PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

lunes, 19 de agosto de 2019

 Blog de Sergio Ramírez

III. PERDEDORES

¿Escrúpulos?, preguntaría Mister Trump desde el penhouse de su rascacielos particular en pleno Manhattan, la Torre Trump. ¿Y eso, con qué se come? Quienes tienen escrúpulos son los perdedores, y es por eso que pierden, porque les faltan las agallas para sobrevivir en medio de la selva hostil, y no sólo sobrevivir,  ya vimos, proclamar su victoria con el pie puesto sobre el cadáver del adversario.

Por eso es que la ironía que borda con finas puntadas todo el desarrollo de la comedia Miss Little Sunshine, es que Richard, el padre de familia sometido cada día a apuros económicos, que nunca alcanza ningún jugoso contrato para vender sus lecciones para fabricar ganadores, es la viva imagen del perdedor. Y todos son allí perdedores. Dwayne, el hijo que se niega a hablar en protesta contra el mundo, y cuyo aspiración de ser piloto de aviones comerciales se verá frustrada porque es daltónico. Frank, el cuñado homosexual, sobreviviente de un intento de suicidio, nunca reconocido como el mejor especialista en Marcel Proust que tiene Estados Unidos. El abuelo inútil, al que al cabo de su vida le da por esnifar cocaína. Y la pequeña Olive, candidata al título de reina de belleza infantil, “The Little Miss Sunshine”, gordita y desprovista de gracia y de glamour, sin ningún chance de ganar. Perdedora desde niña.

¿Son esos los perdedores?

[Publicado el 22/2/2007 a las 09:42]

Compartir:

Comentarios (2)

  • ¡Ah... la película está muy buena! Por cierto, a mí me encantó. Aunque sé de algunos que salieron deprimidos de la sala de cine.

    Pero bueno... terminemos ya con esto. No existe ganadores y perdedores. Todos a veces ganamos y otras veces perdemos.

    Estamos rodeados de estereotipos de ganadores y perdedores. En la calle, en la televisión, hasta en la caja de cereal del desayuno vemos imágenes de la felicidad y el éxito. ¿Quieres ser feliz? Cómprate esto. ¿Quieres comprarlo? Necesitas dinero. ¿Quiere dinero? Debes tener mucho éxito para conseguirlo.

    No sé hasta qué punto este discurso de los ganadores y perdedores es mejor o peor que el viejo discurso sobre que algunos nacieron para servir y otros nacieron para gobernar. Al menos el de ahora nos dice que cualquiera... tú, tú... o tú... podrías estar en el lugar del ganador. No importa de donde vienes, no importa dónde naciste. Igual puedes ganar. Tal vez sea eso lo que lo hace tan atractivo.

    Personalmente... la película me hizo preguntarme si era yo una ganadora o una perdedora. La respuesta es: a veces gano, a veces pierdo. Lo que puedo comprar con dinero no define la persona que soy o cuánto valgo. Supongo que la respuesta que otros encontraron para esta pregunta fue un poco deprimente y por eso las caras largas al salir del cine.


    Comentado por: Miriam el 23/2/2007 a las 23:48

  • ¿Quieres decir que para sentirse ganador hay que matar a alguien y poner el pie sobre su cadaver? ¿No seria más facil ir al cementerio y suvirse sobre la tumba de algún famoso o millonario que antes presumia como si fuera un dios?

    Comentado por: Antonio Larrosa Diaz el 22/2/2007 a las 14:07

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Sergio Ramírez nació en Nicaragua en 1942. Publicó su primer libro Cuentos, a los veinte años. Participó en la lucha para derrocar la dictadura Somoza y formó parte del gobierno revolucionario, del que llegó a ser vicepresidente en 1985. En su obra literaria figuran, entre más de una treintena de libros, Castigo divino (1988), Premio Internacional Dashiel Hammett de Novela; Un baile de máscaras (1995), Premio Laure Bataillon a la mejor novela extranjera en Francia en 1998; Margarita está linda la mar,  Premio Alfaguara de Novela 1998, y Premio Latinoamericano José María Arguedas en el 2000. Así también Cuentos completos (1998), con prólogo de Mario Benedetti; Adiós Muchachos, memoria de la revolución sandinista, (1999); el libro de cuentos Catalina y Catalina (2001); Mentiras Verdaderas (2001) y El viejo arte de mentir (2004), ambos sobre la creación literaria (2001); las novelas Sombras nada más (2002) y Mil y una muertes (2004); Señor de los Tristes, ensayos sobre escritores y escritura (2006), El reino animal, cuentos (2006), Tambor olvidado, ensayos (2007), El cielo llora por mí (2009) y La fugitiva (2011). En 2014 ha sido galardonado con el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria.

Su web oficial es: http://www.sergioramirez.com y su página oficial en Facebook: www.facebook.com/escritorsergioramirez.

Foto Copyright: Daniel Mordzinski 

 

 


Bibliografía

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres