PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

martes, 22 de agosto de 2017

 Blog de Patricio Pron

Una breve contribución al "noble arte del toreo" / Propuesta

Imagen, Andrés Rábago, "El Roto" / (Que se repita)

Ante el aumento de las protestas concitadas por el "noble arte del toreo", y con la finalidad de adecuarlo a los tiempos actuales (con el convencimiento, que subyace a ello, de que la tradición y la historia sólo son lo que el presente dice que son; es decir, lo menos tradicional e histórico que se pueda encontrar), he pensado que sería deseable e incluso conveniente proponer algunas sugerencias para que, con ellas, éste vuelva a tener el favor del público, siempre tan voluble y deseoso de nuevas experiencias. Esas propuestas son las que siguen:
 
1. La corrida pasará a ser celebrada por la noche, previa adecuación de los cosos a los requerimientos técnicos del ocio nocturno.
 
2. A su entrada en la arena, el torero será iluminado con un potente haz de luz blanca que destaque su figura en la oscuridad. Su entrada deberá ser acompañada por música a alto volumen, en lo posible black metal, trash o speed metal: el torero podrá escoger la música de su preferencia e incluso contar con una canción que lo singularice, ya sea porque le gusta y la utiliza en sus espectáculos, o porque ha sido compuesta especialmente para él por un grupo o solista actual. La entrada del torero podrá ser subrayada con la parafernalia habitual a los conciertos de rock: luces estroboscópicas, figuras trazadas con láser e incluso, si la ocasión lo requiere, humo artificial. Es conveniente que, al ingresar, el matador saque la lengua al público y/o agite la mano derecha con los dedos índice y meñique alzados dibujando una cornamenta.
 
3. Con la finalidad de que la renovación sea incluso más evidente, se recomienda que el matador reemplace el traje de luces por pantalones y chaqueta de cuero o camisetas de grupos conocidos. (No de The Smiths ni de Morrisey, por otra parte.) Se recomienda también que esté profusamente tatuado y, en lo posible, tenga barba abundante pero bien cuidada; también puede teñírsela.
 
4. La entrada podrá ser realizada a bordo de una motocicleta de alta gama, y el torero, entrar solo o con un entourage de pinchadiscos, lanzallamas, gogós y enanos. (Si el torero es latino, por el contrario, puede hacerse acompañar de cantantes de reggaetón, mujeres con silicona inyectada en las nalgas y enanos; si es valenciano, sólo con los enanos, que en este caso deben traer consigo una gran paellera rebosante.) Un personal de seguridad especialmente entrenado para la ocasión deberá impedir las avalanchas del público y que éste se lance de cabeza en el mosh pit correspondiente.
 
5. A la espera de que entre el toro, y a falta de picadores y otros asistentes (inexistentes en una economía como la actual, presidida por la autonomía del trabajador y el emprendimiento económico unipersonal), el torero puede a) ensayar con sus acompañantes coreografías creadas al efecto; o, b) manifestar con voz en lo posible gutural sus opiniones acerca de los asuntos más candentes de la coyuntura política. Se recomienda que esas opiniones no estén bien articuladas, se extiendan a lo largo de minutos sin fin y se precipiten en las siguientes afirmaciones, bien conocidas por el público que gusta de los espectáculos taurinos: "Los animalistas son como los nazis", "Las mujeres para qué coño se meten, si tendrían que quedarse en la cocina, donde están mejor calladitas", "Los 'catalanufos' que se independicen de su puta madre", "A mí que me den un chuletón poco hecho y que se metan su tofu por el culo", "Basta de persecución a las tradiciones", "Los taurinos somos los judíos de España; ya sólo nos falta que nos manden a los hornos", etcétera. El torero puede concebir sus propias frases o emplear las que encontrará en los comentarios a cualquier artículo bien pensado acerca de los derechos de los animales.
 
6. Toreros poco dados a las diatribas, independientes o que arrastren algún problema de dicción, pueden ceder el micrófono a su esposa para que ésta se exprese en consonancia con su vocación natural insultando a periodistas y personas que actúen en programas del corazón, a las que ésta les atribuirá ofensas reales o imaginarias.
 
7. Cuando ingrese el toro en la arena, y teniendo en cuenta cómo el torero y/o su esposa y/o su entourage lo hayan hecho hasta ese momento, el público deberá escoger si procede el indulto: si el venerable considera que así es, toro y torero serán dejados libres; si, en opinión del público. el indulto no corresponde, rápidamente se acercará al torero un lancero a caballo que lo ensartará provocándole una muerte lenta y dolorosa.
 
Cada gemido del torero será acompañado de una ovación por parte del público; cuando muera por completo, será atado a un caballo y arrastrado fuera de la arena entre los aplausos y los pañuelos. En ningún momento se tocará al toro, que constituirá el símbolo del espectáculo y el elemento que lo conectará con sus raíces. Esto podrá ser repetido todas las veces que se considere necesario en el transcurso de la velada, siempre recurriendo a un torero distinto, por supuesto. Los indultados podrán recorrer la geografía española, de forma individual o participando de compañías itinerantes. Esto garantizará la pervivencia de unas tradiciones españolas que, con un poco de fortuna, mantendrán a raya un tiempo más las demandas del público y la llegada de la civilización a estas apacibles costas africanas.

[Publicado el 08/11/2016 a las 14:30]

[Etiquetas: Disidencias]

Compartir:

Comentarios (1)

  • Una variante: sin comprometer al lancero, que puede ser un indocumentado o un refugiado en trabajo precario, el torero podría ensartarse a sí mismo con esa linda espadita que usan. Sería espectacular, grandioso, y enaltecería la estirpe de la raza de la tradición, esas minucias absolutas. Si no le pareciera excesivo, también podría llevar algún que otro piercing bien visible, y sendos rulemanes en los lóbulos de las orejas.
    (Siempre es un placer leerlo. Que tenga un buen día).

    Comentado por: Jorge Prinzo el 08/11/2016 a las 15:20

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Patricio Pron (1975) es doctor en filología románica por la Universidad Georg-August de Göttingen, Alemania. Su trabajo ha sido premiado en numerosas ocasiones, entre otros con el Premio Juan Rulfo de Relato, y traducido a diez idiomas. Entre sus obras más recientes se encuentran el libros de relatos La vida interior de las plantas de interior (2013), así como el ensayo El libro tachado: Prácticas de la negación y el silencio en la crisis de la literatura (2014) y las novelas El comienzo de la primavera (2008), El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia (2011), Nosotros caminamos en sueños (2014) y No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles (2016). En 2010 la revista inglesa Granta lo escogió como uno de los veintidós mejores escritores jóvenes en español. 

 

Fotografía: Javier de Agustín

Bibliografía

 
 
 
 

 
 

 

Ficción

No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles. Barcelona: Literatura Random House, 2016. 

Nosotros caminamos en sueños. Barcelona: Literatura Random House, 2014. 

La vida interior de las plantas de interior. Barcelona: Mondadori, 2013.

Trayéndolo todo de regreso a casa. Relatos 1990-2010. La Paz (Bolivia): El Cuervo, 2011.

El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia. Barcelona: Mondadori, 2011.

El mundo sin las personas que lo afean y lo arruinan. Barcelona: Mondadori, 2010.

El comienzo de la primavera. Barcelona: Mondadori, 2008.

Una puta mierda. Buenos Aires: El cuenco de Plata, 2007.

El vuelo magnífico de la noche. Buenos Aires: Colihue, 2001.

Nadadores muertos. Rosario: Editorial Municipal de Rosario, 2001.

Hombres infames. Rosario: Bajo la luna nueva, 1999.

Formas de morir. Rosario: Universidad Nacional de Rosario Editora, 1998.

 

No ficción:

El libro tachado. Madrid: Turner. 2014. 

 

Edición

Zerfurchtes Land. Neue Erzählungen aus Argentinien [Tierra devastada: Nuevos relatos de Argentina]. Coed. con Burkhard Pohl. Göttingen: Hainholz Verlag, 2002.

Crítica

"Aquí me río de las modas": Procedimientos transgresivos en la narrativa de Copi y su importancia para la constitución de una nueva poética en la literatura argentina. Göttingen: Niedersächsische Staats- und Universitätsbibliothek Göttingen, 2007.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres