PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

viernes, 30 de octubre de 2020

 Víctor Gómez Pin

Universo de entidades latentes

 

Física de entidades latentes.

Consideremos  el caso en que tras efectuar una medición respecto a un observable A en gran cantidad de copias de un sistema, seleccionamos aquellas  en las que se ha dado un mismo resultado (con lo cual podemos considerarlas idénticas respecto de lo que nos interesa) y las sometemos a una nueva medida relativa  a un observable B no compatible con el primero. Señalaba que el formalimo cuántico nos proporciona un saber meramente probabilístico tanto de lo que cabe esperar  como de  la probabilidad de que una de las copias tenga un determinado valor concreto.

Cuando se habla de probabilidad en el sentido usual, se hace referencia al grado de conocimiento que un observador posee respecto  a las variables que intervienen en relación a un acontecimiento. Si poseyéramos el saber de todas las fuerzas que actúan no habría aleatoriedad y por consiguiente no habría lugar a cálculo meramente probabilístico.

Nada análogo en nuestra situación. Dado que el vector que ahora refleja el estado del sistema no es propio del operador que representa el observable por el que estamos interesados, los valores propios de este último tienen un estatuto ontológico de intrínseca latencia. No hay uno de ellos privilegiado en razón de ser efectiva  propiedad de la cosa. Todos tienen la misma carencia de efectividad, lo cual no quiere decir que todos sean iguales. Pues en este universo de latencia unos tienen más probabilidad de llegar a ser propiedad de una de las copias que otros (repito no más probabilidad de ser la propiedades actual), y en el conocimiento de tal diferencia consiste el saber del físico en esta etapa previa a la medida. En el universo de sombras previo a la medida hay diferencia en potencialidad de actualizarse, y por consiguiente hay de alguna manera jerarquía.

He señalado ya aquí a viva reminiscencia que esto provoca: reminiscencia de esa singularísima modalidad de ser que  Aristóteles designó como potencial y que le permitía, entre otras cosas dar algún tipo de estatuto ontológico al in-fante (animal que aún no habla) en relación al humano o a la simiente en relación a la planta.

Una de las ventajas ( o inconvenientes, según la perspectiva) de atenerse a la teoría cuántica que da peso ontológico a esta situación previa a la medida en la que el físico hace cómputos sobre entidades potenciales es que evita algunas de las aporías a las que se ven abocados los partidarios de interpretaciones más acordes con la ortodoxia  en materia de ontología y epistemología.  

Se dice que la Mecánica Cuántica socava el principio de realidad y el principio de realismo, entendido como existencia de cosas con propiedades subsistentes o independientes de toda observación. Este asunto se halla vinculado a un importantísimo teorema matemático debido al físico John Bell. Pues bien, es  importante recordar que dicho teorema parte precisamente de presuponer la localidad y la existencia de propiedades subsistentes (como el spin en cualquier dirección en una partícula elemental)  y es a partir de tales premisas que se induce cierta  desigualdad matemática...violada tanto por las previsiones del formalismo  cuántico como por los experimentos efectivamente realizados. Tanto como decir que sin la presuposición de la localidad no hay nada que violar, o aun: sin una teoría que haga referencia a la localidad la mecánica cuántica no choca con nada.

Esta última consideración lleva inevitablemente a preguntarse de dónde proviene el interés por la localidad. Supongamos por un momento que alguien se halla en la situación descrita en el apólogo: esos  jóvenes introducidos en el formalismo cuántico  y en los experimentos de Alain Aspect o Antton Zeilinger sin haber previamente oído hablar de los principios reguladores de la física convencional. No habría entonces razón alguna para que nuestro hombre se sorprendiera de las previsiones de la teoría ni de las verificaciones experimentales.

Cabe en síntesis decir que es la apuesta por el realismo y la localidad lo que conduce inevitablemente a una afirmación de que en la Mecánica Cuántica estos no se respetan... sutil asunto que traería fascinado a los padres de la dialéctica. Aunque tratándose de dialéctica subyace aquí  una  más poderosa que constituye un reto mayor para el pensar:

Pues la Mecánica Cuántica es privilegiado retoño y heredero de las construcciones del espíritu humano sometidas  al primado del principio de razón  y  los vinculados al mismo  que con tanta radicalidad  pone en tela de juicio; retoño de la ciencia clásica que socava los cimientos ontológicos de la misma: tal es el paradójico destino de la Mecánica Cuántica.  

La Physis parece así articularse con elementos de una segunda gramática, también vinculada a la matemática pero otra. Una gramática que tiene quizás más eco en Elea que en la Venecia del Dialogo sobre los dos sistemas del mundo, diálogo sepultador de la cosmología aristotélica pero aun  prisionero  de los principios con los que Aristóteles nos invita a contemplar el cosmos. Principios del gran Aristóteles, por primera vez quizás cuestionado en lo esencial.

[Publicado el 03/1/2012 a las 08:00]

Compartir:

Foto autor

Biografía

Victor Gómez Pin se trasladó muy joven a París, iniciando en la Sorbona  estudios de Filosofía hasta el grado de  Doctor de Estado, con una tesis sobre el orden aristotélico.  Tras años de docencia en la universidad  de Dijon,  la Universidad del País Vasco (UPV- EHU) le  confió la cátedra de Filosofía.  Desde 1993 es Catedrático de la Universitat Autònoma de Barcelona ( UAB), actualmente con estatuto de Emérito. Autor de más de treinta  libros y multiplicidad de artículos, intenta desde hace largos años replantear los viejos problemas ontológicos de los pensadores griegos a la luz del pensamiento actual, interrogándose en concreto  sobre las implicaciones que para el concepto heredado de naturaleza tienen ciertas disciplinas científicas contemporáneas. Esta preocupación le llevó a promover la creación del International Ontology Congress, en cuyo comité científico figuran, junto a filósofos, eminentes científicos y cuyas ediciones bienales han venido realizándose, desde hace un cuarto de siglo, bajo el Patrocinio de la UNESCO.

Ha sido Visiting Professor, investigador  y conferenciante en diferentes universidades, entre otras la Venice International University, la Universidad Federal de Rio de Janeiro, la ENS de París, la Université Paris-Diderot, el Queen's College de la CUNY o la Universidad de Santiago. Ha recibido los premios Anagrama y Espasa de Ensayo  y  en 2009 el "Premio Internazionale Per Venezia" del Istituto Veneto di Scienze, Lettere ed Arti. Es miembro numerario de Jakiunde (Academia  de  las Ciencias, de las Artes y de las Letras). En junio de 2015 fue investido Doctor Honoris Causa por la Universidad del País Vasco.

Bibliografía

  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Enlaces

Información sobre el Congreso Internacional de Ontología.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres