PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

jueves, 4 de junio de 2020

 Sergio Ramírez

Acuérdense bien de esta mujer

Se llama Francisca Ramírez. No la he visto más que en fotografías y tomas de televisión, pero no pierdo la esperanza de conocerla. ¿Quién es? ¿Qué ha hecho?

En las imágenes que tengo a la vista aparece una mujer campesina, robusta y decidida, de piel morena que el sol ha ayudado a curtir, en sus labores domésticas, en las de su finca, y en las marchas que ha encabezado. Su rostro, decidido y alerta, inspira confianza.

Es el alma de la lucha en defensa de las tierras amenazadas de expropiación, de construirse el canal interoceánico de los chinos, y que viene a ser una lucha en defensa de la soberanía nacional de Nicaragua, otra vez, como tantas en la historia, entregada a potencias extranjeras. La exigencia es la derogatoria de la ley 840, que contiene el tratado Wang Ying-Ortega, válido por cien años.

Francisca es una campesina de la Fonseca, una remota comarca del municipio de Nueva Guinea en el Caribe sur, allí por donde pasaría el canal, avasallando territorios que más de medio siglo atrás fueron colonizados por agricultores pobres que lograron desarrollar fincas ganaderas y cultivos de granos básicos y legumbres.

Nació pocos años antes de la revolución de 1979 y le tocó vivir en la niñez la guerra entre sandinistas y contras de los años ochenta. Aprobó apenas el tercer grado de primaria, porque en la situación de pobreza en que vivía su familia la escuela venía a ser un lujo, pero es dueña de un talento natural para la agricultura y las maneras de negociar la venta de los productos de su finca; y otro talento natural, no menos valioso, el de dirigente. Una dirigente nata, que no pertenece  a ningún partido político de oposición y tampoco piensa bien de ellos.

Cuando en Nueva Guinea aparecieron los topógrafos chinos que entraban sin permiso a las fincas para medirlas, sin dar explicaciones, el temor comenzó a convertirse en indignación entre los propietarios. Comenzaron a agruparse en asambleas, y buscaron entonces a Francisca. Ya que sabía aconsejarlos sobre cómo sembrar sus tierras, también sabría ponerse a la cabeza para defenderlas.

Lo mismo ocurría entre los propietarios de la parte del Pacífico, en el departamento de Rivas, al otro lado del Gran Lago de Nicaragua, por donde también pasaría el canal, y así se organizó el Consejo Nacional para la Defensa de la Tierra, Lago y Soberanía. Francisca fue electa vicecoordinadora del Consejo.

 Es un movimiento de generación espontánea, con dirigentes salidos de sus propias filas campesinas, sin la intervención de ningún partido político; el más auténtico y vigoroso nacido en los largos años del régimen de Daniel Ortega, capaz de haber emprendido hasta ahora 55 marchas de protesta, la última de ella hacia Managua, reprimida con fuerzas de choque y fuerzas policiales, pero que, pese a todos los obstáculos, logró entrar a la capital.

Cuando el régimen vio que no podía doblegar a Francisca, recurrieron al expediente que tantas veces ha dado resultado con los dirigentes de oposición: comprarla. Le ofrecieron pagarle sus tierras a precios de oro. "Yo le dije que detrás de mí había miles y miles, que mientras no llegáramos a un acuerdo, y el único acuerdo era la derogación de la ley 840, prefería morir, nunca negociar...cómo me quedaría mi corazón saber que estoy en otro país con mucho dinero, pero que en Nicaragua se está pasando tanta violencia por haber negociado, que es lo que en Nicaragua se da más...traicionar tanta gente humilde".

Esa propuesta, dice, se la hicieron el 17 de diciembre de 2014. Al día siguiente, una tropa de 30 policías invadió su vivienda. Sus hijos pequeños, que dormían, fueron sacados violentamente de la cama, mientras la vivienda era cateada.

Hace pocos meses, esos mismos campesinos fueron en un auxilio de otros campesinos del norte de Nicaragua, víctimas  de las crónicas sequías, llevándoles alimentos de los que producen en Nueva Guinea, en una caravana de camiones. La policía impidió la distribución de la comida entre las familias necesitadas, bajo el alegato de que sólo a través del gobierno se pueden repartir ayudas. Insistieron de nuevo en diciembre, y se ve que han comenzado a cogerles miedo, pues las raciones fueron entregadas tras muchos forcejeos.

Los campesinos han decidido no cejar, y seguirán con sus marchas contra el canal. Es la otra Nicaragua, la lejana y olvidada, la que tiene la voz hoy día.

Anoten el nombre de esta mujer, Francisca Ramírez. Volveremos a escucharlo.

[Publicado el 06/1/2016 a las 08:00]

Compartir:

Comentarios (7)

  • Interesante publicación, si tomamos en cuenta que se trata de una mujer indígena en defensa de su pueblo, de su tierra; una mujer guerrera, como deberíamos ser todos y todas en defensa de lo nuestro, espero que en los medios se informe más sobre ella y su lucha

    Comentado por: angie el 21/1/2016 a las 14:58

  • realmente interesante la actividad de lucha de esta mujer,aunque es sabido que no es nada nuevo ni de asombrarse que surjan lideres campesinos cuyo único objetivo es defender sus tierras su gente y sus ideales a mi me sorprendió saber de Francisca Ramirez pues es una situación real que esta sucediendo en estos dias en el pais de Nicaragua le ofrecieron comprar sus tierras a precio estratosferico y mandarla al país que ella quisiera sin embargo ella se negó y prefiere seguir su lucha bien por ella mujeres así cambian al mundo.

    Comentado por: adriana baena morales el 18/1/2016 a las 23:39

  • Interesante la vida de esta mujer ya que muestra una gran fortaleza y esta decidida a luchar por lo que quiere.

    Comentado por: Neydy Cornejo Hernandez el 18/1/2016 a las 03:59

  • Existen mujeres extraordinaria que luchan por sus valores, creencias y conservar un estilo de trabajo.. Aun cuando esto implique la lucha contra el mismo gobierno.

    Comentado por: brenda lugo el 16/1/2016 a las 00:59

  • coincido en la gran lucha de esta mujer,aun mas cuado es por lo poco que nos queda...ademas de ser un tema no muy facil por decirlo asi,me gustaria estar informado mas de lo acontecido.

    Comentado por: hector el 15/1/2016 a las 00:06

  • Este articulo es muy interesante ya que pocos escritores dan a conocer la lucha de las mujeres y todas las cosas que deben de hacer para proteger lo que de algunas manera han creado con su esfuerzo, dedicación y trabajo , ya que a pesar de ser personas humildes y de campo saben defender lo que les corresponde y mas lo que a su cultura por años les costo levantar con su propio trabajo , a esta mujer no le interesa que el gobierno o los políticos estén en su contra ya que se preocupa por el bienestar de la gente que sera su sucesora. A esta mujer la llamaron vicecoordinadora ,ya que todo el pueblo confiaba en ella y sabían que a como diera lugar les ayudaría a salvar sus tierras , que eran para la agricultura y la siembra. Esta mujer prefirió ser fiel con todas las personas que la apoyaban y a pesar de que el gobierno le ofreció dinero por las tierras , sin duda alguna es una mujer luchona y capaz de dar lo mejor de ella , para el bienestar de ella y el de su pueblo.

    Comentado por: AIDEE RODRIGUEZ HERNANDEZ el 14/1/2016 a las 21:19

  • Muy interesante al analisis, segiria las noticias de esa mujer luchadora de los derechos y voz de los que hacen ese pais.

    Fraternalmente

    Comentado por: Gustavo el 12/1/2016 a las 21:42

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Sergio Ramírez nació en Nicaragua en 1942. Publicó su primer libro Cuentos, a los veinte años. Participó en la lucha para derrocar la dictadura Somoza y formó parte del gobierno revolucionario, del que llegó a ser vicepresidente en 1985. En su obra literaria figuran, entre más de una treintena de libros, Castigo divino (1988), Premio Internacional Dashiel Hammett de Novela; Un baile de máscaras (1995), Premio Laure Bataillon a la mejor novela extranjera en Francia en 1998; Margarita está linda la mar,  Premio Alfaguara de Novela 1998, y Premio Latinoamericano José María Arguedas en el 2000. Así también Cuentos completos (1998), con prólogo de Mario Benedetti; Adiós Muchachos, memoria de la revolución sandinista, (1999); el libro de cuentos Catalina y Catalina (2001); Mentiras Verdaderas (2001) y El viejo arte de mentir (2004), ambos sobre la creación literaria (2001); las novelas Sombras nada más (2002) y Mil y una muertes (2004); Señor de los Tristes, ensayos sobre escritores y escritura (2006), El reino animal, cuentos (2006), Tambor olvidado, ensayos (2007), El cielo llora por mí (2009) y La fugitiva (2011). En 2014 ha sido galardonado con el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria.

Su web oficial es: http://www.sergioramirez.com y su página oficial en Facebook: www.facebook.com/escritorsergioramirez.

Foto Copyright: Daniel Mordzinski 

 

 


Bibliografía

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres