PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

martes, 20 de octubre de 2020

 Víctor Gómez Pin

El honor de los filósofos

EMILIE DU CHÂTELET: CONTRAEL TIEMPO Y EL OLVIDO

"We even had our private language/ Our intimate tongue,/ Partly in English, and partly in riddles./ Ten marvelous years we spent,/ In a kingdom of our own,/ A kingdom of minds and hearts, /Of passionate learning and passionate love. /I was on my throne holding court, /With you close by,/ Fondly gazing at me,/ Calling me your ruling monarch. (Teníamos incluso nuestra propia lengua, nuestra lengua íntima. En parte en inglés, en parte constituida por enigmas. Pasamos así diez maravillosos años. En un reino que nos era propio. Reino de los espíritus y de los corazones. Reino del estudio y del amor apasionado. Me instalaba en  mi trono y dominaba  mi corte. Cercano me mirabais con ternura y me llamabais  vuestra soberana)". 

En el tercer acto titulado del impresionante  mono-drama de Kaija Saariaho al que me refería en la columna anterior, el libretista  Amin Maalouf  nos presenta a Emilie du Châtelet evocando sus años de pasión conceptual y afectiva en compañía de Voltaire. Sin embargo,  en el último acto la heroína se encuentra  luchando contra el tiempo...y el olvido: el tiempo que podía impedirle finalizar su traducción de   Philosophiae Naturalis Principia Mathematica de Newton, "aunque lo esencial está hecho y tendré pronto mi libro en ms brazos".

Muchos son los escritores científicos o filósofos que han visto en la capacidad de llevar a cabo su obra el criterio de su propia redención. Baste citar este párrafo de Marcel Proust: "Yo digo que la ley cruel  del arte es que los seres mueran y que muramos nosotros asimismo, apurando todo sufrimiento, a fin de que crezca la hierba no del olvido sino de la vida eterna, la hierba vigorosa de las obras fecundas, sobre la cual las generaciones, indiferentes a los que bajo la hierba reposan, vendrán a realizar su merienda campestre" ( Pléiade, Paris IV, 615)

Pero la obra  no sólo es frágil en su materialidad, sino contingente por lo que se refiere a su realización. ¿Cómo, en efecto, controlar la multiplicidad de variables aleatorias que tienen que confluir para que un relato como la Recherche se lleve a cabo?¿Cómo podemos atribuir una suerte de  potencia para relativizar la finitud a algo tan contingente, y desde luego efímero: el propio Narrador de la Recherche  es consciente que la obra no arranca al olvido más que por un tiempo.

Por el olvido se hallan amenazados los seres  las  circunstancias que  han vivido y las obras que producen, pero también y quizás sobre todo, el olvido amenaza con hacer naufragar los conceptos que  Emilie du Châtelet, se empeñó en explorar, dominar y finalmente fertilizar.  

Pues el pensamiento puede  entrar en regresión. Cabe que el resultado de una confrontación pasada, que debería dar ánimo e incluso procurar instrumentos para la confrontación siguiente, sea de nuevo perdido para el pensamiento. Al abandonar un tiempo las reflexiones en las que tanta energía había depositado, estas reflexiones aparecen ya  como si no fueran propias, hay que conquistarlas como un fortín que se resiste, siendo poco  importante  la variable de si han salido o no han salido del propio espíritu.

Otra cosa sin embargo es cuando se hace evidente que  el esfuerzo es ya vano, cuando lo  arrancado a nuestro saber consciente no es ya parte de una construcción o el entero edificio, sino el soporte mismo, cuando hay que hurgar no ya para recuperar  los materiales y empezar así la construcción de nuevo, sino para recuperar los propios cimientos. Puede conseguirse con el esfuerzo que exige casi la creación  ex -nihilo  pero probablemente el fruto será cada vez más parco,  la inmersión de los  conceptos acompañando la astenia de la acuidad perceptiva y hasta la memoria de los sueños. Útimas palabras de Emilie en la admirable obra de Maalouf- Saariaho:

 "Les couleurs me manquent déjà,/ I already miss the colours,/ I miss the dreams, /I miss the dreams,/ I miss the dreams,/ Les rêves me manquent, manquent, /La vie me manque, Et je redoute de sombrer/ Sombrer avec livre et enfant/Dans le vertige de l'inconscience,/ Dans le vertige,/ Dans le puits de l'oubli. (Hecho ya de menos los colores. Ya he perdido los colores. He perdido los sueños. He perdido los sueños. He perdido los sueños. Hecho de menos los sueños. Hecho de menos la vida. Y tengo miedo de abismarme. Abismarse con el libro y el niño. En el vértigo de la inconsciencia. En el vértigo. En el pozo del olvido").

 

[Publicado el 24/11/2015 a las 08:00]

Compartir:

Comentarios (1)

  • Fantastico, Don Víctor. Lo he disfrutado mucho, como todo lo que usted escribe. Una duda. En la traducción del último párrafo escribe "hecho de menos". Sé que es sin hache pero dadas las circunstancias me preguntaba si hay alguna situación concreta en la que se permite escribirlo con h, ya que presumo que no es un error. Muchas gracias

    Comentado por: pedro el 02/12/2015 a las 20:01

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Victor Gómez Pin se trasladó muy joven a París, iniciando en la Sorbona  estudios de Filosofía hasta el grado de  Doctor de Estado, con una tesis sobre el orden aristotélico.  Tras años de docencia en la universidad  de Dijon,  la Universidad del País Vasco (UPV- EHU) le  confió la cátedra de Filosofía.  Desde 1993 es Catedrático de la Universitat Autònoma de Barcelona ( UAB), actualmente con estatuto de Emérito. Autor de más de treinta  libros y multiplicidad de artículos, intenta desde hace largos años replantear los viejos problemas ontológicos de los pensadores griegos a la luz del pensamiento actual, interrogándose en concreto  sobre las implicaciones que para el concepto heredado de naturaleza tienen ciertas disciplinas científicas contemporáneas. Esta preocupación le llevó a promover la creación del International Ontology Congress, en cuyo comité científico figuran, junto a filósofos, eminentes científicos y cuyas ediciones bienales han venido realizándose, desde hace un cuarto de siglo, bajo el Patrocinio de la UNESCO.

Ha sido Visiting Professor, investigador  y conferenciante en diferentes universidades, entre otras la Venice International University, la Universidad Federal de Rio de Janeiro, la ENS de París, la Université Paris-Diderot, el Queen's College de la CUNY o la Universidad de Santiago. Ha recibido los premios Anagrama y Espasa de Ensayo  y  en 2009 el "Premio Internazionale Per Venezia" del Istituto Veneto di Scienze, Lettere ed Arti. Es miembro numerario de Jakiunde (Academia  de  las Ciencias, de las Artes y de las Letras). En junio de 2015 fue investido Doctor Honoris Causa por la Universidad del País Vasco.

Bibliografía

  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Enlaces

Información sobre el Congreso Internacional de Ontología.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres