PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

viernes, 18 de agosto de 2017

 Blog de Patricio Pron

"No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles" / Las canciones de (2)

No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles es una novela cuya acción transcurre (principalmente) en los años 1944, 1977 y 2014. A continuación se incluyen y comentan las canciones que, explícita o implícitamente, constituyen la banda sonora de unos personajes que son protagonistas y testigos de cómo, a lo largo del siglo XX, el arte se transformó en política y la política en crimen.
 
 
 
Varios biógrafos de John Lennon señalan que el futuro autor de "Happy Christmas (War Is Over)" se debatió durante semanas entre la alternativa de decirle que sí o que no a la violencia como herramienta de transformación política. Finalmente optó por decir que sí y que no de forma sucesiva, pero lo interesante es que su incertidumbre en relación al asunto no era una inquietud personal sino que, por el contrario, toda su generación pensaba y pensaría a partir de ese momento en el tema, también los personajes de No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles. (A pesar de lo cual, y como es evidente, los Beatles sí propiciaron una revolución de alguna índole; aunque una en el marco de la cual el dolor fue transformado en esperanza y la violencia en belleza. "Pienso que una misión posible de los artistas es la de hacer que las personas valoren al menos un poco más el hecho de estar vivos", afirmó Kurt Vonnegut, Jr; cuando le preguntaron si conocía a alguno que lo hubiese conseguido, respondió: "Los Beatles".)
 
 
 
Al igual que Leon Russell en 1970, Questlove y GGALP convierten la extraordinaria canción de Bob Dylan de 1963 en una introspección en la canción nacional estadounidense y en lo que esta representa dentro y fuera de los Estados Unidos, lo que nos recuerda el pecio extraordinario del español Rafael Sánchez Ferlosio, quien alguna vez afirmó (quizás a modo de advertencia) que "la verdad de la patria la cantan los himnos: todos son canciones de guerra".
 
 
 
"Street Fighting Man" tiene un papel pequeño pero relevante en Die Stille nach dem Schuss (literalmente, "El silencio después del disparo"), el filme dirigido por Volker Schlöndorff en 2000 en el que se narra la vida de Rita Vogt (Bibiana Beglau), una integrante de la Fracción del Ejército Rojo que recibe asilo en Alemania Oriental a cambio de cambiar de identidad. Die Stille nach dem Schuss es un drama (y se ocupa de algo poco habitual, la vida de los activistas políticos después de que, por una razón u otra, estos abandonasen la vía militar), pero "Street Fighting Man" suena en el momento en que la protagonista regresa a Berlín Occidental para continuar con las acciones armadas y, a pesar de lo que la letra de la canción afirma, sí hay sitio en la ciudad para otro combatiente callejero.
 
 
 
"Crece desde el pueblo el futuro", canta el uruguayo Alfredo Zitarrosa en esta canción, y su elección de una transformación política con revoluciones que, como afirma "nunca son tempranas", pero también por la construcción política desde abajo no han perdido actualidad, creo. Mi padre suele cantarla, pero no suele cantar la gran canción de Zitarrosa "Adagio en mi país", que afirma: "Dice mi padre que ya llegará / Desde el fondo del tiempo otro tiempo / Y me dice que el sol brillará / Sobre un pueblo que él sueña / Labrando su verde solar", y supongo que eso dice algo sobre la experiencia política de mis padres y sus compañeros. La canción fue escrita y grabada en 1984, pero la insurgencia política en Uruguay es anterior y conecta extrañamente con el Situacionismo francés; es decir, extrañamente para quienes piensen que acción artística y acción política no son la misma cosa.
 
 
 
Mi madre recuerda haber visto a Billy Bond y La Pesada del Rock n' Roll en uno de los actos de la organización política a la que mi padre y ella pertenecieron durante la década de 1970; también recuerda no haberles prestado atención, ya que los activistas como mis padres tendían a considerar el rock y sus músicos una manifestación más de un hedonismo sospechoso. A pesar de ello, el rock en Argentina tiene un carácter deliberadamente político, al que contribuyó el hecho de que durante toda la última dictadura cívico-militar (es decir, poco después de que mi madre asistiera involuntariamente a la actuación de Billy Bond, que debió haberse producido entre 1972 y 1975) el rock y sus aficionados fueron perseguidos por formar parte de uno de los escasos ámbitos culturales en los que se podía practicar la disidencia. A la espera de una evaluación pendiente sobre el carácter político de la música argentina de ese período y especialmente del de la obra de Luis Alberto Spinetta (posiblemente el músico más extraordinariamente lúcido de la música argentina del último siglo), en la que la política es la "carta robada" que pocos ven porque está a la vista de todos, "La maldita máquina de matar" propone un gesto aparentemente contradictorio de destruir lo que destruye que conecta con la invitación de Ton Steine Scherben y, en general, con las ideas de toda una generación.
 
 
 
Los Ton Steine Scherben fueron uno de los grupos de rock alemanes más influyentes de la década de 1970 en no menor medida gracias a la magnética personalidad de su cantante y principal compositor, Rio Reiser, y a la acrimonia y la precisión de su crítica de la vida cotidiana en Alemania Occidental. Adoptados inmediatamente por la escena okupa de Berlín Oeste, la izquierda alternativa alemana y el incipiente movimiento LGBT de ese país, los Ton Steine Scherben dieron voz a la disidencia contra prácticamente todo, desde el consumo masivo a la imposición de la identidad de género, y son la banda sonora de la otredad alemana desde entonces. "Macht kaputt was euch kaputt macht" ("Destruid lo que os destruye") es uno de sus legados más duraderos.
 
 
 
Es improbable que los integrantes de las Brigadas Rojas a las que Pietro o Peter Linden pertenece en la novela escuchasen a The Clash: el hallazgo antes mencionado de cintas que pertenecieron a algunos de sus miembros pone de manifiesto que tenían un mayor interés por Inti Illimani (los integrantes del grupo chileno estuvieron exiliados en Italia entre 1973 y 1988) y, absurdamente, por Fausto Papetti, el saxofonista del sexo en automóviles. Pero los Clash supieron narrar en "Tommy Gun" el interés que algunos miembros de la generación de activistas políticos de la década de 1970 sintieron hacia las armas y el sacrificio personal, también los que pertenecieron a las Brigadas Rojas. Bajo la apariencia de una apología de la violencia política ("puedes ser un héroe en una época sin ellos", afirman), la actitud de los Clash es esencialmente ambivalente, ya que, en una época en que "matar es tan fácil / lo mismo sucede con la vida".
 
 
[Concluye el próximo viernes.]

[Publicado el 24/2/2016 a las 12:30]

[Etiquetas: Novela]

Compartir:

Comentarios (0)

No hay comentarios

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Patricio Pron (1975) es doctor en filología románica por la Universidad Georg-August de Göttingen, Alemania. Su trabajo ha sido premiado en numerosas ocasiones, entre otros con el Premio Juan Rulfo de Relato, y traducido a diez idiomas. Entre sus obras más recientes se encuentran el libros de relatos La vida interior de las plantas de interior (2013), así como el ensayo El libro tachado: Prácticas de la negación y el silencio en la crisis de la literatura (2014) y las novelas El comienzo de la primavera (2008), El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia (2011), Nosotros caminamos en sueños (2014) y No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles (2016). En 2010 la revista inglesa Granta lo escogió como uno de los veintidós mejores escritores jóvenes en español. 

 

Fotografía: Javier de Agustín

Bibliografía

 
 
 
 

 
 

 

Ficción

No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles. Barcelona: Literatura Random House, 2016. 

Nosotros caminamos en sueños. Barcelona: Literatura Random House, 2014. 

La vida interior de las plantas de interior. Barcelona: Mondadori, 2013.

Trayéndolo todo de regreso a casa. Relatos 1990-2010. La Paz (Bolivia): El Cuervo, 2011.

El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia. Barcelona: Mondadori, 2011.

El mundo sin las personas que lo afean y lo arruinan. Barcelona: Mondadori, 2010.

El comienzo de la primavera. Barcelona: Mondadori, 2008.

Una puta mierda. Buenos Aires: El cuenco de Plata, 2007.

El vuelo magnífico de la noche. Buenos Aires: Colihue, 2001.

Nadadores muertos. Rosario: Editorial Municipal de Rosario, 2001.

Hombres infames. Rosario: Bajo la luna nueva, 1999.

Formas de morir. Rosario: Universidad Nacional de Rosario Editora, 1998.

 

No ficción:

El libro tachado. Madrid: Turner. 2014. 

 

Edición

Zerfurchtes Land. Neue Erzählungen aus Argentinien [Tierra devastada: Nuevos relatos de Argentina]. Coed. con Burkhard Pohl. Göttingen: Hainholz Verlag, 2002.

Crítica

"Aquí me río de las modas": Procedimientos transgresivos en la narrativa de Copi y su importancia para la constitución de una nueva poética en la literatura argentina. Göttingen: Niedersächsische Staats- und Universitätsbibliothek Göttingen, 2007.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres