lo que busca un escritor en la literatura?

    Comentado por: Pili el 02/3/2007 a las 23:43

  • jajajajajaj, qué gracioso eso de tener a un lado Cien años de soledad y al otro las novelas de Corín Tellado. seguro que nada bueno saldrá de esa combinacióm imposible. como tampoco puede salir nada bueno de desconocer la trascendencia, la importancia indiscutible de la obra de García Márquez (por cierto, leí que usted Sergio, tiene unas páginas en la edición fresca que lanzará la Real Academia Española a fin de este mes, de Cien años de soledad, en homenaje a los 40 años de su primera edición, y porque Gabo cumple 25 años de haber recibido el Nobel literario, más sus 80 años de edad que cumple este martes 6 de marzo. vaya cuánta buena fecha por celebrar!. seguro su texto sobre Gabo y los Cien años...será impecable ;)por más tecnológica y cibernética que sea la sociedad actual. Ya se puede considerar un clásico de nuestra literatura hispanoamericana. y como decía Marcel Marceau, "Lo clásico siempre se quedará como clásico".
    bueno, que los que quieran ser escritores acojan en su justa medida ese gran consejo suyo de procurar ser liebres, y no gatos :)


    Comentado por: lolichka el 02/3/2007 a las 23:12

  • En cada español existe escondido un escritor maldito y yo tambien tengo ese problema, pero hoy no quiero abusar de tú blog y no voy a insertar mi pájina web como hice ayer y en otras ocasiones, el que quiera leer algo mio que trabaje un poco y me busque porque me encontrará en muchos sitios de internet.
    Cada dia se crece más usted y por eso lo sigo fehacientemente por poco que pueda. Ayer me parecia que ya estaba usted al limite de tan bien que escribió,pero hoy se ha superado y a pesar de la brevedad me parece que su tema es brillante y envidible. Cuando yo tenga, si Dios me lo permite la mitad de su maestria, entonces escribiré un Best Seller,estoy absolutamente seguro,mestro.

    Comentado por: Antonio Larrosa Diaz el 02/3/2007 a las 17:54

  • yo quiero ser escritor, no me importa hacer una obra maestra ni un best seller, solo escribir algo bueno que sea muy leido.

    100 años de soledad ya fue hace tiempo ramirez, no pasa nada con ese paradigma obsoleto, no creo que ningun joven se influencie de eso ya, ahora somos mas realistas o estamos influenciados por los comics, el cine de tarantino, la musica nre metal y todo eso.

    lo que quiero es ser leido nada mas, minimo por 10 000 personas cada libro.

    Comentado por: cachero maximo el 02/3/2007 a las 16:04

  • ¿Te has fijado, Sergio, que hoy en EL PAÍS te han nombrado como político en lugar de como escritor?
    ¿Qué tal te sienta? Un abrazo

    Comentado por: caballero el 02/3/2007 a las 13:48

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Sergio Ramírez nació en Nicaragua en 1942. Publicó su primer libro Cuentos, a los veinte años. Participó en la lucha para derrocar la dictadura Somoza y formó parte del gobierno revolucionario, del que llegó a ser vicepresidente en 1985. En su obra literaria figuran, entre más de una treintena de libros, Castigo divino (1988), Premio Internacional Dashiel Hammett de Novela; Un baile de máscaras (1995), Premio Laure Bataillon a la mejor novela extranjera en Francia en 1998; Margarita está linda la mar,  Premio Alfaguara de Novela 1998, y Premio Latinoamericano José María Arguedas en el 2000. Así también Cuentos completos (1998), con prólogo de Mario Benedetti; Adiós Muchachos, memoria de la revolución sandinista, (1999); el libro de cuentos Catalina y Catalina (2001); Mentiras Verdaderas (2001) y El viejo arte de mentir (2004), ambos sobre la creación literaria (2001); las novelas Sombras nada más (2002) y Mil y una muertes (2004); Señor de los Tristes, ensayos sobre escritores y escritura (2006), El reino animal, cuentos (2006), Tambor olvidado, ensayos (2007), El cielo llora por mí (2009) y La fugitiva (2011). En 2014 ha sido galardonado con el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria.

Su web oficial es: http://www.sergioramirez.com y su página oficial en Facebook: www.facebook.com/escritorsergioramirez.

Foto Copyright: Daniel Mordzinski 

 

 


Bibliografía

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres