PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

lunes, 24 de abril de 2017

 Blog de Patricio Pron

"No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles" / Las canciones de (1)

No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles es una novela cuya acción transcurre (principalmente) en los años 1944, 1977 y 2014. A continuación se incluyen y comentan las canciones que, explícita o implícitamente, constituyen la banda sonora de unos personajes que son protagonistas y testigos de cómo, a lo largo del siglo XX, el arte se transformó en política y la política en crimen.
 
 
 
"Bella ciao" es el ruego a su enamorada del hombre que se marcha a combatir a fascistas y alemanes, como hace uno de los personajes de la novela. A pesar de que se la asocia con la revuelta de los partisanos italianos y al proyecto político que esa revuelta encarnó, la canción no es contemporánea a la experiencia que narra: un grupo de antiguos partisanos la cantó en un festival de la juventud, por primera vez, en Praga en 1947. Para entonces, la traición de unos y otros había puesto ya de manifiesto que el final de la guerra no supondría la mejora de las condiciones de vida de las clases bajas italianas y la realización del ideal de una democracia asamblearia como la que experimentaron algunas células de combatientes, de modo que la afirmación en "Bella ciao" de que el partisano moría "por la libertad" debía ser cantada con amargura por los antiguos resistentes.
 
 
 
"Bandiera rossa" es una marcha compuesta en 1908 y cantada por socialistas y comunistas italianos habitualmente, también durante la Segunda Guerra Mundial. Esta versión de la banda y el coro de las termas de Salsomaggiore presenta una letra a la que se le han hecho modificaciones respecto de la del original, pero el sentido que ésta le atribuye a la canción parece corresponderse más con el ideal de transformación que hizo que una de las facciones más numerosas y organizadas de la resistencia partisana fuese la del Partido Comunista Italiano: "Avanza el pueblo, suena el cañón / Revolución, revolución / Avanza el pueblo suena el cañón / Queremos hacer la revolución".
 
 
 
Giuliano Illiani y Pietro Porta escribieron en torno a 1978 esta canción acerca de la resistencia en la fábrica Orsi Pietro & Figli de Tortona, en la provincia de Alessandria (Piemonte). Allí, los trabajadores contribuyeron a partir de 1944 a la caída del régimen fascista y la derrota de las potencias del Eje mediante el sabotaje a la fabricación de armamento. El sabotaje fue uno de los rostros más frecuentes de la Resistencia, pero (por su naturaleza) uno de los menos visibles, y Porta y Illiani lo visibilizaron con su canción al tiempo que señalaban una responsabilidad histórica de la clase obrera y una de sus herramientas.
 
 
 
¿Cuál es la naturaleza de los cambios de régimen? ¿Qué alienta la fantasía de que estos no se producen siempre a la manera de una inmensa y paradójica reutilización de todo lo que se rechaza y se desprecia? La Brigada Garibaldi fue la brigada del Partido Comunista Italiano: sus formaciones fueron las más numerosas, las más activas y las que más pérdidas sufrieron durante la Segunda Guerra Mundial. "La Brigata Garibaldi" fue compuesta probablemente en la provincia de Reggio Emilia en la primavera de 1944 por un grupo de partisanos y se convirtió en el himno oficioso de una organización que, en su letra, prometía "caer sobre el traidor fascista con las ametralladoras y los fusiles" para "hacerle pagar / con la ametralladora fija / y las bombas de mano, las barbaries cometidas contra nuestro pueblo fiel". Italo Calvino, que formó parte de la Brigada Garibaldi, debe haber suscripto estas palabras, aunque posiblemente él las hubiese formulado de otra manera.
 
 
 
La insurrección partisana finalizó oficialmente el 25 de abril de 1945 al que hace referencia el título de esta canción, cuando el Comité de Liberación Nacional de la Alta Italia obtuvo el control de la mayoría de las ciudades del norte del país; la rendición incondicional del ejército alemán en territorio italiano tuvo lugar cuatro días después, el 29 de ese mes. Como narra en esta grabación, Mario Di Micheli compuso la canción pocas horas después de la liberación de Milán basándose en una melodía tradicional albanesa. A diferencia de muchas otras canciones de la época como "Fischia il vento" o "Col parabello in spalla", en ella no se promete una victoria militar (que ya había sido obtenida en el momento de la escritura de la canción), sino la conclusión del proyecto político de constitución de un nuevo Estado italiano. En ese sentido, y vista retrospectivamente, "Quando il grano maturò" evoca inevitablemente el fracaso de ese proyecto, que tuvo lugar después de la guerra, cuando democristianos, liberales y un sector de las Fuerzas Armadas se aliaron para echar por tierra las aspiraciones democráticas del Comité de Liberación Nacional y el Partito d'Azione. "Adelante, partisano / un puño es tu mano", cantaba Mario Di Micheli en 1945, pero la preponderancia de la democracia cristiana en la vida política italiana a partir de ese momento y sus vinculaciones escasamente disimuladas con la mafia, los poderes económicos preexistentes y el sector más conservador de la Iglesia Católica, así como la profunda corrupción de unas estructuras estatales que no habían sido prácticamente modificadas con la caída del régimen fascista, supuso que una generación de activistas convencidos de la necesidad de crear "dos, tres, muchos Vietnam" convirtieran su mano en el puño del que hablaba Di Micheli en esta canción afirmándose herederos y continuadores de la experiencia partisana.
 
 
 
Jules et Jim fue estrenada por François Truffaut en 1962 y es la historia de un triángulo amoroso y de las posibilidades ilimitadas que ofrece la vida cuando se desafían sus convenciones. Oskar Werner y Henri Serre están excepcionales, pero es la impulsividad y la belleza del personaje de Jean Moreau las que iluminan el filme, de una importancia capital para la formación sentimental de los jóvenes activistas políticos europeos de las décadas de 1960 y 1970. Aquí Moreau canta una canción de amor y desamor (como casi todas ellas), pero el mensaje del filme es inevitablemente político.
 
 
 
Vietnam y el derecho a vivir en paz que no tuvieron Víctor Jara ni muchos otros es el origen de esta canción que no sólo fue escuchada en América Latina, sino también, como ponía de manifiesto unas semanas atrás el hallazgo de unas cintas que pertenecieron a los miembros de las Brigadas Rojas italianas (a las que pertenece uno de los personajes de la novela), en Europa. Esta chinoiserie tiene interés porque pone de manifiesto una dificultad inherente a los cantautores del período, la de apoyarse en tradiciones musicales relativamente estrechas para que sus canciones resultasen más accesibles a su público: en este caso, no importa que la canción no se parezca demasiado a la música tradicional vietnamita, sino que podía (y tal vez todavía pueda) sonarle "china" a un chileno. No es una buena solución, y casi toda la música del período está lastrada por este problema. Cuando no se recostaban en el folclore latinoamericano, los compositores de la época componían marchas como "B.R.P. (Brigada Ramona Parra)", la canción que Jara compuso para los muralistas chilenos y que tan ridícula (y peligrosamente militar) nos suena en la actualidad, de manera que casi toda la música latinoamericana de intención política del período se debate entre el travestí musical del folclore de la región y el militarismo que tanto perjudicó los intentos de transformación política en la región de la década de 1970. Roberto y Violeta Parra son otra cosa, por supuesto, pero la muerte de Jara y la popularidad de su música lo han convertido en un ícono.
 
 
[Continúa el próximo miércoles.]

[Publicado el 22/2/2016 a las 12:15]

[Etiquetas: Novela]

Compartir:

Comentarios (0)

No hay comentarios

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Patricio Pron (1975) es doctor en filología románica por la Universidad Georg-August de Göttingen, Alemania. Su trabajo ha sido premiado en numerosas ocasiones, entre otros con el Premio Juan Rulfo de Relato, y traducido a diez idiomas. Entre sus obras más recientes se encuentran el libros de relatos La vida interior de las plantas de interior (2013), así como el ensayo El libro tachado: Prácticas de la negación y el silencio en la crisis de la literatura (2014) y las novelas El comienzo de la primavera (2008), El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia (2011), Nosotros caminamos en sueños (2014) y No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles (2016). En 2010 la revista inglesa Granta lo escogió como uno de los veintidós mejores escritores jóvenes en español. 

 

Fotografía: Javier de Agustín

Bibliografía

 
 
 
 

 
 

 

Ficción

No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles. Barcelona: Literatura Random House, 2016. 

Nosotros caminamos en sueños. Barcelona: Literatura Random House, 2014. 

La vida interior de las plantas de interior. Barcelona: Mondadori, 2013.

Trayéndolo todo de regreso a casa. Relatos 1990-2010. La Paz (Bolivia): El Cuervo, 2011.

El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia. Barcelona: Mondadori, 2011.

El mundo sin las personas que lo afean y lo arruinan. Barcelona: Mondadori, 2010.

El comienzo de la primavera. Barcelona: Mondadori, 2008.

Una puta mierda. Buenos Aires: El cuenco de Plata, 2007.

El vuelo magnífico de la noche. Buenos Aires: Colihue, 2001.

Nadadores muertos. Rosario: Editorial Municipal de Rosario, 2001.

Hombres infames. Rosario: Bajo la luna nueva, 1999.

Formas de morir. Rosario: Universidad Nacional de Rosario Editora, 1998.

 

No ficción:

El libro tachado. Madrid: Turner. 2014. 

 

Edición

Zerfurchtes Land. Neue Erzählungen aus Argentinien [Tierra devastada: Nuevos relatos de Argentina]. Coed. con Burkhard Pohl. Göttingen: Hainholz Verlag, 2002.

Crítica

"Aquí me río de las modas": Procedimientos transgresivos en la narrativa de Copi y su importancia para la constitución de una nueva poética en la literatura argentina. Göttingen: Niedersächsische Staats- und Universitätsbibliothek Göttingen, 2007.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres