PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

domingo, 25 de junio de 2017

 Blog de Patricio Pron

"En la muerte las voces son una sola voz"

 
 
Unas semanas atrás, el crítico español Santos Sanz Villanueva daba cuenta de la existencia de un "movimiento modernizador de nuestra novela" entre cuyos autores mencionaba a Agustín Fernández Mallo, Manuel Vilas, Robert Juan-Cantavella y otros; también destacaba que ese movimiento es más amplio de lo que creía pero asimismo insinuaba cierta sorpresa por el hecho de no haber sabido "nada" de Mario Cuenca Sandoval, "cuya novela El ladrón de morfina lo sitúa en esa órbita innovadora, hoy por hoy de frutos más innovadores que logrados".
 
El ladrón de morfina tiene lugar durante la Guerra de Corea de 1950 a 1953 y gira en torno a las peripecias prácticamente oníricas de un puñado de personajes entre los que se cuentan un colombiano asalariado en el ejército estadounidense, un médico coreano y su mujer que curan a los participantes en el conflicto sin preguntarles a qué bando pertenecen y finalmente acaban pagando por ello y un niño que roba morfina para el médico. Aunque abundan las páginas en las que el autor describe las acciones bélicas con un lenguaje que debe mucho al tratamiento de la guerra en las artes audiovisuales, la guerra que narra en su obra es más interior que exterior y sus efectos son más terribles y duraderos en la subjetividad de los personajes; allí también, provocan transformaciones importantes y cambios bruscos que tienen poco que ver con la guerra sin sentido que rodea a esos personajes y en la que la conquista de una población insignificante es seguida por su reconquista por parte del bando rival y nada parece cambiar realmente, excepto que algunos mueren y otros viven un tiempo más.
 
Sanz Villanueva sostiene que la obra contiene "exploraciones diversas acerca de la hermandad, la ternura, la compasión, el sexo, la esperanza, la muerte, la culpa, la ideología" pero la principal indagación aquí (también mencionada por el crítico) es la de la identidad y sus juegos de espejos: ¿quién escribe este libro? ¿Quién es realmente su supuesto autor, el artista plástico y escritor S. K. Caplan, creador también de un arte infográfico algunas de cuyas obras son reproducidas en el libro? ¿Quién es el Flaco Bentley? ¿Es William A. Bentley, el fotógrafo de los copos de nieve? ¿Y cuál es su contribución a la escritura de este libro? ¿Quién escarba los túneles en los que se refugian los protagonistas? En la exploración de esos aspectos radica todo el interés que el lector puede encontrar El ladrón de morfina, que Sanz Villanueva califica de "novela exigente", que "requiere esfuerzos excesivos de lectura" y posee una "dimensión demasiado abstracta, que lastra la anécdota, mortecina, y a los personajes, de insatisfactoria caracterización"; contra estas objeciones, que quizás sean excesivas, vale la pena sostener que El ladrón de morfina está narrado con un muy meritorio aliento poético que, aunque no es ajeno a ciertos tópicos, a veces entrega párrafos de gran plasticidad:

La señora Kim le explicó al doctor, mientras él le tomaba la tensión [...], que aquellas tal vez fueran voces de muertos, de soldados fantasma que marchaban hacia la aldea, dispuestos a dar término a alguna misión en la que fracasaron, algo que no pudieron concluir, [...] soldados de cuello larguísimo, soldados cuya cabeza giraba trescientos sesenta grados alrededor de su cuello, con las cuencas de los ojos vacías, cantando al unísono porque en la muerte, aseguró la señora Kim, todas las voces son una sola voz, porque todos los fallecidos piensan con un solo pensamiento [...] (96-97).

Vale la pena mencionar también, pienso, que la de El ladrón de morfina es una apuesta arriesgada y, por lo tanto, valiosa. Quizás su dificultad provenga del hecho de que la primera de las cinco secciones que componen el libro es la más larga y menos interesante; un error que hubiera podido subsanarse desplazando la información narrativa contenida en ese apartado a los otros dos sin que la novela hubiese perdido en unidad. Más allá de esto, y de las objeciones planteadas por Santos Sanz Villanueva, El ladrón de morfina es una obra meritoria, que probablemente lleve al lector a profundizar en la obra de su autor, por ejemplo en sus libros de poesía Todos los miedos (Renacimiento, 2005), El libro de los hundidos (Visor, 2006) y Guerra del fin del sueño (La Garúa, 2008) y sobre todo en su novela Boxeo sobre hielo (Berenice, 2007), una obra valorada por algunos de los lectores más inteligentes del momento. El ladrón de morfina probablemente lleve también al lector a interesarse por el futuro de Mario Cuenca Sandoval, que sospecho que será el futuro de la literatura española.

 

Mario Cuenca Sandoval
El ladrón de morfina
Madrid: 451 Editores, 2010

[Publicado el 30/6/2010 a las 12:04]

[Etiquetas: Mario Cuenca Sandoval, 451 Editores, Novela]

Compartir:

Comentarios (15)

  • Otro escritor estúpido que se cree que sabe algo:

    Un conjunto de relatos donde se expone y se reflexiona, en un marco de referencias que juega irónicamente con la ciencia ficción, sobre la pérdida y la fragilidad de la especie humana y todo lo que damos por seguro; mientras en tres de los relatos se teje una novela secreta donde dos hermanas, Zinea y Miranda, deberán enfrentarse a una misteriosa organización llamada HOLE que trata de redimir a la especie humana, entregándose a pulsiones sexuales de dominación y sometimiento. Egipto, Aguas Calientes, la fuente de la vida, consoladores, sol, cielo absoluto, tacones y medias, calor, la costa de Inglaterra, diluvios, sombras extendiéndose, vírgenes, bólidos, el impulso interior... Miss.

    ¿Les suena?

    Comentado por: Carrington el 05/7/2010 a las 09:30

  • ¿Cuál es el blog de los memos?

    Comentado por: Es lo de menos el 04/7/2010 a las 11:39

  • Bien, Alvy. Buen olfato para detectar a los que hablan sin saber y a los envidiosos. Un abrazo.

    Comentado por: Pablo el 03/7/2010 a las 16:57

  • AQ, tonto el bote, la frase es de Faulkner, no de Benet. ¿Tiene usted algún problema personal además de su ignorancia? ¿Una novelita que rueda por los concursos y las editoriales sin que le hagan ni caso? ¿Envía manuscritos y no le responden?

    Váyase a escribir al blog de los memos.

    Comentado por: Alvy el 03/7/2010 a las 16:38

  • "En la muerte las voces son una sola voz"

    no había leído una frase tan huera desde aquella de Benet sobre la conciencia que recuerda antes que la memoria. Si esta es la gran nueva literatura hispana estamos apañados.

    Comentado por: AQ el 03/7/2010 a las 10:35

  • Las críticas a Carrington sobran y son injustas. Él es muy amigo de Patricio y el ayudó mucho cuando llegó a España. Después vino la envidia de Pron y el episodio con Iosi. Pero, al principio, Carrington no sólo le recomendó el peinado, sino que le acompañó a comprarse su primera gomina.

    Comentado por: Aparicio Non el 02/7/2010 a las 16:32

  • Por mi parte pienso que es mucho más interesante leer este libro de Mario Cuenca Sandoval (al que no he leído todavía) que echar el día perdiendo el tiempo con comentarios insidiosos. Marta, no te enganches a la estupidez de Carrington. Un saludo.

    Comentado por: Pablo el 01/7/2010 a las 19:10

  • Sí, yo recomendé esa novela y obtuve un lindo favor sexual a cambio.

    Comentado por: Javier Marías el 01/7/2010 a las 19:07

  • Marta (o debería decir Pron), no puedes estar segura de que Carrington es quien insinúas quién es. Además, ese escritor ha sido elogiado por Javier Marías, Echevarría y Luis Zábat. Cosa que Pron...

    Comentado por: Pruna el 01/7/2010 a las 18:28

  • Bien, Alvy. La verdad es que este Carrington ya da tanto asco con sus comentarios como con sus libros y sus supuestas "performances" literarias. ¿Envidia de que sus amigos Fernádez Mallo y Fernández Porta revienten las pistas de baile con sus espectáculos y nadie sepa que él ha publicado una novela?

    Comentado por: Marta el 01/7/2010 a las 17:25

  • coño, estoy deseando saber quién es el escritor más trepa de España

    Comentado por: ralf gualdo emerzon el 01/7/2010 a las 16:59

  • Carrington, cállate la boca. Todos sabemos quién se esconde detrás de ese pseudónimo. El escritor más "trepa" de España.

    Comentado por: Alvy el 01/7/2010 a las 16:27

  • Pron copia, hasta en las críticas.
    Marta es Pron.
    Por favor, lean literatura de verdad, y no a Pron. Él ya hizo el ridículo en con Iosi Havilio.

    Comentado por: Carrington el 01/7/2010 a las 16:24

  • El comentario anterior es incomprensible. ¿Podría su autor explicarse mejor? Saludos.

    Comentado por: Marta el 30/6/2010 a las 22:08

  • Increíble descripción acompañada de cierta advertencia, aunque un crítico no debería subestimar a los "demás lectores" : Villanueva califica de "novela exigente", que "requiere esfuerzos excesivos de lectura".
    Sería interesante que el autor de esta entrada pudiera entregarnos más información sobre la existencia de un "movimiento modernizador de nuestra novela"...

    Comentado por: Jorge Luis Alvarado Pérez el 30/6/2010 a las 21:19

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Patricio Pron (1975) es doctor en filología románica por la Universidad Georg-August de Göttingen, Alemania. Su trabajo ha sido premiado en numerosas ocasiones, entre otros con el Premio Juan Rulfo de Relato, y traducido a diez idiomas. Entre sus obras más recientes se encuentran el libros de relatos La vida interior de las plantas de interior (2013), así como el ensayo El libro tachado: Prácticas de la negación y el silencio en la crisis de la literatura (2014) y las novelas El comienzo de la primavera (2008), El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia (2011), Nosotros caminamos en sueños (2014) y No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles (2016). En 2010 la revista inglesa Granta lo escogió como uno de los veintidós mejores escritores jóvenes en español. 

 

Fotografía: Javier de Agustín

Bibliografía

 
 
 
 

 
 

 

Ficción

No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles. Barcelona: Literatura Random House, 2016. 

Nosotros caminamos en sueños. Barcelona: Literatura Random House, 2014. 

La vida interior de las plantas de interior. Barcelona: Mondadori, 2013.

Trayéndolo todo de regreso a casa. Relatos 1990-2010. La Paz (Bolivia): El Cuervo, 2011.

El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia. Barcelona: Mondadori, 2011.

El mundo sin las personas que lo afean y lo arruinan. Barcelona: Mondadori, 2010.

El comienzo de la primavera. Barcelona: Mondadori, 2008.

Una puta mierda. Buenos Aires: El cuenco de Plata, 2007.

El vuelo magnífico de la noche. Buenos Aires: Colihue, 2001.

Nadadores muertos. Rosario: Editorial Municipal de Rosario, 2001.

Hombres infames. Rosario: Bajo la luna nueva, 1999.

Formas de morir. Rosario: Universidad Nacional de Rosario Editora, 1998.

 

No ficción:

El libro tachado. Madrid: Turner. 2014. 

 

Edición

Zerfurchtes Land. Neue Erzählungen aus Argentinien [Tierra devastada: Nuevos relatos de Argentina]. Coed. con Burkhard Pohl. Göttingen: Hainholz Verlag, 2002.

Crítica

"Aquí me río de las modas": Procedimientos transgresivos en la narrativa de Copi y su importancia para la constitución de una nueva poética en la literatura argentina. Göttingen: Niedersächsische Staats- und Universitätsbibliothek Göttingen, 2007.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres