PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 5 de agosto de 2020

 Sergio Ramírez

Un clásico en las barberías

Gabriel  García Márquez es un clásico que no tardó en entrar en las barberías, en las galleras y en los billares, sitios donde se suele consagrar la literatura mejor que en los recintos de las academias y en las aulas de las universidades. Desde que apareció Cien años de soledad, y su fama se extendió por América Latina como un reguero de pólvora encendido en alegres chisporroteos, más de algún barbero, mientras triscaba con las tijeras encima de la cabeza del cliente, hablaba de los médicos invisibles que también lo habían operado con éxito a él mismo, dando entera razón al novelista; lo mismo que al rodear la mesa de carambola en busca del mejor tiro, el jugador diestro recordaba a Mauricio Babilonia entrando al cine de la esquina seguido por el enjambre de mariposas amarillas; y los galleros que casaban las apuestas en los palenques encendidos de gritos, se regodeaban en el recuerdo de las parrandas ruidosas y las comilonas desaforadas en casa de Petra Cotes, donde habían amanecido no pocas veces en compañía de Aureliano Segundo; y quién no había visto en los pueblos abrasados por la resolana, a Remedios la Bella subir a los cielos llevándose consigo las sábanas del tendedero.

Esta magia de la literatura que hace al lector compartir el mundo de mentiras de una novela como si viviera en ella, y como si todo lo que se le cuenta lo hubiera experimentado ya en su propia vida, es la que ilumina la escritura de ficciones de García Márquez.

Y al mismo tiempo, al escribir como cronista, cuenta las historias reales como si fueran novelas, bajo el mismo artificio literario de la neutralidad: impertérrito frente a los hechos más desaforados, aquellos que la realidad saca de madre y que no necesitan de exageración alguna, tal como en Relato de un náufrago, la historia del tripulante de un barco de la marina de guerra de Colombia que cayó al agua y se pasó diez días en altar mar, sin agua ni alimentos. Es la misma manera en que relata Bernal Diaz del Castillo los hechos de la conquista de México, en una magistral crónica que escribió para oponerla a la de López de Gómara, que nunca estuvo en el teatro de los acontecimientos, sino que los reconstruía desde lejos, en sus cómodos aposentos de Valladolid.

En García Márquez conviven el cronista de hechos y el narrador de mentiras, y es la misma mano la que escribe en ambas instancias, que pueden parecer hermanas siamesas pero entran en disputa, nada menos que la disputa por separar la verdad de la mentira, mientras tanto esa mano busca mantener a raya la tentación de adornar y trastocar a mejor conveniencia literaria las verdades cuando escribe el periodista. En Bernal no existe sombra de imaginación que lo aturda, y quiere ser fiel a los hechos que recuerda, tal como los recuerda. Es sólo un soldado convertido en cronista por la fuerza de la necesidad.

Su procedimiento es alejarse de la mentira para parecer real, y no un impostor como juzga a López de Gómara: "y aquí dice el cronista Gómara en su historia que, por venir el río tinto en sangre, los nuestros pasaron sed, por culpa de la sangre", se burla. El procedimiento de construir la realidad, no admite de exageraciones gratuitas o de imposiciones mentirosas.

Para parecer real, la realidad tiene que copiarse a sí misma.

[Publicado el 23/4/2014 a las 07:00]

Compartir:

Comentarios (5)

  • Recuerdo que cuando leí cien años de soledad estaba fascinada, me transporto a ese mundo tan increible, lleno de fantasia y pasion. Le agradesco al señor Gabriel García Marquez en donde quiera que se encuentre por esa experiencia tan maravillosa.

    Comentado por: Hilda Rodriguez el 20/1/2015 a las 18:37

  • Todo sueño, toda letra surge de una realidad inspiradora que termina siendo trasformada por la magia e ingenio por un artista expresada en letras, pinturas, artesanías, etc. Gabriel García Márquez sin duda un personaje digno de leer y de admirar, la primera obra que leí de tan distinguido señor fue La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y su abuela desalmada, cuando aún estaba en la secundaria y sin duda alguna quede fascinada por lo que aún continuo leyendo algunas de sus obras. Sin duda alguna es un privilegio poderle disfrutar a través de sus escritos

    Comentado por: regina zavaleta aragón el 29/4/2014 a las 23:15

  • Si bien las historias de Gabriel García Márquez giran en torno a imágenes latinoamericanas, son sus personajes lo que lo vuelven totalmente universal. Sus protagonistas emanan sentimientos tan palpables que trastocan la ficción. Que importa si estamos inmersos en un mundo de mentiras. Gabo a través de su generosa descripción nos envuelve y atrae a la lectura, y hace que por medio de su narrativa nos sintamos parte de la historia. Al pasar página tras página no cabe duda que somos testigos presenciales de la trama.
    No recuerdo haber devorado un libro con tal necesidad como cuando leí en mi adolescencia "El amor en los tiempos del cólera". Para mí es la historia de amor perfecta, refleja la ilusión, la ingenuidad, la inmadurez, ese frenesí del enamoramiento juvenil y como este va madurando con el tiempo en este círculo de encuentros y desencuentros conformados por Juvenal, Fermina y Florentino.
    Como clásico hay que leerlo y releerlo. En cualquier momento en que nos encontremos nos dirá algo, pero lo principal es que imaginamos y podemos soñar despiertos.
    Paloma Romero Tamariz.
    México, Distrito Federal. 28 de Abril del 2013.

    Comentado por: Paloma Romero Tamariz el 29/4/2014 a las 01:33

  • Hace tiempo, cuándo estudiaba en la telesecundaria, leí "El coronel no tiene quien le escriba", mi madre me había anunciado ya, que por la pelicula y por el libro mismo, la historia era bastante peculiar y vaya que valía la pena perderse horas tras esas páginas, el gran Gabriel, sin duda alguna, es uno de los latinos con mejor magia en sus textos, siempre estará con nosotros por medio de esas páginas.

    Comentado por: Guadalupe Hernández Méndez el 28/4/2014 a las 15:47

  • Gabriel Garcia Marquez siendo muy niño encontré entre los,libros de mi padre un libro delgado se leia "crónica de una muerte anunciada" sobra decir que el titulo me parecio ridículo quien según el de la voz desearía que se anunciara su muerte o anunciar la propia sin darme cuenta esta forma que usted describe de escribir del señor Gabriel me sedujo y no pare de leer hasta que vi el final del libro años después el titulo y el nombre me llamo de nuevo la atención y lei vivir para contarla y dije si sin duda es el mismo y sigue teniendo el DON de atraparme entre sus reflexiones, cuentos y mentiras... Descanse en Paz Don Gabriel

    Comentado por: jorge mayo rivera el 25/4/2014 a las 06:32

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Sergio Ramírez nació en Nicaragua en 1942. Publicó su primer libro Cuentos, a los veinte años. Participó en la lucha para derrocar la dictadura Somoza y formó parte del gobierno revolucionario, del que llegó a ser vicepresidente en 1985. En su obra literaria figuran, entre más de una treintena de libros, Castigo divino (1988), Premio Internacional Dashiel Hammett de Novela; Un baile de máscaras (1995), Premio Laure Bataillon a la mejor novela extranjera en Francia en 1998; Margarita está linda la mar,  Premio Alfaguara de Novela 1998, y Premio Latinoamericano José María Arguedas en el 2000. Así también Cuentos completos (1998), con prólogo de Mario Benedetti; Adiós Muchachos, memoria de la revolución sandinista, (1999); el libro de cuentos Catalina y Catalina (2001); Mentiras Verdaderas (2001) y El viejo arte de mentir (2004), ambos sobre la creación literaria (2001); las novelas Sombras nada más (2002) y Mil y una muertes (2004); Señor de los Tristes, ensayos sobre escritores y escritura (2006), El reino animal, cuentos (2006), Tambor olvidado, ensayos (2007), El cielo llora por mí (2009) y La fugitiva (2011). En 2014 ha sido galardonado con el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria.

Su web oficial es: http://www.sergioramirez.com y su página oficial en Facebook: www.facebook.com/escritorsergioramirez.

Foto Copyright: Daniel Mordzinski 

 

 


Bibliografía

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres