PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

sábado, 5 de diciembre de 2020

 Blog de Eduardo Gil Bera

Sobre un vasquismo

 

Muchos transeúntes se preguntan por qué los vascos titulares y los aspirantes acostumbran a saludar diciendo Aupa! Epa! Apa! Epe! Eup! Ieup! Iepa! Iepe! y alguna otra variedad vocalizada siempre en torno a la oclusiva /p/. En casi todas las guías para novatos en costumbres vascas se advierte It's the common way to greet somebody as passing along the street

Algunos estudiosos invocan el diccionario de Azkue, para asegurar que todas esas variantes vienen de aupa, que es una voz desafiante que también puede ser amistosa, caramba.

En todo caso, es la misma voz que Corominas y Moliner peritan como “de sonido expresivo”, transcriben como uuup y upa respectivamente, entienden que sugiere la idea de levantarse, y está presente en castellano, portugués, catalán y vascuence. El verbo aupar aparece en el siglo XVIII en Torres Villarroel, y en el diccionario de Autoridades; aunque no debuta en el de la Academia hasta 1817. Cuervo anota en Colombia opa, que considera derivado de upa, con el sentido del saludo hola. López del Castillo censa en su diccionario de catalán la interjección ep! que sirve para apostrofar y advertir. Y por su parte Gagini cita en su diccionario de Costarriqueñismos ¡upe! con el sentido de ¡ah de la casa!

El apunte de Gagini me recuerda que, cuando yo era chaval en Elgorriaga, la fórmula de llamada en una casa era ¡Avemariep! Ese final oclusivo era la variante más clásica y recatada, pero muchas veces se transformaba en ¡Avemariepa! que era mucho más conminatoria. La fórmula debía decirse en cuanto uno asomaba a un portal ajeno, porque justificaba que así no entraba uno de extrangis, y que era persona de bien, y cumplidora de la preceptiva de urbanidad y buena fe, que saluda a las personas de la casa y les quiere comunicar algo. También era el saludo apóstrofe que empleaban los mendigos.

En definitiva, significa “aquí estoy”. Así no es nada extraño que, según y como, tal locución haga levantarse, y tampoco lo es que pueda usarse como saludo amistoso o interpelación desafiante, con todas las gradaciones imaginables.

El origen está en la fórmula de saludo cristiano Ave Maria et Joseph. Como consecuencia de la resistencia del vascuence al final con fricativa bilabial /ph/, aparece la oclusiva /p/ en la forma sincopada Avemariep que, enfatizada como Avemariepa, es a su vez origen, también por síncopa, de aupa.

A finales de la Edad Media los frailes mendicantes introdujeron la costumbre de que el predicador rezara antes del sermón un avemaría a la que se arrodillaban todos. La réplica suplicante Sancta Maria… no se fijó hasta 1568. La fórmula de salutación antes de predicar era la mencionada Ave Maria et Joseph. Esa manera de empezar el sermón dejó la costumbre de que la salutación se empleara desde entonces con profusión. Todavía hoy está vigente su uso en las pastorales de los obispos checos. Y es visible su antigua representación en dinteles y monogramas de todas partes del orbe cristiano.

Los vascos, siempre archiconfesionales y con entusiasmo de neocreyentes, adoptaron y modificaron la fórmula de la manera descrita arriba, de modo que un saludo de piedad mariana pasó a ser una suerte de santo y seña de identificación convencional que, una vez sincopado, pasó a todos los romances ibéricos.

 

 

[Publicado el 03/8/2011 a las 05:00]

Compartir:

Comentarios (4)

  • Tu afán por palparle las nueces a todo lo vasco es infinito, además de irritante. Pero no se preocupe.Yo se lo explico. En el inconsciente colectivo de todas las personas existen dos términos que se remontan a nuestros primeros años de vida, la sílaba “ma” (repetida varias veces) que todo bebé –aquí y en lo profundo de África- experimenta como la casi primera palabra para referirse a la madre, y la sílaba “pa”, al padre. De este modo “aup!” obedece al deseo del padre por aupar al hijo; de este “ aup o aupar” el niño entiende “paa”, salvo en el eusquera. Curioso, ¿no?

    Comentado por: X.Azkarate el 23/10/2014 a las 02:50

  • Gogoan dut mutikozkor nintzen garaian kalea elizgizonen etxea zela, eta horregatik, behar bada, ondotik pasa aldiko "abemaripuriximá!" esaten genion, eta berak "xinpekadokontzebidá" erantzuten zuen. Gero beste eliz-gizonemakumeak etorri ziren, eta hauekin bai, ohitura zen "iepa!" esan eta "iepa!" erantzutea, zeren hauek kalea guztien etxea bihurtu zuten. Hagitz demokratikoak dira eta, ohi denez muturreraino badoazenez beti, bada bakoitzaren etxea ere denen kale bihurtzen dute. Pito Rodrigez bat ezagutzen dut horrelakoetan iaio ibiltzen dena, Irrigarai bat ere bai.

    Comentado por: Mielanjel el 06/8/2011 a las 09:07

  • En catalán, cuando entras en una casa o en una establecimiento y no hay nadie se dice "A Maria!" para avisar que ha entrado alguien. Sin duda es el equivalente al "¡Avemariep!".

    Comentado por: p el 03/8/2011 a las 22:28

  • Como ex cabo instructor de la Armada Española, recuerdo que casi todas las voces de mando se hacían acabar en -p. De este modo se aunaban el tono de autoridad y un final marcado, incisivo y claro. Así, izquierda/derecha (voces para desfilar) se transformaban en izquierdap/derechap. No sé si aún seguirá siendo así, pero es muy probable.

    Comentado por: recuerdos entrañables el 03/8/2011 a las 17:56

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Eduardo Gil Bera (Tudela, 1957), es escritor. Ha publicado las novelas Cuando el mundo era mío (Alianza, 2012), Sobre la marcha, Os quiero a todos, Todo pasa, y Torralba. De sus ensayos, destacan El carro de heno, Paisaje con fisuras, Baroja o el miedo, Historia de las malas ideas y La sentencia de las armas. Su ensayo más reciente es Ninguno es mi nombre. Sumario del caso Homero (Pretextos, 2012)

Bibliografía

1993 A este lado - ensayo - Editorial Pamiela, Pamplona.

1994 El carro de heno - ensayo - Premio Miguel de Unamuno. Editorial Pamiela, Pamplona.

Introducción, notas y apéndices a la edición facsímil de Diccionario de los nombres 

eúskaros de las plantas de José María de Lacoizqueta. Pamplona.

1996 Sobre la marcha - novela - Editorial Pre-Textos, Valencia.

Prólogo para Obra Vasca de Julio Caro Baroja - Editorial LUR San Sebastián.

1997 Os quiero a todos - novela - Editorial Pre-Textos, Valencia.

1999 Paisaje con fisuras - Sobre literaturas antiguas, tratos y contratos humanos - ensayo  

Editorial Pre-Textos, Valencia.

2000 Todo pasa - novela - Editorial Siglo XXI, Madrid 

2001 Baroja o el miedo - biografía - Ediciones Península, Barcelona.

2002 Torralba - novela histórica - Premio Nacional de Novela Históricia Alfonso X el Sabio 

Ediciones Martínez Roca, Barcelona. 

Los días de enmedio - ensayo - Ediciones Destino, Barcelona 

El pensamiento estoico - ensayo - Edhasa, Barcelona.    

2003 Historia de las malas ideas - ensayo - Premio Euskadi de Literatura 2004,

Ediciones Destino, Barcelona 

2007 Sentencia de las armas - ensayo - Finalista I Premio Internacional de Ensayo. Círculo de Bellas Artes/ A. Machado Libros, Madrid.

2012 Ninguno es mi nombre. Sumario del caso Homero - ensayo - Pretextos.

2012 Cuando el mundo era mío - novela - Alianza Editorial.

2015 Esta canalla de literatura. Quince ensayos biográficos sobre Joseph Roth - Acantilado
 

 
 
 
 
 
 
 
 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres