PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

viernes, 20 de septiembre de 2019

 Blog de Sergio Ramírez

I. NOMBRES DE LA MELANCOLÍA: HÜZÜN

            En su libro Estambul, memorias y la ciudad, el novelista turco ganador del Premio Nobel de Literatura, Orhan Pamuk, dedica un buen número de páginas a explicar y buscar cómo describir la palabra hüzün, que vendría a significar melancolía. Palabras como esa son como espejos de feria que devuelven de manera múltiple la imagen semántica, pues más que significados que pueden anotarse ordenadamente en la entrada de un diccionario, encarnan sentimientos. Hüzün, como Pamuk explica, tiene sus raíces en el Corán: el profeta escribe que el año en que perdió a su esposa Latice y a su tío Ebu Talip, fue para él el año de la melancolía.

            Un  sentimiento de dolor ante algo perdido, que la memoria busca recuperar, y de esa búsqueda sólo queda el fruto negro de la melancolía. La melancolía, melania kolis, el derrame de la negra bilis que ensombrece los rostros, según los viejos cánones médicos de los griegos, para explicar los malestares del alma como resultado de alteraciones de los humores y flujos del organismo. La pasión negra.

            Hüzün, dice Pamuk, no es un estado de gracia ni un concepto poético, sino una enfermedad, asociada no solamente con la pérdida o la muerte de un ser querido, sino también con otras aflicciones espirituales. El amor melancólico por una ciudad, por ejemplo, transformado en necesidad. Sobre esto quiero seguir.

[Publicado el 14/2/2007 a las 10:30]

Compartir:

Comentarios (5)

  • Ojo Pamuk define Hüzüm como amargura diferenciándola del conepto melancolía d elos griegos, la última es un estado, una enfermedad y la pimera se refiere a un sentido comuniratio, el de los estambulíes.
    Este libro me fue obsequidao por una amiga y vino a alumbrar mi corazón y permitirme penetar el alma de Estambul y luego su cuerpo. hasta que llegue a sus calles, olore, rincones y amarguras.

    Comentado por: lorena el 16/3/2008 a las 01:58

  • Hace unos días, en un comentario a uno de sus textos, deslicé la palabra melancolía dando respuesta a una pregunta suya: ¿de qué hablar?
    Me ha emocionado encontrar hoy ese principio de conversación, porque parece que habrá más. No deje de hacerlo. Hoy nos dijo qué pensaba Pamuk sobre ese sentimiento. ¿Nos dirá cómo lo siente usted o cómo piensa usted sobre esa manera de sentir? Si es así será un buen momento para participar en la conversadera.

    Comentado por: elisa el 15/2/2007 a las 07:56

  • ah qué belleza, hace unos días había empezado a leer este bello libro de Pamuk, regalo navideño de un amigo querido. me preguntó qué libro quisiera que me regalara, y sin dudar le dije: Estambul, de Orham Pamuk.
    cuando me lo entregó yo era más feliz que niña con juguete nuevo previamente visto en la vitrina de la juguetería más cara y más grande.
    así que, no me pico, descubriré todos los secretos del bello libro, ;) :) ;)
    gracias Sergio por alertar a los demás acerca de esta maravillosa narrativa que, al menos yo, desconocía :)


    Comentado por: lolichka el 14/2/2007 a las 17:38

  • los viejos cánones médicos de los griegos, para explicar los malestares del alma como resultado de alteraciones de los humores y flujos del organismo. La pasión negra.
    ....

    la pasión negra... qué fuerte, pensé en pena pero tristeza profunda, recuerdo que los griegos utilizaban agua con litio natural para armonizar el cerebro penado por la tristeza.

    El amor melancólico por una ciudad, por ejemplo, transformado en necesidad.

    transformado en necesidad... uf! mejor siga...
    resevaré el pensamiento siguiente

    Comentado por: A. el 14/2/2007 a las 12:34

  • AH, que vil truco. Me haz dejado con las ganas de leer cual era vuestro veredicto sobre la relación de hechos que el otomano Pamuk declara acorde su percepción de la Melancolía.

    Empero, que la espera ha de valer la pena si el vino tinto de este viñedo es del sabor que prometéis. A la sombra del cedro espero.

    Comentado por: Rodrigo Peñalba el 14/2/2007 a las 10:32

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Sergio Ramírez nació en Nicaragua en 1942. Publicó su primer libro Cuentos, a los veinte años. Participó en la lucha para derrocar la dictadura Somoza y formó parte del gobierno revolucionario, del que llegó a ser vicepresidente en 1985. En su obra literaria figuran, entre más de una treintena de libros, Castigo divino (1988), Premio Internacional Dashiel Hammett de Novela; Un baile de máscaras (1995), Premio Laure Bataillon a la mejor novela extranjera en Francia en 1998; Margarita está linda la mar,  Premio Alfaguara de Novela 1998, y Premio Latinoamericano José María Arguedas en el 2000. Así también Cuentos completos (1998), con prólogo de Mario Benedetti; Adiós Muchachos, memoria de la revolución sandinista, (1999); el libro de cuentos Catalina y Catalina (2001); Mentiras Verdaderas (2001) y El viejo arte de mentir (2004), ambos sobre la creación literaria (2001); las novelas Sombras nada más (2002) y Mil y una muertes (2004); Señor de los Tristes, ensayos sobre escritores y escritura (2006), El reino animal, cuentos (2006), Tambor olvidado, ensayos (2007), El cielo llora por mí (2009) y La fugitiva (2011). En 2014 ha sido galardonado con el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria.

Su web oficial es: http://www.sergioramirez.com y su página oficial en Facebook: www.facebook.com/escritorsergioramirez.

Foto Copyright: Daniel Mordzinski 

 

 


Bibliografía

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres